Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 10 2005 Opinión 5 MEDITACIONES MAREJADA H ONDO malestar que, en determinados niveles, raya en la indignación. Así se resume el cabreo que- -en líneas generales- -reina en las Fuerzas Armadas por el cariz del desafío del Estatuto catalán al Estado y, sobre todo, por la respuesta desabrida del ministro José Montilla a los comentarios- -que recogían la esencia de lo dicho un día antes por el Rey- -del Jefe del Estado Mayor de la Defensa. El hecho de que el titular de Industria aprovechara la ocasión para sembrar dudas sobre la lealtad constitucional exhibida por el Ejército en épocas pretéritas ha sido la gota que ha hecho rebosar el vaso de la paciencia militar. Asumen que es época de tragar sapos, pero no se los han de comer vivos o crudos. Ayer terció José Bono, muy en su papel de ministro de Defensa, pero la marejada es de intensidad variable con tendencia a fuerte marejada. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR LAS DESARMADAS FUERZAS ARMADAS ANATOMÍA DEL FASCISMO DE ROBERT O. PAXTON Península Barcelona, 2005 366 páginas 22 euros ¿Quiénes son fascistas? Desde la Marcha sobre Roma (28 de octubre de 1922) el adjetivo fascista ha sido (mal) utilizado para calificar a cualquiera que esté a la derecha de quien lo emplea. Claro que algunos también lo usan para (des) calificar a quienes se encuentran a su izquierda. El profesor Robert O. Paxton, que ha dedicado su vida al estudio de los totalitarismos, rehúye inicialmente la definición del fascismo para concentrarse en los hechos y formas de la que caracteriza como la más conscientemente visual de todas las formas políticas. Partiendo de la historia, el autor se fija en el nacimiento y desarrollo del fascismo en Italia y Alemania, para identificarlo finalmente como una forma de conductapolítica obsesionada por la presunta decadencia de la comunidad, que recurre al agravio histórico como argumento, descansa en los movimientos de masas, reprime las libertades democráticas y utiliza la violencia como herramienta política. Paxton estudia en su importante libro los fascismos europeos, las complicidades con las que se hicieron con el poder y las formas que revistió su dominio, al tiempo que analiza sus símbolos y manifestaciones colectivas. Un libro fundamental para entender la atracción que puede ejercer el fascismo en épocas de crisis. MANUEL RODRÍGUEZ RIVERO AS vueltas que da el mundo, con tanto eclipse. ¿Quién nos iba a decir hace diez años que la esperanza de la permanencia de España como nación y Constitución iba a tener el nombre de Alfonso Guerra? Si ZP pensara con respecto a España como Guerra, iban a faltar cantos en el sequerón cauce del Segura con los que darnos en los dientes. Guerra dijo que iban a dejar España que no la iba a conocer ni la madre que la parió. Se pasó. No tres pueblos, sino tres gobiernos. Pasaron los gobiernos felipistas del PSOE y España seguía siendo perfectamente reconocible. Pasaron dos gobiernos sucesivos del PP e igualmente era perfectamente identificada por su señora madre. Mas llegó ZP, y como El emigrante de Juanito Valderrama: Adiós, mi España querida Ahora, ahora es cuando a España no la conoce ni la madre que la parió. Habrá que decir como de Juan Belmonte ANTONIO cuando empezó de novillero a destaBURGOS car temerariamente: -Date prisa en ver a España, antes que ZP acabe con ella. Si hay un fuerte incremento en el número de turistas que nos visitan es por eso: vienen a ver España antes que la destruyan los separatistas con la complicidad de la mayoría del Congreso de los Diputados y del Gobierno que sustenta. Reino en manos de los republicanos separatistas y de su rehén monclovita donde se dan contradicciones que serían para hartarse de reír si no hubiera que comprar sábanas para llorar. España tiene las únicas Fuerzas Armadas desarmadas del mundo. Mi abuela con dos ruedas y un manillar no es mi abuela, sino una bicicleta; en cambio una compañía de Caballería y otra de Regulares sin armas, sólo con un casco y una porra, no son los títeres de cachiporra, sino las Fuerzas Armadas, si están desplegadas para ¿defender? nuestras fronteras allá por la tierra mora, allá por L tierra africana, un soldadito español de esta manera etcétera. Si tú tomas a la Policía Nacional y le quitas la pistola, la defensa, los grilletes y el póquet y le pones una camiseta a rayas verdes y blancas no es la Policía, es el equipo del Betis. Si tomas los buques de la Armada y les quitas los cañones, acabas de inventar la flota de Pescanova ganando barlovento. Y si coges al Ejército y le quitas las armas, y le dices que ni se les ocurra abrir fuego, que el fuego hay que dejarlo para los bosques de Guadalajara, y que se pongan un casco de motorista y tomen un vergajo de guardia de la porra, acabas de inventar los seguratas de Prosegur. Yo que presidente de Prosegur, iba que me las pelaba al juzgado de guardia, a denunciar a Bono por intrusismo profesional y competencia desleal. ¿Por qué en Ceuta hemos convertido al soldadito español, soldadito valiente, en segurata? La frontera marroquina de Ceuta está guardada igual que una caja de Zara: por un segurata. De Regulares con el fez colorado o de Caballería con las gloriosas lanzas de Taxdirt, pero, vamos, segurata de todas, todas. El Ejército es Prosegur con siglas del JEMAD o una ONG haciendo pozos en Afganistán, que ésa es otra, con la faltita que está haciendo abrir pozos en Murcia... No sé por qué en los ministerios, en las consejerías autonómicas, en los juzgados, hay seguratas privados y por qué en cambio en la frontera de Ceuta tienen que estar en este deshonroso plan las desarmadas Fuerzas Armadas. ¿Cómo se llama al glorioso servicio de armas cuando se hace con casco y bate? Béisbol, creo. Me preocupa, me preocupa esta España contradictoria que ya no conoce ni el ZP que la parió, porque habrá que cambiar medio cancionero patrio, y perdón por lo de patrio. De momento a mí me van a hacer trizas la letra de la Habanera de Cádiz La Habana ya no será Cádiz con más negritos. De negritos, a este paso, va a haber en Cádiz, a cuyo Obispado pertenece Ceuta, algo así como siete mil millones de veces más que en La Habana.