Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 10 2005 Madrid 49 Humo, asfalto y rugidos de motor El público rompe a aplaudir en los derrapes, mientras que los corredores pitan para animar los gritos y las bocinas. Es un pacto no escrito entre competidores y aficionados. Cuando un supercamión pita parece que un buque abandona el puerto. En Jarama, no queda aroma a agua marina, sino a goma quemada. Cuando van picados es lo que más mola comenta un joven aficionado. El ruido, el humo o el asfalto son ingredientes que de alguna manera dan un sabor especial a este evento. Sin color la fiesta no sería lo mismo. Gorras rojas, amarillas y azules, dadas por la organización con su correspondiente publicidad, recorren el circuito. También es la oportunidad para la venta. Decenas de puestos que ofrecen, sobre todo, camisetas, banderas, bocinas y camiones en miniatura. El llavero es el producto estrella: Se nos han acabado 500 llaveros en dos horitas asegura un vendedor. Al agua le pasa lo mismo, con el calor la gente no deja ni gota. Dos grandes vehículos pesados en plena competición FOTOS: EFE biar este fin de semana el campo por el asfalto. Llevamos viniendo doce años- -comenta una madre con sus dos hijas y su marido- estar aquí nos divierte mucho Por las gradas se hace normal ver a familias con bocata en mano presenciando las carreras. De hecho, la organización ha montado un parque infantil con juegos para los niños. La fiebre del tunning El sol hace lucir mejor a los supercamiones. En boxes, son varios los que permanecen quietos a la espera de competir. Sus dueños reconocen que su camión es muy suyo, casi una extensión de él, a lo grande, y aunque se llame el vehículo El loco de la colina. El tunning también ha llegado a los camiones. En las cabinas, cada conductor dibuja aquello que considera oportuno. La cabeza de un halcón, un paisaje de campo, una mujer en cueros, de todo. Los menos románticos, lo dejan claro: este espacio, el de la cabina, está para insertar publicidad. No todo vale, pero competir tiene su precio. Estos bichos salen muy caros dice un mecánico. Aparatoso accidente en la pista En la zona de boxes descansan por un rato los supercamiones, aunque la música de los altavoces suena a todo volumen. Durará unos pocos minutos, hasta que uno de estos gigantes del asfalto conquiste la atmósfera con el ruido de su motor. Son más que vehículos de carrera asegura Javier, uno de los corredores. Los supercamiones pueden llegar a tener una cilindrada máxima de 12 litros, un peso mínimo de 4.800 kilos y una potencia media de 1.100 caballos, según el modelo. En carrera, están limitados a una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora. Llevo dos años compitiendo- -explica Javier- El piloto español Miguel Gozalo sufrió un espectacular accidente en la carrera Eso sí, a mí me gusta mucho venir a ver los camiones pero el ruido es enorme, no puedes ni hablar Nosotros estamos con los niños por la mañana en el parque y luego nos vamos al mediodía a ver las carreras todos correr con camiones es mucho más duro que con coches o motos porque estos camiones sufren mucho en los frenos o en la temperatura El riesgo también está presente. Como en la jornada de ayer, que se saldó con un aparatoso accidente sufrido por el piloto español Manuel Gozalo. El corredor se salió de la pista y fue necesario suspender la primera carrera. Gozalo, que permanece con pronóstico reservado, tuvo que ser evacuado al Hospital Ramón y Cajal, donde ingresó con varias fracturas y traumatismo craneoencefálico y facial severo.