Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN TRAMITACIÓN PARLAMENTARIA JUEVES 6 10 2005 ABC EL DESTIERRO DE DIOS enemos tanto tiempo, acaso demasiado, para comentar la penúltima ocurrencia de personajes públicos carentes de mérito, que apenas nos queda para meditar las palabras de los hombres sabios. ABC, quizá también algún otro diario, las llevó a su portada. Pero casi nadie las ha comentado y menos aún meditado. En la solemne Misa de apertura del Sínodo de Obispos, reunido en Roma, Benedicto XVI ha pronunciado palabras trascendentes. Entre ellas, quizá las más terribles, éstas que encierran una verdad y una advertencia: Dios es desterrado de la vida pública Las sociedades que destierran a Dios, ha dicho el Pontífice, autodestruyen su propia humaniIGNACIO dad y se convierten en SÁNCHEZ un erial. Ignoro si es preCÁMARA ferible el silencio a la incomprensión y la tergiversación. Acaso sea aún peor que ellas. Lo cierto es que no se trata de una interpelación a los creyentes, adecuada para consumo exclusivo de los analistas de asuntos religiosos, sino que va dirigida a todos los hombres. ¿No tendrá cabida, en páginas como ésta dedicadas a la actualidad política, un breve comentario sobre tan pertinente y verdadero diagnóstico acerca de la vida pública? Pasó el tiempo, al menos en Occidente, en que había que exigir a las confesiones religiosas tolerancia recíproca. Hoy ha pasado la religión a ser algo tolerado, es decir, un error que se acepta y soporta, siempre que no trascienda las lindes del ámbito privado. Quien piense que Dios deba estar presente en la vida pública y presidirla e inspirarla, será tachado de fundamentalista. Efectivamente, Dios es desterrado a lo privado por el nuevo fundamentalismo: el fundamentalismo ateo. Invirtiendo la correcta jerarquía de valores, lo ínfimo se adueña de lo público, y lo egregio queda relegado, en el mejor de los casos, al ámbito de lo privado. ¿Puede extrañar que lo público se degrade? Pero basta con tener noticia del teólogo De Lubac para saber que el humanismo ateo es algo así como una contradicción en los términos. Eso no significa que no pueda haber ateos mejores que muchos creyentes. Sin duda. Pero el humanismo ateo fracasa porque Dios no tiene sucursales laicas, ni su destierro admite apuntalamientos que dejen todo más o menos como estaba. En eso fue Nietzsche el más genial vidente. Suprimido Dios, todo se vuelve del revés. Paradójicamente, cuando el hombre no se siente religado a un Ser Superior, lejos de quedar liberado, se encuentra sometido y esclavizado. Todo lo que nos eleva, desaparece entonces del horizonte. La dignidad del hombre, sus derechos inalienables, la lucha contra la opresión y la miseria, la fraternidad, en suma, los valores que asume y pregona la ilustración, quedan sin fundamento. El hombre sólo adquiere grandeza en la dependencia de Dios. En definitiva, la libertad no consiste en la ausencia de la verdad, sino en el sometimiento (libre) a ella. El Estado puede y debe ser aconfesional, pero no debe, aunque pueda, ser militantemente ateo. El destierro de Dios de la vida pública sólo puede producir el envilecimiento y la degradación. T El PP advierte al PSOE que sólo cabe pactar una reforma total del texto Nadie se lo ha leído dijo Zapatero a Rajoy para eludir el problema presentará enmiendas de reforma o supresión a la mayoría de los artículos del proyecto en la Comisión Constitucional ÁNGEL COLLADO MADRID. El Grupo Popular, llegado el caso, presentará en la Comisión Constitucional del Congreso las mismas enmiendas al proyecto de nuevo Estatuto catalán que defendió en la Cámara autonómica. Es decir, al conjunto del texto, y parciales, de reforma o supresión, a la práctica totalidad de los 227 artículos. Ante el calado de los principios que lo inspiran y el grado de detalle con que el texto trasgrede la Constitución, el PP considera que el único acuerdo posible con el PSOE tendría que ser, en palabras de Mariano Rajoy, para modificar el proyecto de la A a la Z Después de comprobar que la primera reacción del Gobierno ante la magnitud del reto al