Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 LUNES 3 10 2005 ABC Internacional Viena mantiene hasta el final el suspense y provoca una crisis en la Unión y en Turquía Las elecciones regionales austriacas, nuevo revés para el Partido Popular del canciller Schüssel b El ministro francés de Asuntos Exteriores recordó que Chirac ha prometido un referéndum en Francia sobre la aceptación o no de Turquía en la Unión Europea ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL LUXEMBURGO. Anoche nadie estaba de buen humor en Luxemburgo, donde las reticencias de Austria han obligado a pasar el domingo reunidos de mala gana a 25 ministros de Asuntos Exteriores de la UE y a una marabunta de periodistas- -muchísimos venidos desde Turquía- esperando que se desbloquease el inicio de las negociaciones con Ankara, previsto para hoy. Los ministros prolongaron la cena hasta bien entrada la noche y han hecho que el suspense se mantenga al menos hasta hoy. Nada parecía ayer más incierto que la dirección que van a tomar los acontecimientos en una cuestión tan trascendente para el destino de la Unión Europea. Se esperaba que el resultado de las elecciones regionales liberaría al Ejecutivo austriaco de las presiones de la opinión pública, pero dado que los resultados fueron poco favorables para el canciller, Wolfgang Schüssel, de quien ayer, al comienzo de esta reunión extraordinaria, se comentaba que no parece que en estas horas el Gobierno austriaco tenga ganas de preocuparse por los problemas europeos antes que por los internos Los nacionalistas turcos dicen no a la UE ANKARA. Unas 60.000 personas participaron ayer en la manifestación del Movimiento Nacionalista de Turquía (ultranacionalista y contrario a la entrada en la UE) en el centro de Ankara, contra las exigencias planteadas por Austria para el comienzo de las negociaciones de adhesión con la UE. Viena plantea que se quite del acuerdo marco el objetivo de plena adhesión y que se sustituya por una fórmula abierta a cualquier otra posibilidad que no sea la plena adhesión. En la imagen, una niña vestida con los colores del MNT traza con sus manos durante la manifestación el signo que identifica al partido entre los ciudadanos. EPA Tensión con Londres Nada más llegar, Ursula Plassnik, la ministra austriaca, tuvo una reunión en Luxemburgo con su colega británico y presidente de consejo, Jack Straw, que duró casi una hora y según fuentes diplomáticas fue bastante tensa Straw diría después que si no se llega a un acuerdo será un gran fracaso para Europa El ministro holandés, Bernard Bot, era de los más pesimistas sobre las posibilidades de llegar pronto a una solución y dijo abiertamente que no esperaba que hubiera novedades hasta hoy mismo. En contraste, Alberto Navarro, el secretario de Estado Español (el ministro, Miguel Ángel Moratinos, no asiste a este Consejo) estaba a su llegada convencido de que Austria dará por fin su conformidad para que se inicien hoy las negociaciones, a cambio de ciertos retoques en la redacción del marco político. El problema sería hacer esos cambios sin que ello provoque por otro lado la ira del Gobierno turco, que se ha cansado de advertir de que no aceptará ningún cambio ni condición añadi- da. Las manifestaciones de ayer por la tarde en Ankara, en contra de la Unión Europea, sirvieron para añadir dramatismo a una situación a la que nadie hubiera querido llegar. El ministro francés, Fillippe DousteBlazy, tiene una peculiar forma de ver las cosas, al asegurar que es un error decir que el inicio de las negociaciones significa que Turquía ingresará automáticamente en la UE porque sabe que las condiciones son prácticamente imposibles de cumplir. Eso no le impide aceptar que hoy empiece el proceso, sabiendo que el presidente Jacques Chirac ha prometido a los franceses que podrán pronunciarse en referéndum y vetar la entrada de Turquía en la Unión si así lo desean. Puntos de vista Visto así, lo que pide Austria, exigiendo que se diga claramente desde ahora que es mejor prepararse para una asociación privilegiada y poner en el congelador lo de la adhesión completa, no parece tan duro. Los demás países le dicen que por encima de todo hay un compromiso político que la UE debe respetar, so pena de perder su credibilidad internacional, y que las negocia- Los demás miembros estiman que la UE debe respetar el compromiso político y abrir hoy las negociaciones ciones deben empezar en la fecha en que se acordó. Lo único que anoche parecía capaz de cambiar las cosas era el expediente de Croacia. Durante la mañana de hoy está previsto que se aborde antes que el caso turco, el de Croacia, país que tiene todos sus deberes hechos y sobre el que no queda nada más que poner una fecha para el inicio de las negociaciones, salvo la espinosa cuestión de su colaboración en el tribunal de la ONU contra los crímenes de guerra. Si hoy por la mañana la imprevisible fiscal Carla del Ponte dice que considera aceptable el grado de colaboración por parte de las autoridades croatas, la cuestión quería desbloqueada y a su vez ello desbloquearía la de Turquía. O tal vez no. Grecia espera el desenlace con prudencia y optimismo BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL Poco tiene que perder Grecia ante la apertura de las negociaciones. Si todo va bien, aún pasarán bastantes años para la entrada, y sin embargo, los riesgos de conflicto se reducen y la cuestión de Chipre no podrá seguir estancada. Atenas y Nicosia se benefician de que el reconocimiento de Chipre y la retirada de las fuerzas turcas de la parte norte de la isla se hayan convertido en exigencia de toda la Unión. Turquía, por tanto, debe reconocer a la República de Chipre, desbloquear la cuestión de los puertos y aeropuertos y retirar sus militares, unas medidas que molestan a mucha gente en Ankara, empezando por los militares. Turquía ha firmado el protocolo de adhesión, pero no ha modificado su posición de no reconocer a Chipre. Sería un error si Turquía perdiera esta oportunidad única según el Ministro de Asuntos Exteriores griego, Petros Moliviatis. Así, si Turquía entra en la vía europea, podría suprimir las provocaciones aéreas en el Egeo, lo que alejaría la posibilidad de conflicto con Grecia.