Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 10 2005 47 Sociedad El Papa denuncia el destierro de Dios de la vida pública en la apertura del Sínodo Admitir su culto sólo en la esfera privada no es tolerancia sino hipocresía b La Conferencia Episcopal Española ha enviado al Sínodo a su presidente, Ricardo Blázquez, y a los obispos de Madrid, Rouco Varela, y de León, Julián López JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Con claridad meridiana y palabras fuertes, Benedicto XVI denunció ayer los intentos de desterrar a Dios de la vida pública y advirtió que admitir su culto sólo en el ámbito privado no es tolerancia sino hipocresía Saliendo al paso de un nuevo tipo de totalitarismo con rostro humano, el Papa advirtió que allí donde el hombre quiere convertirse en único jefe del mundo, no puede existir la justicia. Domina sólo el arbitrio del poder y de los intereses Abrumado por la responsabilidad, Benedicto XVI llegó con visibles ojeras a la solemne misa de apertura del Sínodo de Obispos, que reúne durante tres semanas 350 padres sinodales expertos y auditores procedentes de 118 países, elegidos en su mayoría por las respectivas conferencias episcopales. La de España ha enviado a su presidente, Ricardo Blázquez, junto con los obispos de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y de León, Julián López Martín. Ayer concelebraron con el Papa los 55 cardenales y 213 obispos, mientras que los miembros laicos y las religiosas participantes asistían a la ceremonia desde las primeras filas. Agotadas en toda España las gafas especiales para contemplar el eclipse sin riesgos Las sociedades que destierran a Dios autodestruyen su propia humanidad y se convierten en un erial Hubo un recuerdo emocionado a Juan Pablo II, el Papa que convocó la asamblea sinodal que se celebra balíes, tal como describe el salmo En otras palabras, las sociedades que destierran a Dios autodestruyen su propia humanidad y se convierten en un erial donde prevalece la fuerza bruta. Advertencia a Occidente Al mismo tiempo, aplicando la parábola de los viñadores infieles también al interior de la Iglesia, el Santo Padre advirtió que la amenaza del juicio divino nos concierne también a nosotros, la Iglesia en Europa, a la misma Europa y a Occidente en general Al tratarse de un Sínodo en que participan obispos de todo el mundo, la advertencia a Europa y a Occidente- -una expresión que en el Vaticano incluye Estados Unidos y Canadá, pero no Iberoamérica- resultaba llamativamente fuerte, pues individualizaba como problemáticos a Europa y los países ricos de América del Norte. Por si todavía hubiera dudas, el Papa añadió a renglón seguido que el Señor grita en nuestras orejas las palabras que dirigió en el Apocalipsis a la Iglesia de Éfeso, que había perdido el fervor de su caridad inicial: Si no te arrepientes y vuelves a las obras de antes, iré a donde estás tú y retiraré tu candelabro También a nosotros se nos puede quitar la luz, y haremos bien si dejamos resonar esta amenaza con toda su seriedad en nuestra alma Los padres sinodales y los fieles que abarrotaban la basílica seguían la homilía en silencio, pendientes de cada palabra de un Papa que ayer no daba respiro y centró el tema del Sínodo recordando que en el misterio de la Eucaristía, el Señor nos da el pan de la vida y el vino de su amor, y nos invita a la fiesta del amor eterno. Nosotros la celebramos conscientes de que el precio fue la muerte del El Papa a su llegada ayer a la basílica de San Pedro para dar apertura al Sínodo Hijo de Dios, el sacrificio de su vida, que en la Eucaristía se hace presente Hubo también, un recuerdo emocionado a Juan Pablo II, el Papa que convocó esta asamblea sinodal y el Año de la Eucaristía, que ahora concluye. Fiel a su estilo de ir directo al grano, POOL Joseph Ratzinger invitó a los 350 participantes a rezar para que en este Sínodo que estamos iniciando no sólo digamos bellas palabras sobre la Eucaristía sino que, sobre todo, vivamos de su fuerza confiados en que Dios no falla, y al final vence siempre. Vence su amor El desafío La tensión inicial en el rostro del Papa se fue desvaneciendo a medida que entraba en su terreno favorito: una homilía breve y rectilínea, destinada a centrar en la Eucaristía los trabajos del Sínodo, pero también a resonar más allá de los muros de la basílica de San Pedro por su vigoroso desafío a los poderes políticos, culturales y económicos que intentan desterrar a Dios de la vida pública El Papa les dirigió la parábola evangélica de los encargados de cultivar una viña que, para apropiarse injustamente de ella, llegan a matar al hijo del propietario. Como son fuertes, pueden, ciertamente, expulsar al Hijo fuera de la viña y matarlo, para disfrutar egoístamente los frutos de la tierra. Pero la viña se transforma enseguida en un terreno inculto que pisotean los ja- La Stasi consideraba a Ratzinger un peligro para la RDA R. VILLAPADIERNA BERLÍN. La República Popular Alemana consideraba al obispo, y luego cardenal, Josef Ratzinger un peligro para el socialismo y la seguridad del estado y lo espió desde 1974 hasta el derrumbe del régimen germano- oriental en 1989. El Bild am Sonntag publica documentos de la temida policía políti- ca que muestran que la Stasi intentó en vano desacreditar al conocido teólogo con informes sobre su reclutamiento con 16 años en las Juventudes Hitlerianas, pero no habría hallado nada comprometedor. Espías siguen pormenorizadamente los movimientos y alocuciones del futuro Papa, tanto en las dos Alemanias como a partir de 1981 en el Vaticano, y un informador con el nombre en clave de Birke alerta a la jefatura sobre la creciente importancia de Ratzinger en el Vaticano y su decidido anticomunismo. Un portavoz del archivo reconoce que la Stasi parece haber recolectado información durante 15 años con la ayuda de ocho espías.