que se enfrenta el Congreso es acusar a la oposición de alarmismo y de meter miedo a los ciudadanos, el presidente del PP recordó en los pasillos de la Cámara que ya ofreció ayuda a Zapatero en enero para evitar el lío en que al final ha metido a la nación. Primero me dijo que sí luego se convirtió en un no Ahora Rajoy observa, según dice, que la maniobra del Gobierno es desviar la atención con descalificaciones al PP por denunciar la gravedad de la crisis institucional que se crea. Pues igual de energúmenos son entonces Ibarra, Bono o López Aguilar comentó. b El Grupo Popular salvo que se cambie de arriba a abajo, desde el preámbulo hasta las disposiciones adicionales. Además, al estar estructurado sobre el concepto de que Cataluña debe tener el título de Nación, eliminado ese principio, todo lo demás, pierde sentido. La bilateralidad en las relaciones con el nuevo Estado que debería ser federal el blindaje de competencias, la exigencia de reforma de leyes orgánicas, la invasión de funciones del Ejecutivo central y de nombramientos de los órganos institucionales que dependen de las Cortes, el control sobre la economía o el sistema de financiación aparte como concierto derivan, en efecto, del principio según el cual Cataluña pasaría a ser una nación. El análisis de que el texto no tiene arreglo constitucional posible es asumido en la Comisión Constitucional del Congreso y no solo por los diputados del PP. Los socialistas también reconocen que el proyecto es un bloque compacto al que no bastará con cambiar la redacción de unos pocos artículos. socialistas reconocen que no pedirán ayuda al PP y que su verdadero problema es interno: conciliar sus posiciones y que los diputados del PSC voten y enmienden artículos que apoyaron en el Parlamento catalán. En el PP, como explicó ayer Rajoy, lo que descartan es renunciar a sus principios y dejar de defender la Constitución en todos sus puntos para ayudar a Zapatero a que quede bien Es decir, que exigirán un acuerdo cerrado de reforma completa del texto o se limitarán a defender todas y cada una de sus enmiendas en la Comisión. Texto completo, en castellano, de la propuesta de nuevo Estatuto de Autonomía catalán que ha entrado en el Congreso en abc. es Mayoría suficiente El Grupo Popular insistirá en que la Mesa del Congreso devuelva el texto al Parlamento catalán dado que es una reforma constitucional y no una mera modificación de Estatuto. Perdida esa votación, en el debate sobre la toma en consideración del proyecto que se celebrará en el Pleno, el PP defenderá que, al igual que con el plan Ibarretxe, la Cámara rechace el texto por su evidente inconstitucionalidad. El PSOE y los grupos nacionalistas permitirán que supere ese trámite y pase a la Comisión Constitucional que preside Alfonso Guerra. En la Comisión, los socialistas no pueden contar con sus socios para rebajar el contenido del proyecto, pero tampoco necesitan mayoría ya que el PP se abstendría en las enmiendas que entendiera que se quedaban cortas y a los socialistas siempre les quedaría el recurso de apoyar las del Grupo Popular. De cualquier forma, en fuentes Carod, en un hotel de Madrid Conversación en Moncloa El presidente del PP contó como anécdota ilustrativa de la irresponsabilidad o frivolidad de Zapatero el hecho de que en su entrevista de septiembre había querido restar importancia al proyecto que preparaba Maragall en Cataluña. Nadie se lo ha leído llegó a decir el jefe del Ejecutivo en un momento en que parecía que no habría acuerdo entre los nacionalistas. Rajoy sigue persuadido de que Zapatero y Mas pactaron que el texto- un plan Ibarretxe más educado -llegara a la Cortes y que la Cámara Baja se ocupara de echar atrás la parte del modelo de financiación y poco más para que todos quedaran bien. El Partido Popular considera que el proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía catalán tiene un muy difícil arreglo en el Congreso para que encaje en la Constitución Los socialistas contarán con la abstención del PP para las reformas menores y su problema será interno: conciliar posiciones con el PSC