Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 10 2005 57 Cultura y espectáculos Homenaje a Octavio Paz con motivo de una nueva edición de sus obras completas El premio Nobel mexicano dedicó los últimos meses de su vida a reorganizar sus escritos b Octavio Paz revisó su obra hasta el último momento de su vida, redactando nuevos prólogos y reestructurando temáticamente los ocho tomos que la componen TULIO DEMICHELI MADRID. Pere Gimferrer, Juan Goytisolo y Andrés Sánchez Robayna presentaron ayer junto con los editores Joan Tarrida y Nicanor Vélez la nueva edición de las obras completas de Octavio Paz en ocho tomos que han realizado Círculo de Lectores y Galaxia Gutenberg, presentación que culminó por la tarde con una lectura poética en la que participaron Alfonso Alegre, Frederic Amat, Félix de Azúa, Juan Manuel Bonet, Olvido García Valdés, Aurelio Major, Juan Malpartida, Juan Antonio Masoliver, César Antonio Molina, Juan Luis Panero, Ada Salas, Tomás Segovia, Jaime Siles, Jenaro Talens y José- Miguel Ullán, con la presencia de la viuda del premio Nobel, Marie- José Paz, que hacía cuatro años que no venía a España. El Círculo de Lectores acogió la velada poética en homenaje a Octavio Paz DANIEL G. LÓPEZ El faro que aún nos ilumina Cuando Octavio Paz murió en abril de 1998, Eduardo Lizalde escribió en la revista Vuelta -fundada por el poeta mexicano y que fue distinguida con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades- -que la luz del faro aún habría de iluminarnos el camino durante muchos años. Este esfuerzo editorial así lo demuestra. En fin, ayer el poeta, editor y ensayista Pere Gimferrer confesó que esta presentación era muy emotiva para él por razones literarias y personales; conoció a Paz en 1966 y mantuvo siempre una intensa relación intelectual que se prolongó hasta el final de su vida. El autor de Arde el mar recordó que la última vez que vio al poeta mexicano fue durante la cena de los Cavia en 1995 y afirmó que Paz ha sido un caso único en las letras hispánicas, por su vocación de conciliar las más diversas tradiciones. A su juicio, su voz es ejemplar y señaló múltiples referencias, no sólo en el idioma, sino también en otras lenguas, referencias que incluyen a Sor Juana Inés de la Cruz, Quevedo, Góngora, Rubén Darío, Baudelaire, Apollinaire, Eliot... Sus intereses abarcaron, asimismo, la filosofía, las artes plásticas, la antropología o el cine. La obra de Octavio Paz- -concluyó Gimferrer- -nos ha abierto muchos caminos Por su parte, el novelista y ensayista Juan Goytisolo destacó en su interven- Pasión crítica El primer tomo de esta nueva edición de las obras completas de Octavio Paz se titula La casa de la presencia e incluye los ensayos que dedicó a la poesía y la historia, como El arco y la lira o Los hijos del limo El segundo volumen, Excursiones Incursiones Fundación y disidencia reúne textos muy diversos sobre temas de dominio extranjero e hispánico. El tercer volumen está dedicado a las letras mexicanas e incluye, entre otros ensayos, el espléndido libro sobre Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe El cuarto tomo recopila numerosos textos que Paz dedicó a las artes plásticas y se titula Los privilegios de la vista La historia y la vida política mexicana se recogen en el quinto tomo, al que denominó El peregrino en su patria Las Ideas y costumbres integran el sexto tomo donde puede leerse el ensayo La llama doble en el que el poeta habla del amor. La Obra poética se recopila en el séptimo tomo y el último, Miscelánea recoge los primeros textos y, además, numerosas entrevistas. Pere Gimferrer, Juan Goytisolo y Andrés Sánchez Robayna presentaron esta nueva edición; y escritores amigos del premio Nobel realizaron una lectura poética ción la incansable labor crítica- la crítica funda la literatura -y la curiosidad omnívora del escritor mexicano. Y sobre todo, su concepción universalista de la creación literaria, pues para él no existían propiamente las literaturas nacionales, sino la literatura que se acoge a la vasta patria del idioma. Goytisolo recordó que Paz, siendo muy joven, participó junto con Xavier Villaurrutia, Emilio Prados y Juan Gil- Albert en la elaboración de la antología Laurel publicada en México y que incluía a poetas de la doble vertiente de la lengua, la peninsular y la americana, antología que fue el modelo de otra más reciente, titulada Las ínsulas extrañas en cuya selección participaron José Ángel Valente, Blanca Varela, Eduardo Milán y Andrés Sánchez Robayna. Para este último autor, la publicación de las obras completas de Paz tiene una gran significación simbólica. Es una ocasión especial por tratarse- -dijo- -de la figura de uno de los mayores intelectuales de las últimas décadas, capaz de reflexionar con lucidez sobre su obra Sánchez Robayna, quien se confesó lector asiduo del poeta desde que leyó el poema que Paz escribió tras la matanza de Tlatelolco en 1968 (trágico sucesoso que le empujó a dimitir como embajador de México en la India) equiparó a Paz con José Ortega y Gasset como las dos grandes inteligencias del siglo XX en el mundo de habla española, El impacto de su obra representó la universalidad de la experiencia literaria más allá de las fronteras concluyó el poeta y ensayista. Reestructuración temática Por último, los editores Joan Tarrida y Nicanor Vélez recordaron que el proyecto de edición de las obras completas del escritor mexicano lo propuso Hans Meinke en 1987 y que su realización se prolongó durante más de diez años. La primera edición para suscriptores comprendía quince tomos, que ahora se han reunido en ocho. Ninguna obra ha sufrido una reestructuración tan completa- -afirmó Vélez- Paz la llevó a cabo como un rompecabezas. Ha sido una restructuración temática, sometida a una coherencia crítica que unía pasión y lucidez pues siempre hizo gala de su afán de perfección y de reflexión constante