Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MARTES 4 10 2005 ABC RICARDO ALARCÓN Presidente de la Asamblea Nacional de Cuba ¿Qué gesto le debemos a la UE? Yo diría que es lo contrario Cuando se aproxima el 12 de octubre, el número tres cubano confía en que España mantenga las últimas medidas de la UE y advierte contra previsibles consecuencias TEXTO CARMEN MUÑOZ FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. Durante las dos horas que duró la entrevista, no soltó su habano ni dejó de mostrar documentos con la pretensión de dejar en evidencia a Estados Unidos. Ricardo Alarcón de Quesada considera absurdo decir que la revolución morirá con Fidel Castro y asegura que los viejos barbudos tienen recambio: la edad media de los 600 parlamentarios es de 45 años. Alarcón comenzó su carrera política a los catorce, antes de que estallara la revolución, como líder estudiantil. A sus 68 años ha sido embajador ante Naciones Unidas durante tres lustros, ministro de Exteriores y es miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista. Doctor en Filosofía y Letras, pertenece por parte de madre a una familia de origen aristocrático de Camagüey- -su físico y atuendo le delatan- aunque recalca que la aristocracia de la época de la independencia se distinguía por su radicalismo en lo social. Ricardo Alarcón acaba de asistir en Bilbao al I Foro Parlamentario Iberoamericano previo a la cumbre de Salamanca. ¿Cuándo cree que se darán las condiciones en Cuba para que se produzca la visita de los Reyes? -Cualquier visita depende de ambas partes. Del lado nuestro, estamos deseando que viajen al que creo que es el único país de Iberoamérica que no han visitado. Desearía que la parte española alcanzase la misma percepción que hace rato que tenemos nosotros. Deberían visitar un país en el que van a ser tremendamente bien recibidos. Les tienen una gran simpatía, no sólo en el plano oficial sino de la sociedad. ¿Confían en que el próximo día 12 el Gobierno español mantenga la decisión de no invitar a los disidentes a la recepción en la Embajada con motivo de la fiesta nacional? -Si se desea realmente rectificar y dejar atrás esa acción que, francamente, fue un poco como una niñería, las llamadas sanciones adoptadas por la Unión Europea, en gran medida a incitación de las autoridades españolas de entonces. Ahora estamos en una etapa en la que parece que hay el deseo de rectificación y hay que saludarla. Pero si vamos a reincidir en la vieja bobería, las consecuencias son previsibles, vamos a alargar una situación innecesaria y lamentable. ¿No temen que la Unión Europea, (UE) ante la falta de gestos por parte de Cuba, vuelva a invitar a los di- Alarcón, entrevistado ayer en la residencia del embajador cubano en Madrid sidentes a las recepciones en las embajadas, entre otras medidas? -No tememos absolutamente nada. No sé qué diablos quiere decir la falta de gestos. ¿Qué gesto le debemos a la UE? Más bien yo diría que es lo contrario. ¿Cuándo va a salir el primer comunicado de la Unión Europea en el que exprese preocupación por el tratamiento del que son víctimas en Estados Unidos cinco cubanos detenidos en cinco cárceles federales, a pesar de que una corte de apelaciones de Atlanta los declaró inocentes el 9 de agosto. ¿Por qué la UE no descubre que desde 1998 han estado presos en EE. UU. por luchar contra el terrorismo? Es calumnioso singularizar a Cuba con el tratamiento que reciban en prisión algunas personas como si fuese algo que mereciera la preocupación de los despreocupadísimos europeos que no se enteran todavía de los cinco presos en EE. UU. ¿Cómo justifica que un régimen que con la revolución quiso liberar a un pueblo de la tiranía tenga a personas presas sólo por sus ideas? -Sólo por sus ideas, no. No hay nadie preso por eso. Personas que acepten trabajar para un gobierno extranjero terminarían