Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Los sábados de ABC SÁBADO 1 10 2005 ABC TIEMPO DE CAZA Directora de la Oficina Nacional de la Caza, Belén Pinilla inicia una colaboración con Los Sábados de ABC para transmitir de forma periódica la trascendencia de la caza y su papel en la defensa de la naturaleza Se levanta la veda POR BELÉN PINILLA De ntro de unos días, en la mayoría de nuestras comunidades autónomas se levanta la veda, el esperado principio de una nueva temporada de caza. Nos encontramos ante una campaña difícil. Las condiciones climatológicas no pueden ser más adversas; la ausencia de lluvia está asolando nuestros campos, hasta el punto de convertirse en una amenaza para el desarrollo de las poblaciones de las especies silvestres que en ellos habitan. Las especies de caza menor han criado mal debido a la sequía, y las pocas que lo han hecho han sufrido mucho durante una primavera y un verano especialmente secos. En cuanto a las especies de caza mayor, la ausencia de lluvias se verá reflejada de forma notable, entre otras cosas, en la calidad de sus trofeos. Ante una situación como esta, la preocupación y el interés de cazadores y gestores a la hora de proteger la fauna y conservar su medio natural se acentúan, y, por supuesto, su cuidado cuando llegue el momento de salir al campo. ciertos hábitos de consumo y el predominio de los asentamientos urbanos sobre los rurales han dado lugar al abandono de un importante número de hectáreas en nuestro país; por otro, este comportamiento, unido a una serie de transformaciones agrarias y a la evolución y cambios en las técnicas de cultivo- -propiciado por las políticas agrarias de la Unión Europea- está provocando alteraciones en la conservación del entorno natural y, por ende, sobre las poblaciones de animales que en él habitan. No podemos pasar por alto el descenso de las poblaciones de determinadas especies de caza menor, cuyo desarrollo se ha visto notablemente perjudicado por las alteraciones de sus hábitats. Era de abundancia En compensación a las consecuencias derivadas de estos hábitos, así como de las transformaciones agrarias, la actividad cinegética tiene mucho que decir a su favor en asuntos como la preservación de las especies silvestres y sus entornos naturales; prueba de ello es que, en este momento, la fauna de caza mayor española está viviendo una era de abundancia probablemente inimaginable en tiempos anteriores. Los planteamientos que actualmente guían a cazadores, Aprovechamiento sostenible En la actualidad, la caza no puede limitarse a la mera y simple acción venatoria. Atrás quedaron los tiempos en los que se necesitaba para comer. Afortunadamente, la realidad de la actividad cinegética es hoy muy distinta. Los periodos hábiles de caza, las épocas de reproducción y cría de las especies, la relación de especies cazables y especies protegidas, la ordenación de un territorio y, en definitiva, la regulación de la actividad cinegética para conseguir con ello compatibilizar su práctica con la conservación de la naturaleza han convertido la caza en una herramienta de gestión indispensable para realizar un aprovechamiento racional y sostenible de los recursos naturales. Es cierto también que las circunstancias en las que se desenvuelve la caza han experimentado, en los últimos tiempos, un notable cambio. Por un lado, el incremento de En España se cuentan un millón de cazadores, cifra que prueba la importancia de esta actividad gestores y titulares de terrenos cinegéticos se asientan en la necesidad de realizar un aprovechamiento sostenible de un recurso natural renovable, como es la caza, conservando y mejorando al mismo tiempo nuestro patrimonio natural. Conservar no es tener más de todo, pues el crecimiento descontrolado de algunas especies puede perjudicar a otras, e igualmente los problemas que algunas poblaciones crean pueden repercutir en el conjunto del ecosistema (y sirva de ejemplo la situación en la que se encuentran las poblaciones de animales de determinados espacios protegidos; entre otros, la cabra hispánica en el Parque Natural de Sierra Nevada, o el rebeco en el Parque Nacional de Picos de Europa) Conservar es llevar a cabo una correcta gestión del medio rural, mejorar los hábitats, promover el aumento de las poblaciones, adecuar los aprovechamientos a las posibilidades de las poblaciones existentes, fomentar las buenas prácticas agrícolas y cinegéticas e impulsar la búsqueda de alternativas a medidas nocivas para la fauna, tanto cinegética como protegida- -haciendo, en esta ocasión, un llamamiento especial al comportamiento del sector agrícola, cuya actividad también influye, y de forma muy considerable, en la conservación de las especies y la protección del medio- Un venado corre por una finca de caza en Castilla- La Mancha Relación estimada de capturas en España Datos de la temporada 2003 2004 CAZA MAYOR Especie Jabalí Ciervo Corzo Macho montés Número capturas 141.953 78.289 13.297 1.340 Especie Rebeco Gamo Lobo Muflón Arrui Número capturas 1.541 5.609 68 5.234 172 CAZA MENOR Especie Perdiz Conejo Liebre Codorniz Número capturas 3.699.705 4.884.170 1.364.481 1.447.472 Infografía ABC La caza en España España es, tanto por su complejo relieve orográfico como por su variada climatología, el país de Europa con mayor diversidad de hábitats naturales, y también el territorio con mayor abundancia y variedad de fauna y flora silvestre, permitiendo así practicar la actividad cinegética en numerosos y muy distintos tipos de ecosistemas y sobre una variada y extensa relación de especies salvajes. Estas circunstancias hacen que nuestro país sea uno de los estados europeos con ma- Fuente: Escuela Española de Caza Los cazadores tienen mucho que decir en la preservación de las especies silvestres y sus entornos yor arraigo y tradición en la práctica de la caza, una actividad que no sólo forma parte de nuestra historia y de nuestra cultura, sino que además cuenta, desde hace siglos, con una amplia y múltiple participación social. Dejando pendiente para un próximo artículo el análisis y desarrollo de la potente demanda que genera la caza en España, así como el importante valor socio- económico que la actividad cinegética supone, de forma directa e indirec- ta, para la riqueza que genera nuestro país, sí considero interesante adelantar que en España hay más de un millón de cazadores; un número de personas muy significativo en el entorno europeo, si tenemos en cuenta que estamos hablando de más de un millón de cazadores españoles sobre los 7.000.000 europeos que, según datos de la Federación de Asociaciones de Cazadores Europeos (FACE) ejercen cada temporada la actividad cinegética.