Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 4 10 2005 ABC Nacional Ibarra encabeza la revuelta de presidentes socialistas contra la insolidaridad catalana El presidente de Extremadura dice que apelará al Tribunal Constitucional si prospera la reforma Constitución recoge que España es plural y diversa pero no plurinacional como pretende la propuesta del nuevo Estatuto de Cataluña S. N. MADRID. El PSOE ha lanzado abiertamente la ofensiva para escenificar ante la opinión pública catalana y ante Pasqual Maragall el mensaje de que su Estatuto deberá ser modificado sustancialmente en Madrid, tanto para evitar tensiones entre Comunidades, como para no abrir heridas incurables en el seno del propio socialismo español. Por un lado, el Gobierno- -con José Montilla, secretario de los socialistas catalanes, a la cabeza- -deja ver que el Estatuto no era el deseable y necesita ser pulido. Por otro, y de un modo mucho más sonoro y rotundo en formas y gestos, los barones del PSOE amplían sus quejas y ponen altavoz a sus declaraciones contrarias a la reforma catalana. En esta segunda pata de la pinza el presidente extremeño Rodríguez Ibarra se ha puesto, como otras veces, a la cabeza de una catarata de declaraciones contrarias al texto de la propuesta de nuevo Estatuto de Cataluña. Además, esta vez, no se limitó a las palabras, sino que anunció que el grupo parlamentario socialista presentará en la Asamblea autonómica una proposición no de ley para que declare ofensivo para los intereses y la dignidad de su comunidad el planteamiento que la propuesta hace sobre la solidaridad interterritorial. Tras reunir a la dirección del PSOE extremeño, del que es secretario general, defendió que la solidaridad no se ejerce de región a región, sino en virtud de lo que el Estado considere necesario hacer Si tal concepción se viera alterada, adelantó que Extremadura recurriría al amparo del Tribunal Constitucional para que restablezca el concepto y la aplicación de la solidaridad interterritorial En cuanto a la declaración de Cataluña como nación, advirtió de que nadie se puede saltar la redacción de la Constitución, que dice que España está integrada por nacionalidades y regiones Rodríguez Ibarra apeló incluso al documento de Santillana suscrito por los dirigentes del PSOE para avanzar en el desarrollo autonómico: Ése era el techo, no se puede pasar de ahí más que por deslealtad con este partido agregó. El presidente de la Junta extremeña recordó que ni el presidente del Gobierno ni el secretario general del partido, ni la dirección del mismo, se pueden b Chaves subraya que la El presidente del Gobierno, de visita en Santiago de Compostela, charla con Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana EFE LAS CRÍTICAS J. C. Rodríguez Ibarra Presidente de Extremadura Manuel Chaves Presidente de Andalucía Vicente Álvarez- Areces Presidente de Asturias Cándido Méndez Secretario general UGT Su concepto de solidaridad es ofensivo para los intereses y la dignidad de Extremadura La financiación no afecta únicamente a Cataluña, sino al conjunto de los españoles y de las comunidades La solidaridad sin ningún tipo de acotaciones es un elemento irrenunciable para Asturias El Congreso debe modificar lo que no preserve la unidad fiscal, la caja única de la SS y el sistema de relación laboral saltar las resoluciones congresuales: Y las resoluciones dicen que España está formada por nacionalidades y regiones y nadie se lo puede saltar Ibarra remachó que si el PSOE acepta el contenido del proyecto de Estatuto catalán, o yo me he equivocado o mi partido se equivoca de arriba a abajo, y mi partido eso no lo va aceptar, no va a aceptar que Cataluña sea una nación Tras Ibarra, y con similares discrepancias de fondo, Manuel Chaves, presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, insistió en la necesidad de adaptar el texto a la Constitución y a los intereses de los ciudadanos En declaraciones a la cadena Ser, agregó que en la Constitución no está recogido que España sea plurinacional, y sí plural y diversa dentro de la unidad de España Otros presidentes socialistas, como Vicente Álvarez- Areces, de Asturias, o José María Barreda, de Castilla- La Mancha, se sumaron al coro de la presión sobre Maragall. Una operación a la que se ha incorporado el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, preocupado por la caja única de la Seguridad Social.