Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 1 10 2005 ABC Nacional Maragall reconoce que el nuevo Estatuto catalán persigue hacer de España una nación de naciones Equipara su trascendencia con el fin del terrorismo en el País Vasco b El independentista Carod- Rovira recuerda que para ERC esta reforma sólo es un paso más hacia el objetivo de crear un Estado propio en Cataluña GONZALO LÓPEZ ALBA BARCELONA. Buen viento... pero con barca nueva Con estas palabras, adaptación libre de las dichas por Ulises al emprender el regreso a su patria en la isla de Ítaca tras la guerra con Troya- -aunque también de uso común a finales del siglo XIX para despedir a los emigrantes catalanes que hacían las Américas e inspiradoras del cantautor independentista Lluís Llach- -puso ayer Pasqual Maragall el broche final a la aprobación por el Parlamento de Cataluña de su propuesta de reforma del Estatuto, avalada por 120 de los 135 votos de la Cámara- -todos los grupos menos el PP- Aquel viaje imaginado por Homero duró diez años de penurias, a las que no sobrevivió ninguno de los acompañantes del héroe mitológico, prototipo del cálculo medido, de las iniciativas ingeniosas y del visionario que lo sacrifica todo al éxito de sus proyectos. Cuando el primer presidente socialista de la Generalitat de Cataluña apostó en el año 2000 por José Luis Rodríguez Zapatero para liderar el PSOE, tuvo muy presente que había sido un leonés consorte- -Anselmo Carretero- -el padre de la concepción teórica de España como una nación de naciones la meta de su particular viaje a Ítaca y la idea de fondo que alienta la reforma estatutaria, según reconocieron explícitamente, con distintos matices y alcances, los cuatro grupos que la han apoyado- -PSC, CiU, ERC e ICV- Así, para el ecosocialista Joan Saura se trata ya de un Estatuto de máximos que plantea el reto del reconocimiento del Estado plurinacional y para el independentista Carod- Rovira sólo de un paso más hacia el objetivo último de un Estado propio mientras que para el nacionalista Artur Mas establece con claridad el referente nacional de que Cataluña es nuestra patria y para la socialista Manuela de Madre representa un avance hacia la idea de una España federal Los parlamentarios del PP permanecieron sentados en sus escaños EFE Piqué reprocha el olvido del Carmelo en favor de la reforma M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El presidente del PP catalán, Josep Piqué, asumió el difícil papel de ser el único dirigente político contrario al nuevo Estatuto. En un clima de euforia colectiva, el líder popular dio un baño de realidad al resto de grupos al recordar, desde la tribuna, que el texto debe someterse a las Cortes, que al igual que el Parlamento catalán, son soberanas para enmendar el proyecto. Piqué criticó el autismo político de los partidos catalanes al ignorar, por un lado, que aún no se puede cantar victoria y, por otro, el desinterés ciudadano. Se han pasado dos años discutiendo una cosa que sólo les interesa a ustedes y en cambio, en la retina de los ciudadanos queda que se hundió el Carmel Estas palabras fueron abucheadas por los aludidos. Pero añadió: Los mismos que hoy han pactado esta proposición de ley son los que pactaron echar tierra a ese asunto en alusión al carpetazo de la crisis del 3 sobre la supuesta corrupción durante el Gobierno de CiU. Piqué recordó que el PP ha sido firme defensor del pacto constitucional de 1978, aunque precisó que la Constitución se puede reformar, pero según los mecanismos que ella misma establece, no a través de reformas estatutarias El presidente del PP reprochó a CiU que votara a favor de un modelo de país que no es el suyo, pues, según el dirigente popular, el Estatuto da luz verde al aborto libre y la eutanasia. constitucionalidad serán de orden menor si no se hace una interpretación restrictiva de la Constitución dijeron a ABC miembros de su dirección, que defienden haber subsanado ya las 19 que planteó el Consejo Consultivo. Ahora, Maragall espera que Zapatero, aupado al Gobierno, haga realidad su sueño político de redefinir España merced a una alianza renovada entre dos políticos nacidos en territorios que formaron parte de las dos coronas que constituyeron la esencia genética de España- -Aragón y Castilla- Nuestra propuesta se aceptará. Los que han de decirlo y hacerlo, lo dirán y lo harán pronosticó Maragall, en una clara alusión a Zapatero. Maragall se mostró convencido de que las Cortes asumirán la definición de Cataluña como nación porque, de lo contrario, el resto del Estatuto no se entendería Pero, siendo este concepto el que más polémica pública genera, desde el PSC se reconoce que la reforma contiene aspectos competenciales que serán aún más problemáticos, por lo que el horizonte es de una negociación larga y compleja Dudas constitucionales menores El PSC sostiene que ha cumplido su deber para con los catalanes y que lo ha hecho respetando los dos requisitos puestos por Zapatero. El consenso es más que mayoritario y las dudas de Piqué advierte que las rebajas en el Congreso alimentarán otros 25 años de victimismo nacionalista