Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 10 2005 Sociedad 51 Tecnología Está prohibido incluir asuntos que ayuden a las organizaciones civiles ilegales a llevar a cabo sus actividades ciaciones, marchas, manifestaciones y aglomeraciones que dañen el orden social mientras que el segundo apartado prohíbe publicar asuntos que ayuden a las organizaciones civiles ilegales a llevar a cabo sus actividades Con la excusa de limpiar la red de temas insanos como la pornografía y las denuncias contra el Gobierno, la enorme variedad de cuestiones que se pueden encuadrar en tales disposiciones impedirá a los medios de comunicación informar sobre hechos especialmente sensibles, como casos de corrupción, injusticias, abusos de poder o graves tragedias, que podrían soliviantar a la opinión pública china. No en vano, en los últimos años han proliferado las protestas populares hasta tal punto que los levantamientos sociales constituyen la principal amenaza para el régimen comunista, que el año pasado tuvo que hacer frente a 74.000 disturbios violentos. Por este motivo, el director de la organización Human Rights en China, Nicolas Becquelin, señaló que las nuevas normas nos indican que el Gobierno teme que la emergente clase media utilice internet para organizarse Jóvenes navegan en un cibercafé en Pekín AP China endurece su control informativo con más censura sobre las web de noticias Una ley impide publicar temas que inciten manifestaciones populares comunista teme la amenaza que entraña la libre difusión de ideas en internet, por lo que mantiene encarcelados a 64 ciberdisidentes y 42 periodistas PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. El 17 de marzo de 2003, el joven chino Sun Zhigang, que se había desplazado desde su provincia natal de Hubei para trabajar en una compañía de Guangdong, fue interceptado por la Policía y trasladado a un asilo para ilegales por carecer de carné de identidad y residencia fija. A los tres días, su cuerpo fue hallado sin vida y con numerosos golpes que le habían provocado la muerte. Este caso, que en otras épocas habría sido silenciado por las autoridades, fue ampliamente difundido a través de internet, lo que causó tal indignación nacional que obligó al Gobierno a anular las restrictivas medidas aplicadas a los indocumentados y vagabundos. Después de que los 12 responsables de este crimen fueran condenados, en la red afloraron episodios similares y comenzaron a desvelarse oscuras tramas como la peligrosísima falta de seguridad en las minas estatales, un fraude en la lotería de Xi an y hasta una orgía protagonizada por 30 turistas japonesas y decenas de prostitutas chinas. Desde entonces, el ciberespacio se ha convertido en un incesante flujo de noticias en el gigante asiático, el segunb El régimen Eliminar contenido sensible Quien todavía no se ha posicionado sobre la nueva regulación es la industria china de internet, que prefiere guardar un pridente silencio por temor a las represalias gubernamentales. Hemos visto la ley, pero en este momento no nos resulta conveniente hablar sobre ella, por lo que operaremos según las normas declaró Wang Yuechung, uno de los responsables de los contenidos de sohu. com, uno de los mayores portales de noticias de China. Dentro de este control de la sociedad de la información, que ha obligado a compañías como Yahoo, Google y Microsoft a suscribir un código de conducta y a eliminar los contenidos políticamente sensibles de sus servidores, Pekín clausuró la semana pasada tres populares foros de debate en la red, de marcado carácter social. El primero de ellos es una web de Yannan en la que intelectuales y activistas de derechos humanos analizaban los principales problemas sociales de China, como las controvertidas expropiaciones de tierras que han provocado últimamente numerosos choques entre la Policía y los granjeros afectados. Los otros dos portales se ubican en la región de Mongolia Interior y han sido cerrados por, supuestamente, difundir contenidos separatistas, ya que ambas páginas animaron a sus usuarios a criticar unos dibujos animados que mostraban a Gengis Khan con forma de ratón. A priori, una razón bastante peregrina, pero que ha hecho de China la mayor cárcel del pensamiento del mundo. No en vano, 64 internautas y 42 periodistas permanecen encarcelados por difundir contenidos contrarios al régimen, que se ha propuesto levantar en internet una Gran Muralla cibernética. do país con más usuarios del mundo, tras Estados Unidos, con 103 millones de internautas. Tal libertad de expresión ha alarmado al régimen comunista chino, que lleva ya bastante tiempo intentando controlar la red mediante una severa censura de contenidos y con masivas redadas en cibercafés. Tras instaurar el pasado mes de marzo un registro especial en el que debían inscribirse todas las páginas web y bloggers (autores de diarios personales) del país, Pekín acaba de promul- gar una nueva ley que endurece aún más la censura impuesta a los portales informativos. Básicamente, dicha normativa recoge los principios provisionales establecidos hace cinco años y los preceptos más importantes del Código penal, pero añade dos puntos novedosos que pueden coartar seriamente el derecho a la información de las web de noticias. No en vano, el primero de ellos reza que internet no incluirá contenidos que inciten reuniones ilegales, aso- Un prometedor mercado para la venta on- line Si la implantación de internet en China resulta problemática en el aspecto político y social, todo lo contrario ocurre en el comercial. Las posibilidades de este enorme mercado de 1.300 millones de habitantes son casi infinitas. Desde 1997, cuando sólo había 620.000 personas con ordenador, la red se ha extendido a velocidad vertiginosa por el coloso oriental, que cuenta ya con 103 millones de internautas y es el segundo país del mundo en número de usuarios tras Estados Unidos. Además, dicha tendencia seguirá al alza, puesto que el Gobierno calcula que a finales de año habrá 120 millones de usuarios de internet, lo que supondrá un incremento del 28 por ciento con respecto a los 94 millones del año 2004. Con 45,6 millones de ordenadoresras conectados a internet, casi el 20 por ciento de los usuarios chinos ha efectuado alguna vez una compra on line Por ello, el comercio a través de internet generó durante la primera mitad de este año 10.000 millones de yuanes (1.028 millones de euros) mientras que los jugadores on line se gastaron 4.000 millones de yuanes (411,2 millones de euros) La potencialidad de este mercado es aún mayor porque, de momento, sólo el 7,9 de la población tiene acceso a internet.