Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad SÁBADO 1 10 2005 ABC Religión Benedicto XVI observa las incubadoras, durante su visita ayer al hospital infantil Niño Jesús de Roma REUTERS Benedicto XVI introduce un mayor dinamismo y más debate en su primer Sínodo de Obispos Los 250 prelados representan a las 113 conferencias episcopales de todo el mundo presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, y a los obispos de Madrid y León, Antonio María Rouco Varela y Julián López Martín JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Desde hace muchos años, Joseph Ratzinger va directo al grano, y su estilo de gobierno como Papa se notará a partir de mañana en su primer Sínodo de Obispos, en que ha introducido mayor dinamismo y una hora de debate libre cada día en lugar de lectura de discursos. El encuentro de tres semanas en Roma, centrado en la Eucaristía, permitirá a los 250 prelados de todo el mundo hacer un diagnóstico del estado de la Iglesia universal, y ayudará a perfilar las grandes líneas del Pontificado de Ratzinger. El Sínodo se espera con gran interés por suponer el primer salto a la arena de Benedicto XVI en su tarea de gobierno colegial de la Iglesia, de la misma manera que el viaje de agosto a Colonia marco su estreno con los jóvenes de todo el mundo: una prueba difícil que superó con aplausos entusiastas, incluidos los de judíos, musulmanes y evangélicos. La gran cita de los padres sinodales continuará el análisis del estado de la Iglesia emprendido por los cardenales en el pre- conclave que resultó muy limitado bajo el doble peso de la emob España envía al ción por la muerte de Juan Pablo II y la responsabilidad de elegir un sucesor. Mientras los cardenales electores procedían sólo de 53 países, los padres sinodales han sido elegidos por las 113 conferencias episcopales del mundo, lo cual permite abordar los problemas de la Iglesia católica en todo el planeta. La conferencia española envía a su presidente, Ricardo Blázquez, al cardenal Rouco Varela, y al obispo de Leon, Julián López Martín, presidente de la Comision Episcopal de Liturgia. El nuevo secretario general del Sínodo, el arzobispo croata Nikola Eterovic, afirma que en esta asamblea se agilizará el debate recortando cada in- tervención a seis minutos en lugar de ocho, pero, sobre todo, incluyendo una hora de debate libre al final de cada jornada, lo cual permitirá un trabajo mas vivo y eficaz El Papa asistirá a todas las sesiones, que serán presididas por el cardenal nigeriano Francis Arinze, el mexicano Juan Sandoval Iñiguez y el indio Telesphore Placidus Toppo. Gesto al resto de Iglesias cristianas Benedicto XVI marcará el tono del encuentro en la misa de apertura- -mañana a las nueve y media- -y en la primera de las breves meditaciones diarias, la del lunes, que se asignan entre los participantes. Como señal de amistad El líder cismático de los lefebvrianos elogia al Papa Después de los elogios de Hans Küng, Benedicto XVI cosecha también los del obispo cismático Bernard Fellay, a quien recibió el pasado agosto. El sucesor de Marcel Lefebvre al frente de una comunidad tradicionalista de 450 sacerdotes y 200.000 fieles afirma que siempre le he considerado un gran teólogo, un hombre de cultura finísima y de una gran inteligencia. En Castelgandolfo, al verlo por primera vez como sucesor de Pedro, noté que estaba ante un verdadero Pontífice, consciente de su misión Bernard Fellay- -excomulgado en agosto de 1988 junto con Lefebvre y los otros tres obispos consagrados sin permiso del Papa- -asegura que fue una audiencia de 35 minutos, que no es poco para un coloquio con el Pontífice. Me impresionó su alegría, su serenidad y la afabilidad con que nos recibió. El primer paso hacia el reencuentro podría ser que el Sínodo de Obispos proponga liberalizar la celebración de la misa en latín hacia las demás Iglesias cristianas, el Papa ha duplicado el número de delegados fraternos que pasan de seis a doce. Junto a los obispos elegidos por cada conferencia episcopal, el Sínodo cuenta con 36 designados por el Papa, que ha incluido a los presidentes de las 5 conferencias continentales: el obispo suizo Amédée Grab (Europa) el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz (América Latina) el arzobispo nigeriano John Olorunfemi Onaiyekan (África) el srilanqués Oswald Gomis (Asia) y el neocelandés Denis Browne (Oceanía) Además, están convocados cuatro obispos chinos, pero el gobierno de Pekín les impide acudir. Benedicto XVI ha nombrado padres sinodales al obispo Javier Echevarria (Prelado del Opus Dei) al religioso Peter Hans Kolvenbach (Prepósito General de la Compañía de Jesús) y al sacerdote Julián Carrón (Presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación) El Papa ha designado, además, 32 expertos teólogos y 26 auditores, entre los que está el español Kiko Argüello, co- fundador del Camino Neo- Catecumenal. El Sínodo de Obispos supone el último acto del Año de la Eucaristía, iniciado por Juan Pablo II y continuado por Benedicto XVI, quien reforzó el programa eucarístico de la Jornada Mundial de la Juventud y pidió hace tres semanas que toda la Comunidad eclesial participe en esta fase de preparación inmediata del Sínodo mediante la plegaria y la reflexión