Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 10 2005 Los domingos 55 El recuerdo de los fuertes del perímetro El aumento de los flujos migratorios en dirección a España dejó inútiles las medidas de seguridad que tradicionalmente tenían desplegadas las autoridades españolas en el perímetro fronterizo entre Ceuta y Marruecos. Hasta principios de los años noventa la Guardia Civil contaba con cinco fuertes y un puesto avanzado en la barriada del Príncipe Alfonso, junto al paso fronterizo del Tarajal, el más importante entre la ciudad española y el país magrebí. En cada uno de los fuertes, dispersos de manera estratégica, había desplegados un cabo y un sargento que tenían a su cargo entre seis y diez hombres. Realizaban servicios de diez días en los que mantenían la vigilancia las veinticuatro horas del día. El puesto del Príncipe era aún mayor, pero finalmente todos los agentes acabaron centralizados en la sede de la Comandancia. Ahora, el doble vallado, levantado en 1996, absorbe la mayoría del trabajo de los aproximadamente 525 guardias civiles que hay desplegados en la ciudad autónoma. Los fuertes se encuentran cerrados pero desde el centro de pantallas se controla todo como si de un Gran Hermano se tratara. El muro de alambre está dotado de cámaras de televisión, sensores, y la presencia de hombres es permanente. Patrullan dotados de sus armas reglamentarias, material antidisturbios y visores nocturnos. Y todo eso antes de que la avalancha de inmigrantes de esta semana y sus trágicas consecuencias acabara por propiciar el despliegue de militares. La cuestión será saber hasta cuándo se mantendrá este nivel de tensión en la valla, coyuntural según Zapatero. El tráfico por el tubo es constante. Los bultos se preparan para que quepan por los huecos de la alambrada ción, lo mismo han acabado pensando los subsaharianos, que también han encontrado en los meandros que hace la alambrada en el Arroyo de las Bombas un enclave ideal para dar el salto. Alambres rotos Aunque la técnica de las escaleras artesanales de madera, tan de moda en los últimos meses, es la más empleada, los vecinos, desde su privilegiado mirador, explican cómo a veces se realizan agujeros en el entramado de alambres para que pasen las expediciones de africanos. Las mafias consiguen herramientas con las que cortan la parte de abajo. Y eso que la tienen reforzada con hierros más fuertes comentan los habitantes del Arroyo en referencia al refuerzo de mallazo con que cuenta la verja en la parte inferior. Para llegar hasta este punto caliente de la verja los inmigrantes deben sortear una distancia de unos ocho kilómetros a través de las empinadas laderas que llevan desde el campamento de Beliones hasta el Ued Dauyat, casi en el otro extremo del perímetro fronterizo. Ese fue el camino que tuvieron que recorrer en la noche del miércoles los centenares de jóvenes que decidieron, enterados del chollo de Melilla, intentar dar el salto en masa a Ceuta. Los vecinos habían asistido a muchos escarceos de cuatro o cin- Los subsaharianos de Ceuta quisieron repetir la jugada de Melilla la verja hasta los puntos de venta. Cuando el lanzamiento de paquetes desde el lado ceutí alcanza horas punta hasta niños y mujeres son reclamados para echarse al lomo cargas que pesan casi más que ellos. Todo se desarrolla con sorprendente compenetración a través del teléfono móvil entre los que se encuentran a uno y otro lado del doble muro de alambre. Pero el fenómeno de la emigración clandestina es visto por los marroquíes como un estorbo a esta actividad ilegal que, sin embargo, da de comer a miles de personas a ambos lados de la verja. El levantamiento de ésta hace casi una década trajo consigo el nacimiento en los montes de Beliones- -la localidad en la que se encuentra el famoso islote Perejil- -del campamento en el que se van asentando los inmigrantes clandestinos que pretenden entrar en España. Al igual que los contrabandistas se han ido asentando en este tramo de la valla porque lo consideran estratégico por su ubica- La alambrada no es obstáculo para las mafias. Consiguen herramientas para romperlas co integrantes y a unos cuantos de varias decenas, pero lo del otro día fue una auténtica primicia, un estreno mundial que acabó en tragedia hispano- marroquí. Según relatan todavía impresionados, aquello fue una guerra a las puertas de casa Ahora, sin levantarse de su silla en primera fila del magnífico auditorio, los Mussaui y demás espectadores no pierden detalle de la idas y venidas de los militares españoles y la reforzada presencia de efectivos marroquíes. Lo último por lo que pensaban pasar era por la presencia de las cadenas realizando conexiones en directo desde su arroyo seco y polvoriento. Negocio paralizado Nos vamos a hacer famosos en el mundo entero, pero aquí no hay quien pase mercancía desde la noche de los muertos asegura otro de los Mussaui. En la noche del viernes lo intentaron, pero no les dejaron La presencia de uno de los destacamentos del Ejército que colabora en la vigilancia del vallado a la altura del tubo mantiene cerrado el grifo de los paquetes y la alambrada ya ha crecido cuando la sangre de los muertos acaba de secarse. Pero el palco del Arroyo de las Bombas no cerrará sus puertas. Sus beneficiarios están seguros de que el paso de la mercancía volverá tarde o temprano. Y los negros también