Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 10 2005 11 La etarra Mercedes Galdós, que participó en 17 asesinatos, redimió 45 días por trimestre por hacer aeróbic Toma posesión en Cádiz la primera mujer que estará al mando de un buque de la Armada Zapatero hará que España entienda que Cataluña es una nación b Pasqual Maragall asegura que el presidente del Gobierno ha proclamado más de una vez que respeta el término nación para Cataluña y hará lo posible para que se entienda ABC BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, aseguró anoche estar convencido de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hará todo lo posible para que España entera entienda que Cataluña es una nación cuestión recogida en el texto de reforma del Estatuto aprobado en el Parlamento de Cataluña. Zapatero es una persona muy franca, muy directa, que ha proclamado más de una vez que respeta el término de nación para Cataluña dijo el presidente de la Generalitat en declaraciones a TVE. Maragall explicó que ayer habló con el presidente del Gobierno tras la aprobación del texto estatutario, además de otras bastantes veces durante el largo proceso de elaboración y negociación, y destacó que ambos han quedado en reunirse enseguida que puedan. Vamos a trabajar juntos para que esto sea posible, puesto que es totalmente necesario para que esto vaya bien añadió. Respecto a la posible inconstitucionalidad de la denominación de Cataluña como nación el presidente catalán subrayó que los términos que tiene la Constitución hoy, nacionalidades y regiones, no son incompatibles ni contradictorios con éste. En estos 25 años algunos de los términos de la Constitución y de los estatutos han caído un poco en desuso porque se han gastado, por decirlo de alguna forma Los diputados nacionalistas y del PSC aplauden tras la aprobación del Estatuto Por encima de las dificultades, Maragall confía en la complicidad política de Zapatero, como volvió a apuntar al afirmar que la paz en Euskadi y el Estatut de Cataluña son las pruebas de fuego de la España de hoy, y las ganaremos Recordaba así, de modo indirecto, que la Ítaca de Zapatero es la pacificación del País Vasco y su encaje definitivo en España, un objetivo al que, en su diseño estratégico, debiera contribuir la vía catalana de la profundización en su autogobierno por vías estrictamente democráticas y pacíficas. Lejos de esta visión, el popular Josep Piqué advirtió de que, si como todos- -sin excepciones- -prevén, habrá rebajas al paso del texto por el Congreso de los Diputados, lo que estaremos haciendo entre todos es alimentar el discurso victimista del nacionalismo durante los próximos 25 años El YOLANDA CARDO tripartito catalán ha salido fortalecido en su cohesión interna, pero aún habrá de afrontar nuevas pruebas. Así, mientras que Carod, Saura y Mas coincidían en la necesidad de acudir a Madrid como una piña desde el PSC se confirmó su intención de replantear en el Congreso, si no todas, sí buena parte del casi medio centenar de sus enmiendas que fueron derrotadas o retiradas en aras del consenso final. Pujol entierra el hacha de guerra y felicita a Mas y Maragall por el Estatuto I. A. BARCELONA. El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, olvido ayer la guerra abierta con el actual Ejecutivo catalán por las afrentas del último Onze de Setembre y su íntima oposición a un Estatuto que inevitablemente quedará en el haber de su máximo rival, Pasqual Maragall, para acudir ayer a la tribuna de invitados del Parlamento catalán. Junto al ex President que tras la votación felicitó a Maraga- Dos bloques se perfilan en el PSOE En todo caso, como subrayó Artur Mas- -emancipado de la tutela de un Jordi Pujol que se declaró feliz a pesar de que Maragall le hará sombra en la historia catalana- si en el Parlamento catalán la llave la tenía CiU, en el Congreso de los Diputados la tiene el PSOE- -bastan 176 votos para que la reforma prospere- y en las filas del PSOE se perfilan ya dos bloques. Mientras que los socialistas de Madrid, Castilla- La Mancha, Extremadura y Andalucía se han apurado a tachar la reforma de inconstitucional o inaceptable los del País Vasco, Navarra, Aragón, Valencia o Baleares se alinean en la defensa del respeto a las decisiones del Parlamento catalán, y algunos de los primeros, temerosos de que Zapatero sucumba ante el PSC, invocan el nombre de Felipe González. El debate que en Cataluña se ha prolongado durante veinte meses se traslada ahora al resto de España y, como poco, durará hasta finales de 2006. CiU y la promesa de Zapatero Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, pasó página de los desencuentros provocados por el largo proceso estatutario catalán y recordó al PSC que, a partir de ahora, ellos soportarán la mayor parte de la presión con la negociación del nuevo texto en Madrid. En este contexto, advirtió de que Cataluña ha hablado a través del Parlamento autonómico y señaló que ahora tenemos que hacernos respetar Mas, quien recordó que en esta primera fase del Estatuto la máxima presión ha recaído sobre CiU, aludió una vez más a la promesa realizada por José Luis Rodríguez Zapatero en el sentido de que aprobaría el Estatuto que saliera de Cataluña para señalar que tenemos que reclamar los compromisos previos porque nos dan fuerza ll y a Artur Mas por haber pactado un buen Estatut se encontraban los ex presidentes de la Cámara Heribert Barrera (ERC) y Joan Rigol (CiU) los vicepresidentes del Congreso Carme Chacón (PSC) y Jordi Vilajoana (CiU) y toda la corporación municipal de Barcelona. Quien no estaba, sin embargo, es uno de los responsabldes en la sombra del texto aprobado, el ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Monti- lla, que ayer regresó a Madrid para asistir al Consejo de Ministros tras haber participado activamente en el pacto final de financiación. Al margen de la clase política, el presidente del F. C. Barcelona, Joan Laporta, fue quien más flashes consiguió captar con su presencia en la Cámara, a la que también acudieron los máximos responsables de UGT y CC. OO. en Cataluña, entre los representantes de la sociedad civil catalana.