Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 10 2005 Internacional 27 Reñida pugna entre los candidatos para el liderazgo de los tories británicos La intervención de Davis refuerza los discursos de Clarke y Cameron b Cameron: Quiero que vengáis Tras la huelga, los sindicatos exigen respuestas al Gobierno francés EP PARIS. Los sindicatos franceses exigen al Gobierno que de respuestas concretas a sus demandas, tras la movilización que llevó el martes a entre medio millón y un millón de personas a las calles y provocó el paro del 30 del sector público. Al Gobierno y a la patronal no les quedan más alternativas que demostrar mediante hechos concretos que han escuchado el mensaje de la calle advirtió Bernard Thibault, secretario general de la CGT. Los trabajadores exigen un tratamiento diferente de las cuestiones sociales propuso el líder sindical, en una entrevista con el diario comunista L Humanité. conmigo. Podemos cambiar este partido y este país, pero necesitamos coraje para hacerlo. Será un maravilloso viaje EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Pocos imaginaban que el congreso anual del Partido Conservador británico, en la oposición desde el triunfo de Tony Blair en 1997 y sin encontrar todavía un discurso adecuado ante un Partido Laborista que le ha arrebatado parte de su espacio natural, iba a despertar tanto interés. Los medios esperaban con expectación el discurso de David Davis tras la gran actuación de David Cameron y Kenneth Clarke del día anterior. Los tres se han disputado estos días ante los delegados tories el liderazgo del partido en una carrera en la que también están en liza, con menos posibilidades, Liam Fox y Malcolm Rifkind. Davis, que cuenta con más apoyos entre el grupo parlamentario, no logró levantar en la sala el entusiasmo de Clarke, ni tuvo la fuerza de la sorpresa de Cameron. Con una adecuada edad intermedia entre Clarke (65 años) y Cameron (39) en una contienda en la que eso también forma parte del debate, Davis (56) se presentó con un discurso conservador tanto en el contenido como en las formas. Reclamó el derecho de los tories a volver a caminar erguidos sin tener que pedir disculpas ni por sus ideas ni por su pasado. Lo que ofreció no supo a mucho. Al final se le tributó minuto y medio de aplausos, frente a la ovación de casi tres minutos dedicada el martes a Cameron, que jugó a fondo la carta de la necesaria renovación para recuperar el poder, y la de dos cosechada por Clarke, que se calificó a si mismo como la gran bestia que puede derrotar a los laboristas. Pero los aplausos no tienen por qué traducirse en votos, y a pesar de su pobre papel de ayer en el congreso de David Davis Hijo de madre soltera y criado en un piso de protección oficial, ha recordado que su abuelo era comunista y que él se hizo conservador por elección. Su pelo blanco y rasgos amables le dan un aire clintoniano pero se encuentra en la derecha del partido, aunque promete abrirse al centro. Kenneth Clarke Ministro de Educación, Interior y Hacienda con Thatcher y Major, tiene una fuerte personalidad y transmite confianza. Se presentó ya en dos ocasiones para liderar el partido. Su discurso es más social y de un europeísmo que ahora intenta mitigar para no ahuyentar a los euroescépticos. David Cameron Salario mínimo Pasa por ser el Blair tory Es un joven brillante, que aspira a modernizar el partido, pero muchos no le ven suficientemente consolidado como para poder ganar las siguientes elecciones. Sus críticos explotan su imagen elitista: estudió en el exclusivo Eton y vive en un caro barrio de Londres. La primera exigencia es que ningún salario esté por debajo del mínimo interprofesional que roza en Francia los 1.200 euros mensuales. Además, en el caso de los funcionarios, Thibault exige una revalorización salarial, aprovechando la negociación que tendrá lugar en la Asamblea sobre los presupuestos de 2006. Sin embargo, la capacidad de maniobra del Ejecutivo es limitada a tenor del déficit público francés, previsto en el límite del 3 para 2006, del crecimiento deficiente de la economía y de la prometida rebaja de impuestos en 2007. Los sindicatos exigen que el primer ministro, Dominique de Villepin, convoque inmediatamente una mesa de negociación con los actores sociales para decidir que asuntos deben ser negociados El dirigente socialista Laurent Fabius definió la actitud gubernamental como sorda, ciega y despectiva con respecto a la protesta de cientos de miles de franceses. Según Fabius, es necesario modificar la política económica, y consideró las manifestaciones y las huelgas como una moción de censura social que debe ser continuada con una moción de censura política Blackpool, Davis es el favorito para la elección que tendrá lugar en el seno del grupo parlamentario. Votación incierta El día 18 los diputados llevarán a cabo la primera votación. El reparto de apoyos indica que los nombres resultantes pueden ser Davis y Clarke, pero no está claro cómo se distribuirán los votos de los candidatos que se vayan eliminando y tal vez Cameron podría colarse. Los trescientos mil militantes decidirán entre los dos finalistas; el resultado se anunciará el 6 de diciembre. La cálida acogida de Clarke en el congreso, en cualquier caso, confirma que cuenta con gran apoyo entre las bases. Fue divertido y contundente y centró todo en una carta: si los tories quieren de verdad ganar las siguientes elecciones, dentro de unos cuatro años, sólo él puede conseguirlo. Y es probable que los laboristas a quien más teman sea a él como candidato, por su pasión política y la simpatía que despierta. Sorpresa ha sido Cameron, que intervino sin papeles y sin guarecerse tras el ambón. Quiero que vengáis conmigo. Podemos cambiar este partido y podemos cambiar este país, pero necesitamos coraje para hacerlo. Será un maravilloso viaje afirmó en un discurso que transmitió ilusión y demostró que puede ser líder del partido, aunque quizá no en esta ocasión.