en prisión en cualquier país del mundo. Hay personas que tienen ideas contrarias a la revolución, las expresan y están libres. Un ejemplo es la revista Vitral, de Dagoberto González, católico y conservador. -El Movimiento Cristiano Liberación de Oswaldo Payá ha recogido más de 25.000 firmas a favor de la transición, más de las que le exigía la Constitución cubana. ¿Cuándo piensan responderles? -Ya le respondí a él, no a los medios. Yo dije que iba a acatar la Constitución y hacerla acatar. La Constitución de Cuba no la elabora ni el Gobierno de EE. UU. ni la propaganda norteamericana. Yo no voy a hacer algo que no está puesto en la Constitución. Pude haberla echado al cesto, porque había un montón de incumplimientos, en primer lugar no era un proyecto legislativo, no estaba redactado como tal. Pero la envié a una comisión, que emitió un dictamen, yo lo aprobé, se lo envié al señor Payá y yo sé que lo recibió. -Los países más avanzados, a excepción de EE. UU. están eliminando la pena de muerte. ¿Cómo justifica que se mantenga en Cuba? -Se mantiene como un último recurso en sentido defensivo. No se aplica con la liberalidad que se emplea en EE. UU. sobre todo en Texas. Ha funcionado como un elemento disuasorio. Cuba es la única nación que afronta un plan agresivo de una gran potencia que, en el fondo, busca anexionarse el país y para ello recurre a los peores métodos terroristas. Coincido con aquellos contrarios a esa pena por razones éticas y jurídicas, pero desgraciadamente es un tipo de sanción que sobre algunos elementos ejerce un papel disuasorio. ¿Qué medidas piensan adoptar después de que la Justicia estadounidense ha decidido no deportar al exiliado anticastrista Luis Posada Carriles por temor a que sea torturado en Cuba o Venezuela? -Lo que está pasando con Posada Carriles es muy grave porque EE. UU. está haciendo estallar una bomba en la base de los principales instrumentos jurídicos antiterroristas obligatorios para todos los gobiernos. Cuando se trata de acciones contra la aviación civil, de actos con bombas, la alternativa a no extraditarlo- -en este caso a Venezuela, el país que lo estaba juzgando cuando se escapó- -es juzgarlo ellos. El régimen cubano traslada a presos políticos al agravarse su estado de salud por la huelga de hambre ABC LA HABANA. Los disidentes cubanos presos Víctor Rolando Arroyo y Félix Navarro, en huelga de hambre, fueron trasladados de Guantánamo a otras provincias tras agravarse su estado de salud, anunciaron ayer fuentes de la oposición. Ambos fueron condenados en 2003 en los juicios contra 75 disidentes acusados de conspirar con EE. UU. atentar contra la independencia del Estado y socavar los principios de la revolución. Rolando Arroyo, condenado a 26 años, comenzó una huelga de hambre el pasado 10 de septiembre en protesta por su situación, mientras que Navarro, condenado a 25 años, se sumó al ayuno el día 13. Arroyo y Navarro estaban ingresados en la sala para presos del hospital provincial de Guantánamo (oriente de Cuba) y fueron trasladados ayer, el primero al hospital penitenciario de Holguín y el segundo al de Bayamo (Granma) según señaló a Efe el líder de la Comi- sión Cubana de Derechos Humanos, Elizardo Sánchez. Ambos se encuentran en mal estado de salud, han perdido mucho peso durante la huelga y presentan síntomas inquietantes afirmó Sánchez. José Daniel Ferrer, otro de los disidentes condenados en marzo de 2003, abandonó la pasada semana la huelga de hambre. Elizardo Sánchez denunció que se ha producido un visible aumento de la represión política en los últimos meses. A su juicio, la declaración emitida la semana pasada por la Unión Europea en la que pedía a Cuba la mejora inmediata de las condiciones de los presos políticos está justificada dada la situación de los disidentes en prisión y el estado de los que se mantienen en huelga de hambre.