Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid MIÉRCOLES 5 10 2005 ABC MADRID AL DÍA EXCLAMACIONES MANUEL MARÍA MESEGUER n lugar de criticar tanto, tendríamos que aplaudir a los creativos del Ayuntamiento dispuestos a cambiar de lema sobre Madrid tan pronto se presta la ocasión. Desde el manoseado De Madrid al cielo al olímpico anglosajón Güi ar redy for yu se ha sucedido multitud de eslóganes que no vienen ahora a cuento porque hemos llegado al más minimalista de todos, al absoluto, el que campea en las banderolas exclamativas que jalonan el eje de Recoletos. Dos grandes signos de interjección en cursiva así) amarillos sobre fondo berenjena, berenjenas sobre fondo naranja, naranjas sobre fondo morado y sucesivamente con toda la paleta caliente de colores, pretenden obligar al turista a incrustar el nombre de Madrid entre los palotes para referirse a la capital de España de 2028, fecha en la que un nuevo eclipse anular navegará sobre la ciudad recién terminada. Hay tanta competencia en esto de la creatividad que cualquier alarde debe ser aplaudido, pero, a ver, ¿cómo se evoca Madrid con dos simples palotes con sus correspondientes puntos? Se mienta París y llega la imagen de la torre Eiffel; si Londres, la torre del Parlamento o el puente sobre el Támesis; si Roma, el Coliseo, por seleccionar una entre decenas; si Madrid, entonces, ¿cómo? ¿intercalando un ohh, un ahh, un vaya, un mira tú... ¿O más bien optando por un agg, un buff, un ay, un insulto o un exabrupto, según la zanja? Hay lemas que los carga el diablo y terminan produciendo el efecto contrario al que se pretendía. Lo mismo ocurrió el lunes con el eclipse. Como hacía 241 años que no se producía un eclipse anular de sol y ni los más viejos del lugar lo habían observado, hubo una cierta desorientación con el suceso. Ni gran apagón, ni Madrid a oscuras, ni andar a tientas. La mañana se fue enfriando conforme la luna se interponía ante los calores y la luz viró al blanco como en las mañanas de invierno. Los muchachos que miraban con las gafas adecuadas exclamaban, ellos sí, con grandes signos de admiración, como quizás quieran los creativos del Ayuntamiento que griten los turistas ante este proyecto de ciudad que por muy hermosa que resulte después de la cirugía estética del alcalde, a saber cuántos madrileños sanos quedarán para corroborarlo. E El mirador del edificio está concebido como una amplia zona para pasear y disfrutar de las vistas El Ayuntamiento entregó ayer las viviendas del edificio Mirador proyectado por el gabinete holandés MVRDV en colaboración con Blanca Lleó. El bloque se ha convertido en el nuevo hito arquitectónico de la zona y destaca por su espectacular terraza a 35 metros de altura Los 156 nuevos mirones de Sanchinarro TEXTO MIGUEL OLIVER FOTOS CHEMA BARROSO MADRID. Una pieza del Tetris, un microchip, una tostadora, una herradura... los 156 afortunados que ayer recibieron las llaves de su nueva vivienda en Sanchinarro no tenían muy claro dónde iban a vivir. A pesar del desconcierto general, nadie podía ocultar su orgullo por residir en el bloque de pisos más famoso de la zona. Un mirador de 22 plantas de altura que domina el norte de la capital. El alcalde de Madrid, Alberto RuizGallardón, entregó ayer las viviendas del singular edificio, obra del gabinete de arquitectura holandés MVRDV en colaboración con Blanca Lleó. Los adjudicatarios, la mayoría jóvenes menores de 35 años, no podían ocultar sus nervios por un momento que habían estado esperando meses. El nuevo hito arquitectónico de la ciudad, como calificó el regidor al edificio, presenta un diseño vanguardista y funcional, que cuenta con avanzados sistemas de Alta Eficiencia Energética. El bloque es capaz de ahorrar hasta un 25 por ciento en el consumo de energía respecto a las instalaciones convencionales y de reducir también un 25 por ciento las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Sus autores se muestran orgullosos del proyecto, pero sobre todo del efecto que puede tener en los futuros proyectos de la ciudad. Este edificio puede estimular a otros arquitectos para hacer diseños imaginativos y diferentes... lo que redundará en beneficio de Madrid apuntó Lleó. La colaboradora en España del estudio MVRDV definió el Mirador como una manzana vertical Los bloques tradicionales- -afirmó- -suelen ser cuadrados y cuenta en su interior con un patio. Nosotros hemos pretendido levantar el plano y dejar en mitad del edificio una terraza que hará las funciones de patio de vecinos El Consistorio ha invertido 14,3 millones de euros en dicho bloque, que cuenta con viviendas de dos a cuatro dormitorios y unas superficies de entre 62 y 99 metros cuadrados. Los pisos que se entregaron ayer pertenecen al Plan Primera Vivienda en Venta y sus precios medios son de 101.386 euros (dos habitaciones) 116.768 (tres) y 148.602 euros (cuatro habitaciones) Los propietarios de este inmueble, situado en el número 13 de la calle Princesa de Éboli, son en su mayoría familias cuyos ingresos son inferiores a 3,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional. En el 88,46 por ciento de los casos son menores de 35 años. El 64,74 procede del domicilio paterno y el 30 por ciento de una vivienda de alquiler. Un nuevo paisaje urbano Este acto de entrega de pisos- -apuntó el alcalde- -representa fielmente el compromiso del Ayuntamiento de Madrid de promover una política que suponga un importante avance en su objetivo de ofrecer una vivienda al mayor número de ciudadanos, y al mismo tiempo de definir un nuevo paisaje urbano en el que esté representada la mejor arquitectura contemporánea El edificio está estructurado a modo de pequeños barrios, que se encuentran diferenciados por el color y el material de construcción elegido. Las circulaciones interiores son como pequeñas calles verticales, que confluyen en una gran plaza pública que está simbolizada en la gran terraza de la planta doce a 35 metros de altura. Gallardón en la entrega del edificio