Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 10 2005 Opinión 5 MEDITACIONES HACER AMIGOS (II) RAS el triunfo de los conservadores en Dresde- -lo que les lleva a ampliar su ventaja conseguida el 18- S- -los socialdemócratas alemanes están dispuestos a sacrificar la figura de Schröder en el proceso negociador abierto para formar la gran coalición La conservadora Merkel, cuyo fracaso se apresuró a celebrar Zapatero, gana enteros para convertirse en la primera mujer que llegue a la cancillería, acontecimiento que los encargados de encuadernar las aventuras diplomáticas del presidente del Gobierno esperan como agua de mayo: ya tienen preparadas las tapas del nuevo volumen de Cómo hacer amigos (aprovechando que hay elecciones en el extranjero) colección en la que ya figura el tomo correspondiente a Bush y cuyos ejemplares se abren con demoledores y precipitados festejos. De corazón. MARCO AURELIO T LEER Y PENSAR UN GOBIERNO MÁS DÉBIL CIEN AFORISMOS ILUSTRADOS DE EUGENIO D ORS Editorial Casariego Madrid, 2005 220 páginas E Categoría Es más que recomendable leer y pensar estos cien fogonazos de la inteligencia de Eugenio d Ors, seleccionados por su nieto, Carlos d Ors, la mayoría procedentes de su libro Gnómica Predominan los de carácter moral. En ellos cabe encontrar la esencia de lo más trascendente de la inmensa obra de su autor, acompañados por otros tantos dibujos debidos a su pluma y su talento. En ellos, la anécdota desaparece y queda la categoría. Son obra, a la vez, del ingenio y de la filosofía. Los aforismos son las golondrinas de la dialéctica Acaso aquí resida el d Ors más sublime y trascendente. Esta nueva publicación, por lo demás bellísima, debiera contribuir a la renovación del interés hacia unos de nuestros más grandes pensadores, para quien vivir es gestar un ángel para alumbrarlo en la eternidad Opera en su contra la inercia del falso progresismo y el materialismo rampante. Quienes identifiquen sus prejuicios con la modernidad y lo tachen de conservador o reaccionario, encontrarán respuesta: Nada hay tan moderno como lo que no debe cambiarse Como estas cien maravillas ilustradas. IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA L boquete tumultuario en la valla de Melilla añade un distintivo más de fragilidad a la andadura presente del gobierno de Rodríguez Zapatero. Afortunadamente la racha de detenciones de miembros de ETA no hace tan estridente toda la secuencia política reciente. Cuando Zapatero dijo que la democracia es imprevisible debía referirse concretamente a la política, hoy reino natural de los imprevistos, en forma de tsumanis mega- atentados, adulterios o corrupción antes no detectada. En un artículo publicado en el Herald Tribune Simon Serfaty sostiene que en los últimos años, los gobiernos fuertes en Europa se han hecho débiles y los débiles todavía se han debilitado más. Respecto a Rodríguez Zapatero, no es que haya podido formularse nunca que representaba y lideraba un gobierno fuerte: surgió como consecuencia imprevista del 11- M y se apuntala parlamentariamente en ERC y IU. No son VALENTÍ los condimentos propios de una situaPUIG ción política estable y sólida. Otra cosa es que un gran sector de la opinión pública española quisiera o necesitase creer que tenía un gobierno fuerte, a la altura de circunstancias tan azarosas, tan imprevistas, tan confusas. En sus inicios, salvaba la fragilidad del nuevo gobierno socialista lo que se llamó el talante de Zapatero: su voz, sus fórmulas expresivas, su lenguaje corporal anestesiaban los labios de la herida del 11- M entre otras cosas porque no mentaba casi nunca aquel episodio trágico mientras que su partido maniobraba profusamente para que Aznar y su gobierno fuesen los atrapados en el agujero negro del atentado de Atocha. Frente a los deberes de la voluntad, Zapatero conjuró algo que llamaríamos espontaneidad democrática. De forma gradual, las garantías de credibilidad se deterioran, hasta despegarse de repente: es una sensación de intemperie para los gobiernos y de incertidumbre para las sociedades. Parece ser que es lo que le está ocurriendo a Zapatero. Ahora todavía se le ve como conciliador, pero improvisado, como renovador aunque lastrado por los nacionalistas. Retrocede en las encuestas, como se constataba ayer en el barómetro de otoño de ABC, pero, ¿mantiene la aureola del talante? No cuaja la impresión de que pueda acabar con ETA, un 64 por ciento del electorado le ve hipotecado por los nacionalistas y una mayoría de la opinión pública está en contra de la reinserción de etarras. Tampoco es sostenible que el proyecto estatutario que sale de Barcelona para Madrid haya iluminado esperanzadamente el horizonte de la política. En el conjunto de España, la reacción ha sido más bien poco receptiva. El frente del nacionalismo catalán- -ahora liderado por el PSC- PSOE- -se suma en el tiempo presente al frente marroquí a la espera de la enésima eclosión del frente vasco. Frente a la tesis que propone gobiernos recortados en extensión pero fuertes en implantación, Rodríguez Zapatero está en la doctrina del gobierno extensible, intervencionista, hiperactivo, pero también frágil, débil, insuficiente. El actual Gobierno español pasa por ese momento en que las casas de seguros envían la factura. Ser receptivo a todo- -a visitantes tan heterogéneos como Mohamed VI, Imaz o Maragall- -pasa por una primera fase de anchura armonizante y mediadora hasta una segunda fase de inacción y retórica. Zapatero está bordeando esta segunda fase, echando las culpas a lo imprevisible que es la democracia. De hecho, es el acontecer de la realidad lo que se le hace imprevisible y fatigante. Gobernar consiste precisamente en domesticar lo imprevisible y en hacer que los gobernados confíen en que quien gobierna sabe rastrear el mundo de lo imprevisto con el radar de su instinto político y con el instrumental que la democracia pone en sus manos. Gobernar requiere de pasión, voluntad, de cierto rigor y de no poca buena suerte. Quizás todo se compusiera un poco con un ministro de ERC en el gobierno Zapatero. Que pongan a Tardá y dejémonos de corbatas. vpuig abc. es