Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 10 2005 Los domingos 61 AUTONOMÍAS CONCÉNTRICAS El estatutet del Valle de Arán Los partidos catalanes han reflejado en la reforma de su Estatuto derechos históricos y competencias. Sin embargo, no han atendido a reclamaciones idénticas dentro de sus mismos co nfines. Sin ir más lejos, el territorio aranés, en Lérida, no quiere ser catalán POR JOAN CARLES VALERO omo si España fuera una muñeca rusa, el acalorado debate sobre la reforma del Estatuto catalán ha obviado que la reivindicada nación catalana contiene otra nación con cultura, lengua e instituciones igualmente ancestrales que, además, goza de la mayor renta per cápita. El Valle de Arán, que dispone de un estatus de autonomía en el vigente Estatuto, aspiraba alcanzar con Cataluña un pacto de libre unión en una variante del plan Ibarretxe. El 30 de julio, sólo veinticuatro horas después de que una comisión del Parlamento de Cataluña aprobara el proyecto de ley de reforma del Estatuto, un millar de los 6.000 araneses censados en el valle se manifestaron en Viella para reclamar la independencia de que gozaron hasta 1834, cuando fueron suprimidas sus libertades y su gobierno para ser integrados en la provincia de Lérida. El Valle de Arán, convertido en una matrioska para el establishment catalán, enarbola la misma legitimidad y derechos históricos que arguyen desde ERC y CiU. Los araneses reclaman, de momento en vano, su propio estatuto para tan diminuto y pirenaico territorio, una especie de estatutet que suponga la continuación de los Tratados de Amparanza firmados en el siglo XII y que les relacionaban directamente con la Corona como hombres libres, propietarios de su país C Negocios en primera línea de nieve El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, criticó cuando estaba en la oposición los excesos del desarrollo urbanístico en el Valle de Arán. La construcción de una gran urbanización a pie de las pistas de Baqueira acabará con el atractivo del valle dijo Maragall hace dos años. El tripartito redacta ahora un plan director de las estaciones de esquí que, de momento, no convence. El alcalde de Naut Aran, Víctor León, en cuyo municipio se encuentra Baqueira, considera que la política de crecimiento cero que defiende el tripartito en la zona alta del valle es contraproducente y subraya los problemas de movilidad que comportará que la Generalitat permita que, en cambio, crezca Viella El alcalde argumenta que, al igual que ocurre en el mar, todos quieren estar en primera línea de nieve León, que lleva 14 años en el cargo por Convergencia Democrática Aranesa, y que regenta con su hermano la inmobiliaria Gestiaran, un negocio anterior a mi acceso a la alcaldía señala que nada tendría que objetar al crecimiento cero si la Generalitat asume las indemnizaciones por los derechos adquiridos Hasta la temporada 2006- 2007 no se inaugurará un nuevo aparcamiento de dos mil plazas en la cota 1.500 de Baqueira, primera pieza de la nueva urbanización. En virtud de un pacto entre la estación y el ayuntamiento, la empresa de Baqueira retiró un recurso contra la prohibición de construir una zona residencial y hotelera en Beret, a 1.800 metros. A cambio, Baqueira puede edificar otro complejo con un telesilla que, sin embargo, está paralizado por las protestas vecinales, ya que la instalación pasa entre edificios ya construidos. Los afectados alegan que el remonte no lleva a las pistas, sino a las taquillas de la estación, y han interpuesto un recurso contencioso- administrativo. Una vista del valle pirenaico de Arán, en la provincia de Lérida, próspero gracias al esquí un documento en el que solicitaba que el nuevo Estatuto estableciera un pacto de libre unión de este territorio autónomo con Cataluña. Hasta ahora, el Valle de Arán es una comarca pirenaica catalana con lengua reconocida, el aranés, y algunas competencias cedidas por la Generalitat. Víctor León es conselher (diputado) y alcalde de Naut Aran, el principal municipio de la zona por acoger la estación invernal de Baqueira, la gallina de los huevos de oro del valle. León cree lógico que Cataluña haya rebajado las aspiraciones autonomistas de ese territorio, aunque considera legítimo que los araneses aspiremos también a blindar nuestras competencias El Síndic de Arán- -máxima autoridad de la zona- Carlos Barrera, intensificó en verano sus contactos con Barcelona para que el documento del Parlamento aranés no acabara totalmente descafeinado. Antes de la aprobación del Estatuto catalán, el Síndic advertía que queremos que el Valle de Arán sea reconocido como una autonomía y no como una comarca catalana Y es que Barrera sufre constantemente el olvido institucional, cuando no el menosprecio, en los asuntos que atañen a su territorio. Queremos un reconocimiento histórico que, si no se da, si se nos sigue considerando únicamente una comarca, puede derivar en problemas concluye Barrera en un documento del Parlamento aranés. ABC Federaciones deportivas propias El primer paso, según este texto, para lograr el reconocimiento reclamado desde el valle es la elaboración de una segunda ley de régimen especial que, entre otras cosas, responde al interés de crear tres federaciones deportivas aranesas que la ley nos impide por el momento, debido a que únicamente pueden ser catalanas Estas tres federaciones corresponden a los deportes de esquí, pesca y caza, los más practicados en la zona, aunque el Síndic matiza que no se trata de selecciones, son sólo federaciones, ya que nuestra única ambición, por el momento, es poder gestionarlas desde aquí sin depender de la Generalitat El documento añade que Arán es un país con unos derechos históricos similares o equiparables a los de los territorios forales y que hoy quiere seguir manteniendo el derecho a decidir sobre su destino El Conselh Generau reclamaba también que el Estatuto incluyera un título que especificara las características esenciales de esta voluntaria unión con Cataluña con un diputado en Barcelona que defendiera sus intereses. El nuevo Estatuto sólo reconoce la singularidad aranesa. Demasiado poco para los independentistas del valle, que aunque solidarios y participativos abominan de ser catalanes. La soga en casa del ahorcado Como si se nombrara la soga en la casa del ahorcado, el presidente del Parlamento catalán, el republicano Ernest Benach, anticipó el 17 de junio en el transcurso de la fiesta de la patria aranesa su falta de convicción en la defensa de la autonomía del Valle. Después de reconocer que sería incoherente que se negase a Arán la autonomía que nosotros mismos hemos reivindicado al Estado español el independentista Benach puntualizó que el debate sobre el marco de relaciones de Arán con Cataluña no quedará cerrado con el nuevo Estatuto Es decir, que la reivindicación aranesa no se iba a incluir en la reforma, como asi ha sido. Las declaraciones del presidente del Parlamento catalán y su posterior materialización en la reforma del Estatuto catalán han sido un jarro de agua fría para el Conselh Generau d Aran, Parlamento autónomo del Valle de Arán, que aprobó en marzo por unanimidad Los araneses también tienen su lengua propia y sus derechos históricos. Así que quieren un tratado de libre unión con Cataluña