Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional JUEVES 6 10 2005 ABC El talibán español, condenado a 6 años de cárcel por ser de Al Qaida b En el uso de la última palabra Hamed Abderrahman, recluido durante dos años en Guantánamo, se definió como mártir lo que ha supuesto una prueba de cargo N. V. MADRID. La Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional a Hamed Abderrahman Ahmed, más conocido como el talibán español a seis años de cárcel por su pertenencia a Al Qaida. De esa pena se le descontarán los cinco meses que estuvo en prisión preventiva en España (entre el 12 de febrero y el 13 de julio de 2004) pero no los dos años que pasó recluido en la base militar norteamericana de Guantánamo, ya que durante ese lapso temporal no se encontraba sometido a la jurisdicción española La Sala considera probado que el condenado, entregado a España por EE. UU. en febrero de 2004, decidió profundizar en el estudio del islamismo en su vertiente fundamentalista ante los acontecimientos que se desarrollan en Chechenia, Cachemira y Palestina Así comenzó a frecuentar los ambientes integristas de Ceuta y a visionar vídeos sobre la yihad entendida como guerra contra todos los que no comparten sus creencias religiosas y su forma de vida Hamed viajó a Gran Bretaña en el año 2000 y allí frecuentó círculos integristas. También se desplazó a Afganistán, donde recibió entrenamiento como muyahidin con el gobierno de los talibanes. Uno de sus contactos allí era una persona relacionada con Abu Dahdah condenado hace escasos días como dirigente de una célula española de Al Qaida. Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz, fue la encargada de denunciar en España los crímenes de Guatemala EFE España podrá perseguir cualquier genocidio cometido en el extranjero El TC amplía la investigación también a los casos sin víctimas nacionales b El Tribunal Constitucional concede el amparo a Rigoberta Menchú por la dictadura de Guatemala y propina un nuevo revés al Supremo al rechazar su doctrina NATI VILLANUEVA MADRID. La Audiencia Nacional podrá investigar genocidios y crímenes de lesa humanidad cometidos en el extranjero aunque las víctimas de esos delitos no sean españolas, uno de los requisitos que se exigían hasta el momento. Así lo ha acordado el Tribunal Constitucional (TC) en una resolución en la que echa por tierra la doctrina Estrés postraumático El escrito añade que tras los atentados del 11- S y la inminencia de la invasión norteamericana, Hamed decidió huir a Pakistán, donde fue capturado por el Ejército de este país y entregado a las fuerzas norteamericanas, que le trasladaron a la base de Guantánamo. Una de las pruebas de cargo en las que la Sala basa su condena es la propia declaración judicial de este individuo, al considerar que su confesión ante el juez Garzón fue voluntaria, espontánea y plenamente válida a pesar de padecer un trastorno por estrés postraumático atribuido a acontecimientos posteriores al hecho delictivo que en nada afecta a su capacidad de comprensión El tribunal añade que en el uso de la última palabra (en el juicio oral) el condenado se definió como un mártir término que la Sala tiene que interpretar dentro del sentimiento fundamentalista islámico que sobre este particular ha mantenido el Tribunal Supremo, que hasta ahora sostenía que la jurisdicción española sólo es competente si las víctimas del genocidio son nacionales o si los culpables se encuentran dentro de nuestras fronteras. Al mismo tiempo, el TC concede el amparo a la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y a varias asociaciones que recurrieron dos resoluciones- -una del Pleno de la Audiencia Nacional y otra del Alto Tribunal- -en las que se negaba la competencia de las autoridades españolas para investigar los delitos de genocidio, torturas, terrorismo, asesinato y detención ilegal presuntamente cometidos en Guatemala entre los años 1978 y 1986. Además de acordar la nulidad de ambas decisiones judiciales- -retrotrayendo las actuaciones al momento anterior al pronunciamiento del auto de la Audiencia Nacional- la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Guillermo Jiménez Sánchez, recuerda al Tribunal Supremo que la concepción de la jurisdicción universal en el Derecho Internacional actualmente vigente no se configura en torno a vínculos de conexión fundados en particulares intereses estatales pues si de ellos dependiera, el delito de genocidio perdería su propia esencia: la aspiración compartida de su persecución universal Argentina, la primera condena Aunque la decisión del TC se refiere a los hechos denunciados (el presunto intento de exterminio del pueblo maya) en la práctica afecta a todos aquellos crímenes de lesa humanidad cometidos fuera de nuestras fronteras, con independencia de los principios de personalidad y territorialidad que regían hasta el momento y que son los que llevaron a la Audiencia Nacional- -el juez Garzón fue pionero en esta cuestión- -a investigar los asesinatos cometidos durante la dictadura argentina y la chilena, una investigación que en el primer caso culminó con el procesamiento, enjuiciamiento y condena (la primera en nuestro país por estos delitos) del capitán de corbeta Adolfo Scilingo y en el segundo con la solicitud de extradición de Augusto Pinochet. Es indudable que la investigación de