Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 10 2005 Sociedad 47 El Nobel de Medicina premia a los descubridores de la bacteria que causa las úlceras y la gastritis Marshall y Warren han permitido que se erradiquen con antibióticos b El premio reconoce la tenacidad de los científicos australianos que en los años 80 dieron un vuelco en el tratamiento de una de las enfermedades más comunes N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El descubrimiento de que la úlcera es una enfermedad infecciosa, producida por la bacteria Helicobacter pylori y erradicable con antibióticos, les valió ayer el Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2005 a los científicos australianos Barry J. Marshall y J. Robin Warren. Con este galardón, el Instituto Karolinska de Estocolmo reconoce un hallazgo que hace dos décadas tuvo la incomprensión de buena parte de la comunidad científica, pero permitió dar un vuelco al tratamiento de la inflamación del estómago (gastritis) y la úlcera gástrica y de duodeno. En los años 80 muy pocos científicos creían a Marshall y Warren cuando aseguraban que una bacteria era la responsable de la gran mayoría de las úlceras y gastritis, y no el estrés o las comidas picantes como se había asumido hasta entonces. Tan convencidos estaban de su teoría que hasta el propio Marshall llegó a inocularse la bacteria para desarrollar una gastritis y demostrar al mundo que estaban en lo cierto. Años más tarde, la pareja científica comprobó que hasta el 80 por ciento de los pacientes con úlcera podían curarse con antibióticos por completo, una vez erradicada la bacteria. Cómo ataca la bacteria Helicobacter pylori Esófago Estómago Bacteria helicobácter Píloro Zona ampliada Duodeno 1I nterior del estómago VacA Helicobacter Mucosa Pared del estómago Células H. pylori cuenta con dos proteínas, VacA y CagA, capaces de producir toxinas que destruyen la mucosa estomacal Marshall y Warren celebraron ayer con champán su premio AFP Más de la mitad de la población está infectada con la Helicobacter pylori La Helicobacter pylori no es ajena para el organismo humano. Más de la mitad de la población mundial transporta en su interior esta bacteria que se adquiere durante la infancia y es capaz de permanecer durante años en el interior del estómago. Sin embargo, la mayoría de los portadores viven hasta el final de sus días sin notar su existencia. Sólo el 2 por ciento desarrolla finalmente una úlcera, una paradoja que el año pasado explicaron científicos norteamericanos y japoneses. Su teoría es que el organismo posee un mecanismo de defensa, un antibiótico natural contra este microorganismo que evitaría la enfermedad en la mayoría de los portadores de la bacteria. 2- Las células se desprenden de la mucosa de la pared Para que esas proteínas puedan actuar, deben encontrar los receptores celulares adecuados en la mucosa gástrica 3 Pared desprotegida Un problema llamado a desaparecer Hoy se sabe con certeza que la Helicobacter pylori causa más del 90 de las úlceras duodenales, hasta el 80 de las gástricas y es responsable de algunos tipos de cáncer de estómago. Prácticamente, casi ninguna úlcera necesita tratamiento quirúrgico y los tumores gástricos han disminuido sensiblemente desde que la bacteria se combate. Las úlceras de estómago están llamadas a desaparecer en los países desarrollados y se han abierto numerosas investigaciones en áreas relacionadas con la inflamación crónica. Incluso se piensa que la bacteria podría desempeñar un papel en la aparición de arritmias cardiacas. Todo, gracias a uno de los descubrimientos más importantes de la Medicina de los últimos 50 años, como ha calificado la Royal Society. El jurado del Instituto Karolinska resaltó especialmente la tenacidad con la que Warren, de 68 años, y Marshall, de 54, cuestionaron dogmas científicos difíciles de derrumbar. Ambos celebraron ayer con champán y cerveza un premio que es simplemente increíble dijo emocionado Warren. Barry Marshall se limitó ayer a colgar un ¡Gracias a todos! en su página web. Ácidos Una vez destruida la mucosa, la pared del estómago queda expuesta a los ácidos gástricos UNA AYUDA A LOS PACIENTES JAVIER PÉREZ GISBERT Hospital de la Princesa. Madrid ÁNGEL LANAS Pte. de la Asociación de Gastroenterología D urante muchos años se ha considerado que la úlcera péptica era consecuencia de una excesiva secreción ácida gástrica. Sin embargo, la confirmación de que la infección estaba presente en la práctica totalidad de los pacientes con úlcera duodenal cambió radicalmente el enfoque de esta enfermedad hasta tal punto que hoy se acepta que sin Helicobacter pylori no hay úlcera, si exceptuamos aquellas producidas por los antiinflamatorios y la aspirina. En este sentido, un ingenioso símil ha sugerido que ante una gotera (la úlcera causada por Helicobacter pylori) la solución más apropiada consistiría en repararla- -eliminando la infección- -en lugar de empeñarnos en evitar que llueva, co- mo se hacía con el tratamiento antisecretor tradicional. El argumento más sólido a favor del papel causal de Helicobacter pylori en la úlcera gastroduodenal lo constituye la demostración de que la erradicación del microorganismo evita las recurrencias ulcerosas tan frecuentes y temidas por estos enfermos. Así, podemos lograr la curación definitiva de la enfermedad ulcerosa mediante la erradicación de Helicobacter pylori De este modo, el tratamiento de la úlcera péptica ha pasado de incluir una lista interminable de restriccio- nes dietéticas junto con un tratamiento de por vida, a administrar una combinación de antibióticos durante tan sólo 7- 10 días. Curar definitivamente la gastritis y la úlcera péptica constituye uno de los avances más importantes de la Gastroenterología de las últimas décadas. Por último, en un futuro cada vez más cercano y prometedor se encuentra el desarrollo de una vacuna frente a Helicobacter pylori, cuya obtención representará, muy probablemente, la solución definitiva a una de las infecciones bacterianas más frecuentes del mundo.