Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MIÉRCOLES 5 10 2005 ABC Los 70.000 musulmanes de Madrid celebran desde ayer esta fiesta intentando superar la distancia con los suyos en una ciudad dinámica que, en ocasiones, confunde religión y terrorismo Ramadán, entre la nostalgia y los prejuicios TEXTO: JOSÉ M. CAMARERO MADRID. Estos días lo pasamos un poco mal, porque nuestras familias están muy lejos en mi país, salía de mi casa y en las calles se respiraba a fiesta o son unas fechas de respeto y de creencia Bien podría tratarse de españoles que, durante Navidad, se encuentran lejos de sus hogares. Para muchos madrileños, este octubre sí que es un mes de celebración religiosa. El Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes, ya ha comenzado para los más de 70.000 inmigrantes de origen islámico que viven en la capital. Varón. Mediana edad. Y con vehículo. Es el prototipo medio de los musulmanes que ayer, como primer día del mes sagrado del Islam, se congregaban en la mezquita de la M- 30, la más grande nuestro país, a la que se acercarán diariamente unos 3.000 creyentes durante este mes. Para todos ellos, vivir el Ramadán en Madrid es muy diferente que hacerlo en sus países de origen. Así lo expresa en un castellano todavía verde Ahmed, un joven que lleva apenas seis meses en la capital, y quien cree que no toda la gente lo respeta como en Marruecos. Allí, todo el mundo va a la mezquita- -señala Ahmed- y si sales a la calle, vives el ambiente de esta fiesta que, como recuerda, es la Navidad de los católicos Pero el ambiente de la capital también influye, y mucho, en el devenir de los musulmanes que quieren cumplir con sus obligaciones religiosas. Como apenas hay mezquitas en Madrid, nos cuesta mucho llegar hasta aquí, tanto en esfuerzo como en dinero señala Mhammed, quien lleva ya casi 30 años en la capital. Una fiesta en plena capital Cinco veces al día, los musulmanes tienen que acudir a la mezquita o rezar desde sus hogares. En Madrid, dos templos, el de la M- 30 y el de Tetuán, congregarán a más de 100.000 fieles durante este mes. Ayuno. Es otra de la exigencias del Corán para este mes. No poder comer durante el día, aunque sí cuando se ponga el sol. Eso sí, ni cerdo, ni vino. Para adaptarse a estas condiciones culinarias, los musulmanes cuentan con numerosos establecimientos especializados en comida árabe, como en los barrios como Lavapiés y Tetuán. Durante los próximos 30 días, los musulmanes seguirán un rito que ha comenzado con un día de retraso por el eclipse de sol de ayer. Los horarios de trabajo son el principal impedimento que encuentran para orar cinco veces al día Varios musulmanes rezando, ayer, en la mezquita de la M- 30 pocas mujeres que se acercaban hasta el templo y receptivas a la hora de explicar su situación en España. Sin embargo, no todo es alegría y respeto en esta fiesta sagrada. Las brasas de los atentados del 11- M se mantienen en la retina de algunos madrileños que no entienden que se trata simplemente de una celebración, y no una reunión de terroristas según Yasir, un veterano sirio instalado en la capital. Es verdad que la gente ya confía más en nosotros, aunque en el trabajo y sobre todo por la calle, teneEFE mos que aguantar algunos insultos Y no sólo en cuanto a terrorismo. El simple hecho de permanecer cerca de esta mezquita provoca algunas reacciones por parte de aquellos ciudadanos que, todavía, no comprenden el sentido religioso de esta fiesta. Una celebración castiza Pero, por encima de las distancias, es el trabajo lo que impide acudir diariamente a la cita de la oración. A mí sí me dejan salir antes para venir a rezar, pero muchos compañeros no pueden y no les gusta tal y como expresa Ahmed. Lo cierto es que el acuerdo firmado entre la Comunidad Islámica y la Administración prevé que las empresas concedan algunas horas a sus trabajadores musulmanes para cumplir con estas obligaciones. Y aunque no es lo mismo salir de la mezquita y ver otros templos, que encontrarte con edificios -como afirma Mohamed, un joven marroquí- estos madrileños intentan aprovechar las oportunidades que les da la capital para cumplir con el Ramadán. No tenemos problema en encontrar la comida necesaria para estos días, ya que aquí hay muchas tiendas que no tienen compañeros de otras ciudades explica la palestina Fauzar, una de las Una chica pierde la pierna derecha después de que un joven la arrojara al Metro sin mediar palabra CARLOS HIDALGO MADRID. Brutal, inexplicable y casi mortal. Estos son los adjetivos más suaves para explicar el truculento suceso que tuvo ayer como escenario una estación de Metro de la capital. Todo ocurrió muy deprisa. Demasiado. Eran alrededor de las ocho y diez de la tarde cuando la oficina del 091 recibía la llamada de alerta: Un hombre acaba de arrojar a una chica a la vía del Metro, y ha sido atropellada Los testigos presenciales explicaron a la Policía Nacional que el joven de 23 años y vecino de Fuenlabrada Jorge Ramos Vázquez apareció de pronto en la estación de Carabanchel, correspondiente a la línea 5 del suburbano madrileño. Sin mediar palabra, se dirigió a la primera chica tren. Cuando los sanitarios del Samur- Protección Civil llegaron a la estación de Carabanchel practicaron las maniobras de estabilización a la joven, que fue trasladada al centro hospitalario más cercano, el Doce de Octubre. que vio y la empujó a la vía explicaron. La desafortunada, de tan sólo 20 años y natural de Cáceres, Míriam A. C. cayó justo antes de que el convoy apareciera. También desgarros en un pie Antes de que llegaran ya se le había diagnosticado la amputación traumática de su pierna derecha, así como desgarros en el otro pie, informaron fuentes de Emergencias Madrid. Al cierre de esta edición, la chica se encontraba en estado muy grave en el Hospital Doce de Octubre. Poco después, agentes de la Comisaría de Carabanchel detenían al presunto autor de tan brutal agresión. Tiene sólo 23 años. Fue trasladado a dependencias policiales, a la espera de que prestara declaración. Según los primeros indicios, el fuenlabreño Jorge Ramos Vázquez podría sufrir algún tipo de trastorno mental, algo que podría explicar su comportamiento. Rescatada por los Bomberos Hasta la zona se trasladó una unidad del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, cuyos efectivos procedieron a rescatar a la joven, que se encontraba justo por donde pasa el Los primeros indicios apuntan a que el agresor podría sufrir algún tipo de trastorno mental