Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 10 2005 Sociedad 51 Medio Ambiente Nuevas observaciones científicas demuestran que la capa de hielo en el océano glacial Ártico retrocede de forma acelerada junto a un aumento apreciable de las temperaturas en la región. A este ritmo el Ártico podía derretirse por completo durante el periodo estival antes de que termine el siglo XXI, hacia el año 2080 El Ártico se derrite TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ WASHINGTON. Si las cosas no cambian, la capa de hielo del océano glacial Ártico- -el más pequeño de todos pero que rodea al Polo Norte abarcando Europa, Asia y América- -puede desaparecer en cuestión de décadas. Esta es la conclusión de un estudio divulgado esta semana en EE. UU. por la NASA e investigadores del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve, a partir de observaciones realizadas con ayuda de múltiples satélites. De acuerdo a estas informaciones, por cuarto año consecutivo se ha registrado una apabullante reducción de la capa ártica de hielo al final del verano, lo que pone en peligro tanto a especies animales como el oso polar como el hábitat de los nativos inuit. Este peritaje ha medido la menor superficie de hielo nunca vista desde el inicio de estas investigaciones: 5,35 millones de kilómetros cuadros a la altura del 19 de septiembre. Cifra que representa un 20 por ciento menos de la media de septiembre que se ha venido calculando desde 1979, año en el que se empezó sistemáticamente a utilizar satélites para estudiar el Ártico. Retroceso equivalente a dos veces la superficie de Texas. Retroceso acelerado La capa de hielo retrocede a pasos agigantados desde 1979, según las últimas mediciones del Centro Nacional de Datos sobre Hielo de Estados Unidos OCEANO PACÍFICO Alaska Rusia Extensión de la capa de hielo durante el verano En millones de Km 2 12 10 8 6 Canadá CÍRCULO ÁRTICO Borde del hielo en verano. Media 19792000 Polo Norte Siberia 4 2 Borde del hielo en verano. 2005 Groenlandia OCEANO ÁRTICO 0 1900 1920 1940 1960 1980 2005 Infografía ABC Este año, nuevo récord Las estimaciones de los científicos de Estados Unidos son que este año se va a superar la plusmarca de menos hielo ya registrada en el 2002. A ese ritmo, no faltan previsiones que apuntan a que el océano Ártico pueda llegar a derretirse por completo durante el periodo estival antes de que termine el siglo XXI, hacia el año 2080. Comparaciones históricas también han llegado a la conclusión de que el actual ritmo de retroceso supera significativamente otros periodos de bajo hielo observados con ayuda de barcos y aviones durante las décadas de los años treinta y cuarenta. Desde 1979 al 2001, la tasa de retroceso de hielo en el Ártico durante septiembre se ha situado en torno al 6,5 por ciento por década. Tendencia que se habría acelerado en el 2002, con un 7,3 por ciento de retroceso y cálculos de un 8 por ciento en la actualidad. A juicio del científico Walt Meier, del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve, estas cifras sin precedentes en cuatro años consecutivos indican una tendencia a la baja y no una anomalía a corto plazo Normalmente, las bajas temperaturas invernales permiten que el hielo del Ártico se recupere antes de desha- cerse en verano. Pero con la excepción de mayo del 2005, todos los meses desde diciembre del 2004 se han venido saldando con recuperaciones mínimas de hielo, algo que tampoco tiene precedentes. Desde hace tres años, observaciones con satélites han comprobado también un inicio anticipado del deshielo de primavera en las zonas norte de Alaska y Siberia. Un adelanto de hasta 17 días con respecto a lo habitual. Al mismo tiempo, en comparación con los últimos cincuenta años, las temperaturas medias del aire en la zona ártica entre enero y agosto del 2005 se han visto incrementadas tres grados centígrados. Para llegar a todas estas conclusiones (http: www. nsidc. org) se han utilizado imágenes facilitadas por satélites de la NASA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y el Departamento de Defensa, además de datos adicionales facili- ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO MIRAR EL ECLIPSE BAJO LOS ÁRBOLES la sombra de cualquier árbol, mejor si es de hoja caduca y todavía no han caído sus hojas, se podrá observar hoy sobre el suelo el eclipse. Cuando se filtran los rayos del sol en un día cualquiera a través del follaje, lo que se ve sobre la tierra, el césped, o la acera donde esté creciendo ese árbol, son unas manchas luminosas ovaladas que se mueven con el movimiento de las hojas. A Pues bien, en estos puntos luminosos podremos seguir hoy, en cada uno de ellos, el eclipse y todas sus fases. Es decir, si miramos hoy al suelo bajo un árbol a la hora en la que se esté produciendo el eclipse, observaremos que las manchas luminosas se van escotando todas por el mismo lado, exactamente igual que el Sol por culpa de la Luna, y así veremos el eclipse sin peligro mirando al suelo y lo seguiremos, además, multiplicado por cien o por mil soles, según el tamaño de la sombra del árbol. Sería una pena que pasara el eclipse sin que nadie se detuviera a mirar este efecto que producen, tan de vez en cuando, el Sol, la Luna, y las hojas de los árboles. tados por Canadá. Para explicar esta inquietante situación se avanza la hipótesis de que el océano Ártico se encuentra atrapado en una especie de círculo vicioso causado por el calentamiento global. Conforme se derrite la capa de hielo existe menos superficie para reflejar la radiación solar hacia el espacio. Lo que a su vez afectó a las temperaturas y al hielo. Durante los años noventa, se responsabilizó a un patrón cíclico de circulación atmosférica- -conocido como oscilación ártica- -de la dispersión de hielo en la región. Pero en años recientes, la citada oscilación se ha debilitado mientras que el deshielo se ha acelerado. Pasaje del Noroeste El legendario Pasaje del Noroeste, escenario de heroicas expediciones donde perdieron la vida muchos aventureros en su lucha contra el hielo y el frío ártico, se ha presentado totalmente abierto durante este verano salvo unos cien kilómetros con bloques de hielo dispersos. Concretamente al norte de la costa de Siberia, este trayecto mítico entre el Atlántico (Europa) y el Pacifico (Asia) a través del Ártico se ha mantenido libre de hielo entre el 15 de agosto y el 28 de septiembre de este año. Observación que seguramente hará revolverse en su tumba al explorador noruego Roald Amundsen que hace justo un siglo consiguió realizar la primera travesía completa después de una larga historia de tentativas infructuosas y peripecias trágicas.