Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 10 2005 Internacional 27 Las autoridades cifran en 972 los cadáveres de la tragedia de Nueva Orleáns El alcalde despide a la mitad de sus funcionarios por falta de fondos tras el paso del Katrina M. GALLEGO, CORRESPONSAL NUEVA YORK. Más del 95 por ciento de las 20.000 bolsas para cadáveres que el Ejército llevó hasta la ciudad de Nueva Orleáns hace un mes se han quedado, afortunadamente, vacías. Las autoridades locales dieron ayer por terminada la búsqueda oficial de cuerpos tras haber encontrado 972 fallecidos en todas las casas que han revisado puerta a puerta. Eso no significa que se pueda cerrar el balance. El centro de desaparecidos establecido en Baton Rouge dice haber recibido más de 7.000 llamadas de gente que busca a sus familiares desaparecidos, y son muchos los voluntarios que se van a casa a regañadientes. Uno de ellos, Edward Mendel, acompañó ayer a las cámaras de CNN al barrio de Lower Ninth Ward para demostrarles que al menos un centenar de casas carecen de las marcas naranjas con las que se señalaba quién las había revisado y qué había encontrado en ella. Las autoridades justificaron esta ausencia con el argumento de se les acabó la pintura pero voluntarios y testigos aseguraban que son casas sin revisar en las que aún quedan cadáveres. Se huele en cuanto te acercas aseguró Mendel. El alcalde, Ray Nagin, notificó ayer en rueda de prensa que ha tenido que despedir a 3.000 funcionarios, la mitad de su personal en nómina, ante la falta de recursos para poder pagarles. Restos del Casino Bahía Tesoro, junto a la playa de Biloxi, en Misisipi EPA Puede haber más cadáveres De hecho, la ciudad admite que es probable que aparezcan otros cadáveres en casas que estaban cerradas o bajo las pilas de escombros que aún quedan en las calles. Para retirar esos posibles cuerpos ha contratado a una empresa privada que no ejercerá una búsqueda activa, sino que se limitará a responder a los avisos de la ciudadanía. Este balance, que junto con los 221 muertos de Misisipi pone la factura mortal del Katrina en 1.193, no dejará sin trabajo a la morgue de San Gabriel, donde se había establecido el centro mortuorio. Quienes han podido dar sepultura a su dolor han sido mayormente los familiares de quienes murieron en hospitales o geriátricos, donde sus historiales médicos han permitido una rápida identificación. El caos de los días posteriores al huracán ha impedido organizar los cuerpos, que durante algún tiempo fueron esparcidos en lugares tan dispares como camiones frigoríficos, o incluso el aeropuerto. Donde quiera que hubiese aire acondicionado. Son muchos a quienes se les ha confirmado la muerte de su ser querido pero no se le ha podido poner en contacto con el cuerpo, al haberse perdido el rastro del mismo. Se calcula que poco más de 200 personas han sido notificadas, lo que deja a más de 700 en la incertidumbre absoluta que sólo podrá resolverse con las pruebas de ADN.