Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA MARCHA NEGRA DEBATE POLÍTICO MIÉRCOLES 5 10 2005 ABC MI PARTIDO ara los socialistas el problema que se plantea con el Estatuto no es que se rompa España, sino el partido. Esto sería lo grave. Pero ¿acaso hay peligro de que se cree una fractura en el caso de que se apruebe una propuesta de Estatuto inconstitucional? En este punto ZP puede dormir tranquilo. Cabría hablar, sin embargo, de un peligro real de ruptura del partido en el caso de que se corrigiera la redacción del Estatuto en términos no admisibles para el tripartito Éste dejaría de apoyar al gobierno de ZP, y el PSC se independizaría del PSOE. Ése es el límite que tiene la pomposa comisión presidida por CÉSAR ALONSO Rubalcaba. La funDE LOS RÍOS ción de ésta no es rebajar la inconstitucionalidad del Estatuto, sino poder presentar la cuadratura del círculo ante los militantes del PSOE. Es una comisión de relaciones públicas interna ante los militantes. Saben que se trata de una cuestión de presentación. De percepción. Para eso está en la comisión Alfonso Guerra. Para quitar mala conciencia. Han integrado a Alfonso Guerra no ya porque temieran que el presidente de la Fundación Pablo Iglesias iba a crear frentes por su cuenta y abrir brechas. Sus criterios quedarán subsumidos en las decisiones de la comisión. Servirá, en definitiva, para demostrar que la comisión representa a todos los sectores del partido. Incluidos los guerristas. Los supuestos españolistas. Quedan como versos aparentemente libres Bono, Ibarra y Paco Vázquez. Este último está ya amortizado. Es una voz en Finisterre. Bono aceptará con resignación cristiana la decisión de la mayoría. La aceptará con talante castrense. En realidad lo que espera Bono es que Zapatero se rompa la crisma electoral. ¿Y Rodríguez Ibarra? Rodríguez Ibarra es un leninista desde el punto de vista partidario. Para él España existe porque lo dice su partido. Hay que defender el concepto de nación española no porque haya razones históricas y porque una inmensa mayoría de ciudadanos lo piense así, sino porque lo dicen los Estatutos del partido. Mi partido, dice Ibarra con el énfasis del que toma al partido por patria y a la patria por creación del partido. Hay algo que se les puede escapar de las manos a ZP y a sus compañeros de dirección y a los intelectuales inorgánicos que les aconsejan desde los medios: los votos. Se les pueden escapar los votos. Se les puede ir el poder por las ranuras de las urnas electorales y ahora no habrá atentados que vengan en su auxilio. ¿De qué valdría mantener la integridad del partido si el PSOE pierde las elecciones por el maldito cambio de modelo estatal... P Zapatero y el pulpo. El presidente observa en Lugo cómo se cocina este tradicional plato gallego AFP El PSOE trata de evitar que Zapatero explique al Congreso la avalancha de inmigrantes Rajoy intenta tomar la iniciativa y prepara un viaje a Melilla b Acebes acusa al líder sociali- ta de ser el único presidente de un país democrático que no acude al Parlamento cuando se asaltan sus fronteras J. L. LORENTE MADRID. Los socialistas intentan evitar a toda costa que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acuda al Congreso a explicar la gestión del Ejecutivo ante la crisis fronteriza en Ceuta y Melilla, como quieren el PP, Izquierda Unida y el Grupo Mixto. Ayer, el PSOE logró, de momento, frenar la iniciativa en la Junta de Portavoces de la Cámara Baja. Pero se vio obligado a aceptar que dicho órgano vuelva a tratar el asunto en una reunión extraordinaria que se celebrará el próximo martes. El Partido Popular- -como anunció la semana pasada su presidente, Mariano Rajoy- -preten- día que la comparecencia de Zapatero tuvierse lugar esta misma semana. Así lo plantearon ayer los populares durante la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. Para ello es necesario la unanimidad de los grupos de la Cámara, algo que el PSOE no estaba dispuesto a consentir. El portavoz del Grupo Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, expresó su disconformidad con el argumento de que primero habría que escuchar al ministro del Interior, José Antonio Alonso, que ya ha pedido comparecer en comisión. La batalla, el próximo martes Por miedo a quedarse en minoría, los socialistas aceptaron que la comparencia de Zapatero vuelva a discutirse el próximo martes, en una reunión inicialmente no prevista de la Junta de Portavoces. Será entonces cuando se decida si el presidente del Gobierno acude la siguiente semana parlamentaria- -los días 18, 19 y 20- ya que la que viene no hay Pleno. Para ello, bastaría con la mayoría simple y a los votos de PP, IU y el Mixto podrían sumarse CiU, PNV y ERC, en función de las explicaciones que hasta entonces ofrezca el Ejecutivo. Así las cosas, la actitud de los socialista dio pie a los populares para arremeter contra el Gobierno. El secretario general del PP, Ángel Acebes, y el portavoz de ese partido en el Congreso, Eduardo Zaplana, salieron ayer en tromba a criticar al jefe del Ejecutivo. Según Acebes, Zapatero es el único presidente del Gobierno de un país democrático que no comparece en el Parlamento cuando son asaltadas sus fronteras exteriores y cuando hay muertos en territorio español debido, al parecer, a munición extranjera En opinión del número dos del PP, estos serían motivos más que suficientes para dar no sólo explicaciones a la ciudadanía, sino para abrir un amplio debate y com- Eduardo Zaplana Portavoz del Grupo Popular Zapatero no quiere comparecer, pese a que se había comprometido a hacer del Parlamento el centro de la vida política nacional Alfredo Pérez Rubalcaba Portavoz del Grupo Socialista José Antonio Alonso responderá hoy mismo a dos preguntas sobre el asunto y mañana volverá a comparecer ante la Comisión de Interior Josep Antoni Duran Lleida Portavoz de CiU en el Congreso La iniciativa del Grupo Popular puede prosperar si las explicaciones prometidas por el Gobierno no resultan suficientes