Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 LUNES 3 10 2005 ABC Toros Algemesí (Valencia) FERIA DE OTOÑO Emilio de Justo sobresale con los cebadas FRANCISCO PICÓ. Lleno. Novillos de Cebada Gago, con mucha movilidad y mucho que torear; el cuarto premiado con la vuelta en el arrastre. Emilio de Justo, oreja y vuelta. Alejandro Portaña, silencio tras aviso y silencio. El rejoneador Genaro Tent, vuelta al ruedo. ¿Y ésta era la famosa corrida de Palha de San Isidro? Monumental de las Ventas. Domingo, 2 de octubre de 2005. Tres cuartos. Toros de Palha, serios pero en feísima escalera, mansos; destacó el 4 un sobrero de Salvador Domecq (2 bis) manejable a derechas; y uno de Carriquiri (5 descastado y lesionado en la lidia, Rafaelillo, de salmón oro. Estocada delantera y dos descabellos (palmas) En el cuarto, tres pinchazos y estocada delantera (silencio) Fernando Robleño, de rosa palo y oro. Pinchazo, estocada atravesada y cuatro descabellos (ovación) En el squinto, dos pinchazos y bajonazo en los sótanos (silencio) Paulita, de blanco y oro. Estocada pasada (palmitas) En el sexto, media baja, estocada y cinco descabellos (silencio) Úbeda (Jaén) Padilla y Carnicerito triunfan con los miuras MUNDOTORO. Toros de Miura, manejables los tres primeros y a menos el resto. El Fundi, oreja y ovación. Padilla, dos orejas y oreja. Carnicerito de Úbeda, dos orejas y ovación. Mojados (Valladolid) Todos a hombros ABC. Toros de Antonio Pérez. Canales Rivera, palmas y dos orejas. Javier Castaño, oreja y dos orejas. Leandro Marcos, oreja en ambos. Zafra (Badajoz) Exitoso cierre de feria ABC. Toros de Los Espartales. Joao Moura, oreja y oreja. Pablo Hermoso de Mendoza, cuatro orejas y rabo. Moura hijo, cuatro orejas. ZABALA DE LA SERNA MADRID. Pues anda que no hubo revuelo cuando dejaron fuera de San Isidro la corrida de Palha. ¿Sería otra corrida con forma de corrida o ya era la escalera recompuesta con los restos de temporada, como las segundas rebajas de El Corte Inglés, que saltó ayer al ruedo? Cada toro, de su padre y de su madre. ¿Esto es una corrida bien presentada para Madrid o una limpieza de cercados? ¿Y el sobrero caballo de seis años de Salvador Domecq? Seis tacos, sí. No pasa nada y nada estropea un gran año palabras entrecomilladas del abogado José María García Luján, director general adjunto de Taurovent, quien escribe en el panfleto informativo (sic) destinado a los abonados pero que nunca llega a casa de los abonados. Sólo un lunar, dice García Luján: los ataques indiscriminados del PSOE al concurso de la plaza haciendo el caldo gordo a intereses particulares con acento francés... Y Simón Casas ayer invitado en el burladero de la empresa por otro que, se supone, no era el ilustre letrado. Escenas propias Desproporción de escalas entre el inmenso sobrero de seis años y Robleño de esta barco sin rumbo ni capitán. Cuando devolvieron a Bastonito II un destartalado friqui del mítico Bastonito -las osadías se pagan- apareció el mencionado sobrero de Domecq con altura de percherón. Las leyes físicas indicaban que es imposible que un hombre de la escala de Fernando Robleño pueda torear con su longitud de brazo una mole que al vaciar el viaje aún no ha terminado de pasar. Menos mal que obedecía noble por el pitón derecho. Por ahí Robleño lo logró en las dos series en que le ganó la acción; las otras en que no atacó, con el gigante en constante gazapeo, perdió comba. No tuvo casi opción a izquierdas y la encontró, de milagro y sin escalera, a la hora de matar. Ninguna oportunidad le dio el desmadrado remiendo de Carriquiri, que se lesionó en el peto y se descastó en el campo. Cero enorme también para el basto BOTÁN bruto de Palha que abrió plaza, un manso que a topetazos apenas permitió que le picaran ni en la querencia. Rafaelillo resolvió valeroso en las cercanías. Las hechuras del cuarto no fallaron y ya en el capote se desplazó tras los vuelos de unas verónicas bien trazadas y mejor rematadas. Pero Rafaelillo no midió el castigo y tampoco midió terrenos (en los medios el viento molestó demasiado) Así que la cosa se fue tal cual vino y con las orejas. La armonía del tercero, más ofensivo por delante que el anterior, también distaba de la fealdad de sus hermanos, y medio sirvió, sin clase ni ritmo, por el izquierdo. Paulita, después de infame lidia con sones de capea, esbozó algunos naturales en un conjunto de irregular templanza. Tampoco se le aprecieron mayores ambiciones con el aparatoso (642 kilos) blando y manejable sexto, convenientemente mazado en varas. FERIA DE ARNEDO SAVALLI, ZAPATO DE ORO 16 votos le han dado a Medhi Savalli el triunfo en el prestigioso Trofeo Zapato de Oro. El novillero de Arles se convierte así en el segundo torero de Francia que consigue el certamen, siguiendo a Richard Millian, que lo ganó en 1979. Fuente Ymbro se ha llevado el premio Ciudad de Arnedo a la mejor novillada. Cebada Gago ha obtenido el premio al mejor novillo con Cantarito El colorado tercero, todo un galán, prendió por el muslo izquierdo a Pérez Mota al rematar con un pectoral la ronda diestra inaugural. Prosiguió con la misma mano, pero no pudo alcanzar la brillantez con un rival que se defendía por sus justas fuerzas. Peor aún a izquierdas, tirando gañafones cual D Artagnan. Valiente y entregado con el sexto, obtuvo estimables muletazos en las cercanías. (Saludos y ovación de despedida) Salió el toro del coñac ROSARIO PÉREZ ARNEDO (LA RIOJA) Salió el toro del coñac, expresión empleada antaño por las cuadrillas para referirse al toro de armas tomar, por su trapío, seriedad y exigencias. Y la novillada de Guadaira lidiada en el cierre de feria fue una auténtica tía, con ejemplares imponentes- -varios pura réplica del creado por Manuel Prieto- aptos para Madrid. La aparición del segundo, el mejor de la tarde, provocó una ovación. Sergio Serrano hizo con éste lo más sobresaliente. Estructuró una inteligente faena, pese a alguna intermitencia. Prologó con unos doblones, coronados con un estupendo pase de pecho. Midió tiempos y distancias para desgranar templadas series por el derecho, un pitón de categoría, y pasó al zurdo, perdiéndole pasos. Las dos últimas tandas, con el cuerpo más abandonado, tu- vieron su aquél. No rubricó con el acero y se disipó un posible galardón. Abrevió con el más incierto quinto, en cuanto comprobó su catadura. (Saludos y silencio) Templó Sergio Marín en un par de verónicas y media al primero, con el que sobrevoló la tragedia en un quite de Serrano. Dejó unas apretadas chicuelinas y se echó el capote a la espalda; el novillo lo arrolló y le colocó el pitón en el cuello durante angustiosos segundos. Había que dejarle la muleta puesta, y así lo hizo Marín en alguna serie a derechas de calidad. Por el izquierdo lo buscaba y embestía con feo estilo, por lo que desistió. Se anotó dos pases de pecho con limpieza en el epílogo, pero anduvo muy desacertado con la espada, al igual que en el cuarto- -con bastante que torear- con el que no se confió. (Silencio y silencio)