Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 10 2005 Nacional 17 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN En CiU la felicidad por la reforma del Estatuto va por barrios. En el de Unió, el cava ha corrido con moderación. Pocos creen en sus bondades por culpa de su deriva soberanista, incluyendo a su portavoz, que además lo tacha de farragoso y largo Una Unió sólo aparente TEXTO: MAYTE ALCARAZ MADRID. El bolsillo del portavoz de CiU no va a dar abasto en los próximos días. Se jugó durante los largos meses de tiras y aflojas con el tripartito por lo menos media docena de cenas- -entre ellas una con su amigo Alfonso Guerra- ya que Duran apostaba por que el texto reformado no llegaba al Congreso, en contra de la opinión de sus interlocutores. Es decir, que no se aprobaba en el Parlament y no porque los nacionalistas de uno y otro lado fueran incapaces de pactarlo, sino porque iba a presentar tantos aspectos inconstitucionales que el PSC de Montilla no iba a tener arrestos suficientes para embarcarlo rumbo a Madrid. Es evidente que Duran perdió la apuesta: el Estatuto ha cruzado el Ebro, incluye puntos de difícil encaje constitucional -que diría el citado Guerra- -y el primer secretario de los socialistas catalanes le ha lanzado la patata caliente casi sin tocarla, a Zapatero, a quien ya le humean las yemas de los dedos. Pero al margen de cenas, más o menos simbólicas, en UDC- -ese socio tan incómodo como menor de Convergencia- el texto es criticado tanto en público como en privado. Lo califican, incluso, como jurídicamente malo, farragoso y largo Y no ocultan dentro del partido que, como ya ha aventurado el PP, si las Cortes Generales rebajan sus efluvios nacionalistas, al final terminarán resucitando los peores demonios del victimismo catalán, que tanto daño le han hecho a Cataluña- -aseguran las mismas fuentes- -a ojos del resto de España. Pero si en algo le ponen más peros al texto que ha pactado su jefe de filas políticas, Artur Mas, con Maragall, es a los excesos que contiene el articulado, tal y como califican a las derivas nacionalistas. Aunque el propio Duran Lleida decía ayer en el programa El Círculo a primera hora de Telemadrid que no admite lecciones de nadie sobre la constitucionalidad o no de la reforma En su partido no existe la menor duda de que quedará peinado y muy peinado por el Congreso Tanto es así que se temen que el texto pueda ser tachado también de intervencionista. Es casi un reglamento, más que un Estatuto de Autonomía se apresuran a decir. Y como de Unió siempre se espera un ejercicio de realismo, los pies en el suelo y una cierta afinidad -inconfesa, claro- -al PP, algunos de sus dirigentes tienen claro que hubiera sido mucho mejor no entrar en el blindaje de competencias, si finalmente es el TC el que decide en caso de conflicto entre Administraciones, y si tiene que dar la razón al Gobierno central lo hará, con blindaje o sin él La falta de sintonía entre Convergencia y UDC, cuya alianza tan sólo subsis- La propuesta catalana llega hoy al Congreso BARCELONA. El presidente del Parlament, Ernest Benach, entregará esta mañana a su homólogo en el Congreso, Manuel Marín, la propuesta de reforma del Estatuto catalán. En un comunicado, el Parlament informó de que Benach tiene previsto llegar a la Cámara Baja a las 11.45 horas, y se trasladará al registro para presentar la iniciativa estatutaria. Un cuarto de hora después, será recibido en audiencia por el presidente del Congreso, a quien se la entregará en mano. Ayer, CiU propuso a Benach que fuera acompañado por los diputados de CiU, PSC, ERC e ICV- EUiA en el Legislativo, algo que el presidente del Parlamento catalán descartó argumentando que el protocolo del Congreso no permitía esa posibilidad. filas de UDC también se ha extendido a otros representantes sociales y económicos en Cataluña. De hecho, un alto directivo de La Caixa le preguntó espantado a un cargo de CiU cuando conoció por la prensa el tenor de la reforma: ¿Pero qué es esto? en alusión al flagrante intervencionismo que se arroga la Generalitat, tal y como informó ABC, en el núcleo duro de las Cajas que operan en Cataluña. Duran Lleida con el ministro y primer secretario del PSC, José Montilla te, según esas fuentes, por el gran peso de la figura de Duran, ha generado también críticas en el grupo democristiano hacia las formas de sus compañeros de viaje, de los que se esperaba menos festejos y más sobriedad en alusión a la celebración más que explícita de los éxitos de la negociación. La estrategia que seguirá este partido consiste, no obstante, en cerrar filas públicas con la reforma del Estatu- EFE to que hoy entra en el Congreso de la mano del presidente del Parlament Ernest Benach. De hecho, su portavoz en las Cortes censuró ayer que estén creciendo los miembros del Tribunal Constitucional y todo el mundo se siente autorizado para certificar si el Estatuto se adecúa o no a la Carta Magna. Pero el escepticismo con que se ha acogido la reforma estatutaria en las Los cachorros de Mas saborean el éxito de arrebatar el liderazgo soberanista a Carod M. J. CAÑIZARES BARCELONA. Durante años soportaron críticas a su falta de experiencia. A su arribismo político. A su ansia de poder. Pero el proceso de reforma del Estatuto catalán les ha dado la oportunidad que esperaban: la de consolidarse como el cerebro en la sombra de la gestión de Artur Mas al frente de Convergència i Unió (CiU) Calificados en su día como jóvenes talibanes o cachorros nacionalistas -apelativos de los que reniegan- -estos nuevos convergentes integran la guardia pretoriana de Mas. Comparten edad- -no superan los 40 años- -y un breve paso por la administración autonómica. En el crepús- culo del pujolismo y con Artur Mas encumbrado ya como consejero jefe de la Generalitat, ocuparon cargos estratégicos en direcciones y secretarías generales. De esta forma, se tejía una red de apoyo al delfín de Jordi Pujol, con vistas a las elecciones autonómicas de 2003. Oriol Pujol, hijo del ex presidente catalán, fue secretario de Industria en el gobierno catalán, mientras que Quico Homs- -representante de CiU en la ponencia parlamentaria encargada de redactar el Estatuto- -fue director general de Asuntos Interdepartamentales. David Madí fue secretario de Comunicación de la Generalitat, cargo que tuvo que abandonar debido a la denominada crisis de las encuestas. Una crisis, provocada por la supuesta alteración de sondeos oficiales, que puso de manifiesto las ansias de poder de esta nueva generación que, según las malas lenguas, conspiró para acelerar el relevo de Pujol y neutralizar al presidente de UDC, Josep Duran Lleida. Al equipo de Mas se le atribuye la estrategia de partido seguida en la reforma estatutaria, consistente en aplicar una dura oposición al proyecto de Pasqual Maragall, arrebatar a ERC la bandera del patriotismo y aflorar las contradicciones internas del PSC. Con todo ello, la federación ganó tiempo y aparentó ante su militancia una férrea postura en contra de proyecto que, según insistía Artur Mas, no cubría las expectativas de autogobierno de Cataluña. Finalmente, Mas tuvo la última palabra, forzó concesiones por parte de Maragall y arrebató a Carod- Rovira el liderazgo del soberanismo catalán. Todo ello, gracias a sus fieles colaboradores.