Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 JUEVES 6 10 2005 ABC Sociedad Los menores no podrán entrar en bares y restaurantes donde esté permitido fumar Las bodas no serán una excepción, por lo que el tabaco sólo se permitirá en salas aisladas y sin niños b Las infracciones leves se penarán con multas de entre 30 euros, para conductas aisladas, y 600. El que permita la infracción será sancionado con la misma cantidad G. ZANZA MADRID. La Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó ayer con un amplio consenso de todos los grupos parlamentarios el anteproyecto de Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo. La sesión se cerró enfatizando la protección de los menores, que no podrán acceder a los establecimientos hosteleros donde esté permitido el tabaco, ni menos aún, comprarlo. También equiparó las sanciones leves que corresponden al infractor con las de quienes lo permitan. Estas sanciones oscilan entre los 30 (para infracciones leves y esporádicas) y los 600 euros. El Gobierno, a través del grupo que le respalda (PSOE) perdió ayer cinco votaciones, entre ellas una que posibilitará que Canarias siga disponiendo de particularidades para la venta de tabaco. El texto se remitirá para su debate en comisión y pleno al Senado, desde donde tendrá que ser devuelto para su aprobación definitiva al Congreso. Sus disposiciones estarán vigentes a partir del 1 de enero, a excepción del régimen legal sobre la prohibición absoluta de publicidad y sus sanciones, que entrarán en vigor una vez ratificado por las Cámaras. Sus principales consideraciones son las siguientes: Los problemas del tabaco El humo contiene más de 42 agentes cancerígenos La exposición durante una hora equivale a tres cigarrillos El humo es 57 veces más contaminante que otro tóxico Aumenta entre un 25 y un 30 %lo s riesgos de contraer cáncer de pulmón Incrementa un 50 el síndrome de muerte súbita del lactante Aumenta las posibilidades de morir por una enfermedad coronaria entre un 25 y un 30 Bodas, bautizos y comuniones Se acabó fumar puros, pero no regalarlos La entrega de cigarros o cigarrillos provistos de capa natural está permitida, pero no podrá fumarse en bodas, bautizos, comuniones o cualquier celebración si esta se lleva a cabo fuera de salas para fumadores, donde, además, no podrán entrar niños. Ningún grupo parlamentario ha presentado enmiendas para considerar estas celebraciones una excepción, tal y como pedían los hosteleros. En la práctica, este artículo impedirá fumar en este tipo de festejos, ya que muy pocos establecimientos podrán disponer de superficies completamente aisladas donde dar cabida al número de invitados que se suelen congregar en ellos. La ley establece que en los restaurantes donde el propietario permita el tabaco se podrán habilitar salas, pero no podrán tener una superficie mayor que un 30 de todo el establecimiento. Además, fija para ellas un límite máximo de 300 metros cuadrados. Para llegar a esa superficie, el establecimiento tendría que contar con, al menos, mil metros cuadrados útiles en total y abiertos a los clientes. Esto sólo ocurre en pocos negocios especializados, que tampoco disponen de sitios al aire libre habilitados para estas celebraciones. La exposición durante 8 horas equivale a 16 cigarrillos Centros de trabajo Prohibición absoluta Ha sido el principal motivo de discusión entre los partidos ya que al principio sólo coincidían PSOE y PP. La ley no deja posibilidad alguna de fumar en los centros de trabajo, a excepción de los lugares al aire libre. Tampoco permite que se habiliten salas específicas para fumadores. Desde el 1 de enero, los trabajadores que deseen fumar en su jornada laboral tendrán que salir al exterior o a los espacios al aire libre que puedan existir en sus empresas (jardines, patios... siempre que su empleador lo permita. Bares y restaurantes Los menores no podrán acceder si se fuma El 95 por ciento de los establecimientos hosteleros españoles tienen menos de cien metros útiles de zonas comunes o destinados a clientes (sin contar cocinas, almacenes, servicios higiénicos... En todos ellos tendrá que ser el propietario quien decida si se fuma o no. Determine lo que determine, tendrá que anunciarlo en una superficie grande en la puerta. Si decide que se puede fumar no podrá permitir el acceso a menores de 18 años, ni aunque estos vayan acompañados por sus padres. Para bares y restaurantes con una superficie útil destinada a clientes de más de 100 metros cuadrados y si el propietario desea que se pueda fumar en su establecimiento, este deberá habilitar una zona para fumadores. Este espacio tendrá que estar aislado por completo de la zona de no fumadores y no contar con el mismo sistema de ventilación. A estos lugares tampoco podrán entrar los menores, ni aun siendo acompañados por sus tutores, aunque podrán acceder al resto de los espacios donde no se fume. La superficie de estas zonas no podrá exceder de un 30 de la superficie total de los establecimientos. Las comunidades autónomas deberán regular las características de estas salas, aunque el proyecto de ley establece condiciones: Separadas físicamente del resto de las dependencias y completamente compartimentadas, y no ser zonas de paso obligado para las personas no fumadoras, salvo que tengan condición de trabajadoras o empleadas y sean mayores de edad Restaurantes y bares tendrán una moratoria hasta agosto para disponer de estas superficies. Comprar, cada vez más difícil Sólo en estancos y máquinas Se acabaron las tiendas donde se vendían paquetes de cigarrillos. A partir del uno de enero sólo se podrá comprar tabaco en estancos y máquinas expendedoras, pero no en quioscos de prensa o tiendas de alimentación. Además, las máquinas deberán incorporar los mecanismos técnicos adecuados que permitan impedir el acceso a los menores de edad Es decir, el propietario de la dispensadora tendrá que encenderla cada vez que un cliente mayor de edad quiera comprar un paquete, o como ya han previsto algunos fabricantes, eliminar el sistema tradicional de monedas e incorporar uno con fichas. El fumador paga en la caja del establecimiento el paquete y el encargado le entrega una ficha que es aceptada por la máquina. La ley establece que las salas para fumadores no podrán tener más de 300 metros cuadrados, lo que perjudicará la celebración de banquetes Los establecimientos de hostelería dispondrán hasta el mes de agosto para adaptar sus superficies si desean permitir el tabaco Conciertos en espacios cerrados Rock y jazz, sin tabaco Cines, teatros o centros de atención social podrán disponer de salas para fumadores, aisladas, pero deberán situarse fuera de las salas de representación o proyección Por ello, el público