Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad MIÉRCOLES 5 10 2005 ABC Salgado pide a los técnicos sanitarios que reflexionen y dejen la huelga b La segunda jornada de paros empieza a sentirse en la asistencia sanitaria. Miles de pruebas diagnósticas se cancelaron un día más por la huelga de los técnicos N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, apeló ayer a la responsabilidad de los técnicos sanitarios para que abandonen la huelga que está alterando el funcionamiento de los hospitales y centros de salud públicos. Salgado reconoció el derecho a la huelga de estos profesionales, pero les pidió que reflexionen sobre si es la mejor manera de defender sus reivindicaciones mientras los ciudadanos padecen las consecuencias. Los técnicos sanitarios, encargados de la gran mayoría de las pruebas diagnósticas y de labores, clave para el buen funcionamiento de la asistencia, reclaman la homologación europea de la profesión y su transformación en estudios universitarios. Su reivindicación se dirige al Ministerio de Educación, aunque la huelga está afectando de lleno a la atención sanitaria. Las radiografías, mamografías, resonancias, ecografías e incluso los análisis de sangre se volvieron a retrasar en muchas Comunidades, aunque la incidencia de la huelga volvió a ser muy desigual. El seguimiento fue superior al día anterior y el 85 por ciento de los técnicos secundó la huelga, según los datos de las federaciones que agrupan a los 35.000 técnicos sanitarios (Fesitess y Fetes) que trabajan en la sanidad pública. Las cifras de las Comunidades Autónomas rebajaron el cumplimiento, desde el 8 de Andalucía, al 50 de la Comunidad Valenciana o el 60 de Madrid. Sanidad no ofreció ayer datos, aunque aclaró que el lunes no superó el 30 de media nacional. Salgado incluso dejó entrever que Madrid y Baleares maquillaron las cifras para ofrecer una incidencia más alta. Una imagen de Alejandro de Humboldt y su hermano Guillermo, durante su expedición en Latinoamérica Una exposición recoge la obra del científico alemán Alejandro de Humboldt, un hombre que reinventó la ciencia con sus estudios en Latinoamérica, patrocinados por la corona española Un científico en la corte de Carlos IV TEXTO: JORGE SÁINZ Overbooking hospitalario El presidente de Fetes, Gabriel Barredo, reconoció que ya se están produciendo molestias claras en los pacientes que deben realizarse pruebas o están en lista de espera para una cirugía. Lo procesos urgentes se atienden, aunque a partir de mañana podrían empezar a cancelarse operaciones. De seguir los paros se espera un overbooking en algunos hospitales que no podrán dar altas. Pese a la llamada de atención de la ministra de Sanidad, los sindicatos mantienen los paros previstos. Las movilizaciones continuarán hoy y mañana. Si el viernes no llegan a un acuerdo con Educación se reanudarán del 10 al 11, del 17 al 20 y del 24 al 27 de octubre. MADRID. Naturalista, geólogo, explorador, astrónomo... Un científico interdisciplinar con mayúsculas, precursor de la ecología tal y como hoy la concebimos. El sabio alemán Alejandro de Humboldt (Berlín 1769- 1859) sigue siendo uno de los últimos representantes del concepto universal del conocimiento que impulsó la revolucionaria Ilustración que le tocó vivir. Su figura y la decisiva contribución que hizo para equilibrar y difundir la naturaleza latinoamericana, en todas sus facetas, se recoge ahora en la exposición Alejandro de Humboldt. Una nueva visión del mundo que podrá visitarse desde hoy y hasta el próximo 8 de enero en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. El circo volante de Humboldt, tal y como lo definió ayer en la presentación de la muestra su comisario, el alemán Frank Holl, es un recorrido tridimensional en el que se trata de narrar una película. La película de un viaje, de las exploraciones que Humboldt hizo de lo que hoy conocemos como Cuba, Ecuador, Perú, México o Venezuela, hace ya 200 años. Mi verdadera y única finalidad es investigar cómo se entretejen todas las fuerzas naturales, la influencia de la naturaleza inanimada sobre el mundo vivo animal y vegetal relataba poco antes de partir. Hoy, la recopilación de trabajos, apuntes, descubrimientos, catalogaciones de especies y la relación de éstos con los hombres, las culturas y las naciones quedan atrapados para los ojos del visitante en las 500 piezas de diversas colecciones y países repartidas en los 24 espacios temáticos habilitados para la exposición en la sala principal del Museo. Y no sólo eso, también cuenta con talleres para que los más pequeños entiendan la relevancia del investigador alemán. La figura de Alejandro de Humboldt, muy conocida en Suramérica y su país de origen, está además íntima- mente ligada a nuestro país. No en vano, la travesía por el nuevo continente que cambió su vida contó con el beneplácito de la corona española. Con pasaporte español Tras una visita a Madrid en 1798, el científico alemán trabó una gran amistad con el ministro Mariano Luis de Urquijo. Gracias a esta relación, Carlos IV concedió un salvoconducto al investigador alemán para que éste pudiera viajar al otro lado del Atlántico sin cortapisa alguna. La expedición, en la que también tomó parte su hermano Guillermo, tuvo lugar entre 1799 y 1804 y fructificó en el importantísimo libro Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente un tratado científico de hondo calado del que ahora se cumplen los 200 años de la efeméride que da lugar a esta muestra. Los cinco años que pasó en América supusieron un redescubrimiento del continente. Humboldt mostró al mundo lo más desconocido de la flora y fauna del nuevo continente. Investigó volcanes, estableció una serie de mediciones de alturas de montes y distancias entre ciudades que apenas han variado con el paso de los años y supo, finalmente, equilibrar la descripción rigurosa de la naturaleza con su profunda reflexión y denuncia de las injustas condiciones sociales, políticas y económicas de los habitantes de aquella zona del globo. Todo eso fue Humboldt, y todo ese trabajo se puede descubrir ahora en la exposición. La muestra ha viajado por numerosos países, entre ellos Alemania o México, y ahora llega a España con más piezas e imágenes para admirar. Las mediciones de distancia de España y la exactitud de Humboldt Con motivo de la apertura de la exposición en España, descendientes de Alejandro de Humboldt han realizado el mismo viaje que su antecesor hizo por la Península Ibérica a finales del siglo XVIII. El científico alemán recorrió la ruta Barcelona, Valencia, Albacete, Aranjuez y Madrid, estableciendo mediciones de distancia entre todas las capitales. Ahora, los familiares de Humboldt, ayudados de la tecnología GPS, han podido comprobar que la medición que ellos han establecido ha sido prácticamente idéntica a la que registró su antepasado. La única diferencia es que Humboldt llevó a cabo su periplo con 38 aparatos muy delicados y difíciles de transportar, que pesaban en total 400 kilos. Sus descendientes viajaron en coche con un pequeño transistor, que hoy está al alcance de todos.