Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 MIÉRCOLES 5 10 2005 ABC Economía El PSOE pospone la fusión de las cajas vascas por la división política y la falta de apoyo de los alaveses A pesar de liderar el proyecto con el PNV, reconoce que no pidió el respaldo de sus bases b El PP del País Vasco ya había rechazado este acuerdo, pese a las garantías de que la Vital no se diluiría que le dieron los presidentes de las cajas ANA ANTOLÍN VITORIA. La fusión de las tres cajas vascas: la vizcaína BBK, la guipuzcoana Kutxa y la alavesa Vital, no se efectuará por ahora, tras anunciar el Partido Socialista de Euzkadi (PSE) que pospone su apoyo a un proyecto que ha liderado, junto con el PNV, desde la presidencia de la Vital. La división política y social que ha generado entre los alaveses ha dado, de nuevo, al traste con este intento, que contaba con el visto bueno del Ejecutivo vasco, pero no del PP, que gobierna en Álava. La marcha atrás del PSE, que según su portavoz del PSE de Álava, Txarli Prieto, comparte el presidente de la Vital, Gregorio Rojo, si bien éste no se ha pronunciado aún, supone la paralización, de hecho, de un proyecto que tiene la frontal oposición del PP. Se trata de una vieja aspiración nacionalista que llevaba años adormecida y que volvió a saltar a la luz en plena luna de miel entre el PSOE y el PNV, de la mano de los presidentes de las tres entidades: Xabier de Irala, de la BBK; Carlos Etxepare, de la Kutxa, y Gregorio Rojo, de la Vital. Xabier de Irala, Carlos Etxepare y Gregorio Rojo, de izquierda a derecha TELEPRESS Los presidentes de las tres entidades seguirán adelante con su proyecto Pese al duro varapalo que supone que el PSOE de Álava se haya descolgado del proceso de fusión de las tres cajas vascas, como ya hizo este verano el PP regional a través de su presidenta, María San Gil, los presidentes de las tres entidades siguen adelante con sus planes de fusión, según ha sabido ABC de fuentes solventes. Tanto Irala como Etxepare y Rojo, que consideran que habrá que trabajar más a fondo y esperar que cese el ruido político, siguen defendiendo la racionalidad económica del proyecto de fusión, por lo que son partidarios de seguir adelante. Como avanzó ABC el pasado junio, el proyecto en marcha prevé dar todo tipo de garantías a la Vital de que no se diluirá. Es más, se ofrece a la caja alavesa algo parecido a un derecho de veto porque se consagra la necesidad de unanimidad de los futuros órganos de decisión de los tres territorios para determinadas decisiones estratégicas. No a un acuerdo a dos bandas Estos anunciaron recientemente su oposición a una fusión a dos bandas, que excluyera a la Vital, por lo que parece que no habrá cambios en el panorama financiero vasco, aunque es pronto para asegurarlo. La decisión de aplazar pero no olvidar, el proceso de confluencia de las tres cajas vascas fue adoptada por la comisión ejecutiva del PSE- EE de Álava que, en un comunicado de nueve puntos, apela a la falta de consenso político y a la división que está suscitando en la sociedad alavesa para dar marcha atrás. Asegura el PSE que nunca existió ninguna decisión predeterminada sobre el futuro de las cajas vascas, y que han sido el PNV y el PP los que han contaminado políticamente un proyecto que debiera ser exclusivamente económico y financiero, técnico. Prieto, que leyó el comunicado, aseguró que ni su partido ni el presidente de la Vital hablaron de fusión y que este término ha sido utilizado por el PNV para darle una connotación de construcción nacional y por el PP, como vendetta Como nunca existió, tampoco- -según justificó- -se presen- El PSE acusa al PNV y al PP de contaminar políticamente un proceso que debería haber sido sólo técnico tó a las bases del PSE- EE de Álava para contar con su respaldo. Este rechazo social latente ha sido determinante a la hora de dar marcha atrás cuando falta año y medio para las elecciones municipales y forales. Las reacciones ante el desmarque del PSE fueron diversas. Desde el ejecutivo vasco, su portavoz, Miren Azkarate, expresó su extrañeza por la actitud socialista de interferir tan abiertamente en una operación que tiene que desarrollarse en otro marco, en otra clave, y en los órganos competentes, como son las asambleas de las propias cajas Desde las entidades fundadoras en el caso de la Vital, como son el Ayuntamiento de Vitoria o la Diputación Foral de Álava, en manos del Partido Popular, se felicitaron por que el PSE haya recuperado el sentido común El diputado general de Álava, Ramón Rabanera, juzgó oportuna y lógica la decisión del PSE de posponer un proceso que se estaba llevando, a su juicio, de forma muy acelerada y urgente, sin contar con estamentos sociales importantes y con los propios consejos En este sentido, reiteró su apoyo a que se lleven a cabo todo tipo de colaboraciones entre la Kutxa, la BBK y la Vital, pero cada cual desde su independencia Mientras, el portavoz del grupo popular vasco, Leopoldo Barreda, afirmó que se trata de una victoria de los ciudadanos alaveses y de su capacidad de reacción ante una operación diseñada en los despachos y de espaldas a los ciudadanos Esto se ha producido, a su juicio, porque nadie ha sido capaz de explicar realmente cuáles son los beneficios que aporta esa fusión Por último, en cuanto a los partidos del tripartito vasco, el PNV aplazó su valoración al día de hoy, en Sabin Etxea (su sede ofical) mientras que el secretario de organización de EA, Rafa Larreina, acusó al PSE- EE de hacer seguidismo del Partido Popular y el coordinador territorial de Ezker Batua, José Miguel Fernández, acusó también al partido de Mariano Rajoy de buscar el enfrentamiento político entre vascos y españoles