Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 10 2005 31 La Policía francesa dispersa a los sindicalistas y desbloquea por la fuerza el tráfico marítimo con Corcega La Constitución iraquí sigue siendo objeto de negociaciones de última hora entre chiíes, suníes y kurdos No hay víctimas españolas, según la Embajada YAKARTA. El embajador de España en Yakarta, Dámaso Larios, afirmó ayer que no tiene conocimiento de que haya algún español herido por los atentados de Bali, aunque agregó que todavía es pronto para hablar de cuántas víctimas hay, y de nacionalidades... Las informaciones son confusas todavía, es muy pronto para hablar de esto señaló. El diplomático asimismo afirmó que no parece que el número de víctimas esta vez vaya a ser tan abultado como en el atentado del 12 de octubre de 2002, que provocó la muerte de 202 personas. Arantxa, una turista española que se encontraba en la zona en el momento del atentado, explicó a ABC que la playa de Jimbaran y la localidad de Kuta son frecuentadas especialmente por turistas australianos, sobre todo surfistas Se trata de dos localidades típicamente volcadas en el ocio y el surf, atestadas de restaurantes, discotecas, tiendas, puestos de artesanía y mercadillos. Los tres potentes artefactos explosivos estallaron al filo de las ocho de la tarde, hora local, momento en el que los turistas australianos acuden a cenar a los numerosos restaurantes de la zona Expertos de la Policía buscan indicios entre los restos del restaurante destrozado por la explosión de una bomba en Kuta principales ideólogos. La Yemaa Islamiya todavía no es una organización perseguida, ni siquiera está señalada como una organización criminal. Sería muy importante que el Gobierno indonesio señale a la Yemaa como una organización terrorista afirmó ayer Rohan Gunaratna, especialista en terrorismo del Instituto de Defensa y Estudios Estratégicos de Singapur. EPA Luis Miguel Cámara y otra docena de españoles se hallaban ayer en Kuta, en la zona en la que estalló una de las tres bombas de la jornada: Todos regresamos ilesos al hotel y allí nos reencontramos, nerviosos pero a salvo Este es su relato de una noche de terror Huimos a la playa al sentir la explosión LUIS MIGUEL CÁMARA Líder espiritual de los radicales El líder del grupo, el clérigo Abu Bakar Bashir, fue condenado el pasado mes de marzo por colaboración en los atentados de 2002. Pero, a pesar de las presiones ejercidas por Estados Unidos y Australia, el clérigo no llegó a ser acusado de organizar directamente los atentados. Pronto volverá a estar en libertad. Fue condenado a treinta meses de prisión, de los que ya se le han descontado diez por el tiempo en que estuvo a la espera de juicio. El reputado experto Sidney Jones, de la organización International Crisis Group, cree que la Yemaa Islamiya de todas formas ha quedado bastante debilitada, pero que muchos de los activistas más radicales del grupo siguen en libertad y con capacidad para perpetrar más atentados. Ya en 2003 y 2004, el país conoció otros atentados atribuidos también a esta organización. KUTA (INDONESIA) Esa parte de la ciudad estaba, como cada noche, repleta de extranjeros. La calle en la que se halla el restaurante Kaja es angosta y está flanqueada por numerosas tiendas, todas ellas pensadas para el turista. A la hora en que explotó la primera bomba, minutos antes de las ocho de la tarde, varias parejas de españoles visitábamos la zona. A unos conocidos les pilló justo en el momento de entrar a una tienda de bolsos que se encuentra apenas a 15 metros frente al restaurante. Aparentemente, la explosión ocurrió dentro de local, ya que si hubiera sido en las puertas la onda explosiva les hubiera alcanzado sin remedio. Seca, fuerte, atronadora, la explosión fue seguida, en unas milésimas de segundo, por un fuerte y penetrante olor a pólvora y un humo oscuro y muy denso. Nos lloraban los ojos. Repuestos del estupor, y seguros de que se trataba de un atentado, la única opción que se nos ocurrió fue huir a la playa, al fin y al cabo era un espacio abierto y pensamos que allí estaríamos más seguros. En la playa se estaba celebrando una fiesta local, interrumpida por el estruendo. En el camino nos cruzamos con varios extranjeros ensangrentados, en estado de shock, que caminaban sin rumbo fijo sin que nadie les atendiera. Aunque en otras zonas de la ciudad, la normalidad era aparente. En esos momentos de confusión general y al recordar los atentados de 2002, decidimos volver al hotel en el primer taxi que encontramos. Varias parejas españolas nos alojamos en el Meliá de Nusa Dua, que se encuentra a unos 20 kilómetros de la ciudad de Kuta. Los diez o doce españoles que se hallaban por la zona de Kuta regresaron ilesos al hotel. Allí nos reencontramos, nerviosos pero a salvo. Aunque tardamos bastante tiempo en comunicarnos con nuestros familiares- -las comunicaciones estaban colapsadas- -ya saben todos que estamos bien. Tenemos previsto volver a España el lunes por la mañana, junto con un grupo de españoles- -varias parejas- -que se encuentran celebrando sus lunas de miel en Bali A unos conocidos les pilló justo en el momento de entrar a una tienda de bolsos, frente al restaurante