Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 10 2005 53 Cultura y espectáculos El 2006 se cumple el 250 aniversario del nacimiento de Mozart. Con dicho motivo, Austria y, en especial, Viena y Salzburgo han preparado numerosos actos- -conciertos, exposiciones- que tendrán su eco en numerosas ciudades de todo el mundo El genio de Mozart a 250 TEXTO: ANTONIO SÁNCHEZ SOLIS CORRESPONSAL VIENA. No todos los días se celebra el 250 aniversario de un hijo predilecto, sobre todo si ese hijo es uno de los mayores genios musicales de la historia. Por eso Austria está preparando muy cuidadosamente los actos de conmemoración del nacimiento, el 27 de enero de 1756 en la ciudad de Salzburgo, de Wolfgang Amadeus Mozart. Hoy mismo, cuando todavía quedan unos meses para que comiencen las celebraciones, el museo Albertina de Viena concretará un poco más cómo serán algunos de los actos. De momento, ya ha anunciado que la prestigiosa arquitecta de origen iraní Zaha Hadid será la diseñadora de la exposición que el museo vienés dedicará al autor de Don Giovanni El museo ya ha destacado que la exhibición utilizará la figura de Mozart como excusa para ofrecer una imagen de la turbulenta época que le tocó vivir: los años finales del sistema feudal y el nacimiento de la modernidad y la ilustración. La exposición se organizará en diferentes habitaciones que mostrarán, con las últimas tecnologías expositivas interactivas, las diferentes estaciones o aspectos de la vida de Mozart y su época. Los acontecimientos históricos, los nuevos descubrimientos científicos y los nacientes movimientos sociales de finales del siglo XVIII serán analizados a través de la exhibición de objetos, inventos y utensilios de aquella época, en una muestra multidisciplinar en la que Hadid, ganadora del premio Pritzker de arquitectura, presenta a Mozart no sólo como niño prodigio de la música, sino como viajero infatigable y curioso y activo miembro de la masonería, en cuyos ideales de tolerancia y fraternidad Mozart encontró respuesta a sus propias ansias de libertad e independencia. Como muestra, el visitante que acuda al Albertina entre el 15 de marzo y el 27 de agosto será recibido con una reproducción del globo de Montgolfier, el primer vehículo que permitió al hombre volar y sobre el que Mozart mostró un gran interés y que incluso incluyó en uno de los actos de su obra La Flauta Mágica La exhibición también dedicará una especial atención a los viajes de Mozart, que pasó casi un tercio de su vida en la carretera. Sus visitas a Londres, París, Venecia, Roma, Milán y Munich, así como su vida en Viena, son presentadas como capítulos que marcaron su vida y su obra. Especialmente la capital austriaca, en su condición como centro de los dominios de los Habsburgo, es presentada como un escenario vivo donde entraron en conflicto el decadente lujo del rococó más tar- Da Ponte le recuerda La genialidad de Mozart está más allá de cualquier debate, pero cabría preguntarse qué porcentaje del mérito de su éxito se debe a Lorenzo da Ponte. Las bodas de Fígaro Don Giovanni y Così fan tutte son los tres libretos que Da Ponte escribió para Mozart en uno de los más fructíferos ejemplos de colaboración musical de la historia. Para muchos, esas tres obras son las mejores de Mozart y están por encima de trabajos realizados cuando cesó la colaboración con Da Ponte. No es de extrañar entonces que sea precisamente el Da Ponte Institute el encargado de producir la exposición en colaboración con la sala Albertina. Esta institución fue fundada en 2000 y se dedica al estudio de libretos en italiano de los siglos XVII y XVIII, así como del repertorio operístico en la época y los dominios de los Habsburgo. Nacido como Emanuele Conegliano, este veneciano llegó a Viena en 1781 y logró hacerse un hueco en la capital de la lírica en el momento de más esplendor de este arte. Da ponte trabajó en la capital imperial con los grandes astros de la época: Salieri, Martín y Soler y Mozart. Con éste último, estrecho fuertes lazos y juntos desarrollaron un fructífero método de colaboración. Da Ponte fue también íntimo amigo de Casanova y se dice que la influencia de esta amistad se dejó ver en la ópera Don Giovanni En 1791, el año de la muerte de Mozart, Da Ponte dejó Viena para trasladarse a Londres y luego a Nueva York donde murió en 1838. apartamentos imperiales del Albertina, una muestra única del diseño clasicista, decorados con una majestuosidad opulenta, sirven para presentar a un Mozart aficionado a las cartas y al billar, un hombre que vivió una doble vida entre el ambiente cortesano y la naciente clase media. Un niño prodigio- -escribió su primera composición con cinco años- -que desarrolló de adulto una casi obsesiva necesidad de libertad y un desfasado placer por los riesgos. En definitiva, la exposición trata de mostrar el vínculo entre la época de Mozart y nuestros días y cómo aquellos tiempos de ambivalencia y cambio influyeron en la obra del genial compositor. El cuadro Mozart padre con sus hijos de Louis Carrogis de Carmontelle, forma parte de la exposición que se abrirá en el Albertina a partir del 15 de marzo de 2006 dío con los nuevos conflictos sociales y donde el catolicismo chocó contra las nuevas corrientes del pensamiento ilustrado, todo apenas una década antes de que esos conflictos se materializaran en la Revolución Francesa. El Albertina dedica una etapa de la exposición al Mozart masón y al importante papel que la logia de Viena jugó en la vida cultural y espiritual de la ciudad. Todo, en relación con otro gran masón de la época, el duque Alberto de Sachsen- Teschen, cuya colección de arte fue el núcleo original del museo Albertina. Fue precisamente el 4 de julio de 1776, día de la declaración de independencia de Estados Unidos, cuando el duque recibió la primera partida de 1.000 obras de arte de su colección. El propio recinto donde se celebrará la muestra servirá para ofrecer una clara imagen de lo que fue el estilo de vida feudal de finales del siglo XVIII. Los El Albertina dedica una etapa de la exposición al Mozart masón y al importante papel que la logia de Viena jugó en la vida cultural y espiritual de la ciudad