Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 9 2005 Cultura 59 Los editores homenajean al académico Francisco Ayala Francisco Ayala recibió ayer en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando el premio Antonio de Sancha 2005 que entrega la Asociación de Editores de Madrid. Al recogerlo, el académico de la Española reconoció conservar muy buenos amigos entre los editores: En casi un siglo de vida, he tenido gratas y también amargas experiencias El acto, al que acudió la ministra de Cultura, Carmen Calvo, sirvió para premiar una vida dedicada a los libros en palabras de Emiliano Martínez, presidente de los editores. Berlín se inunda con la colección autobiográfica de Pablo Picasso b En su vigésimo aniversario, el Museo Picasso de París saca por primera vez al extranjero su colección para mostrarla en la Nueva Galería Nacional GUILLEM SANS, SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. La fortuna crítica de Pablo Picasso (1881- 1973) se debe en buena parte a críticos y mecenas alemanes como Heinz Berggruen, Werner Spiess y Daniel- Henri Kahnweiler, recordaba ayer en Berlín el director del Museo Picasso de París, Gérard Régnier. La Nueva Galería Nacional, la construcción más célebre de Mies van der Rohe en el centro de la capital alemana, alberga por eso hasta finales de enero una exposición autobiográfica del artista español con 90 óleos y esculturas prestadas del museo de París, que con ocasión de su vigésimo aniversario saca por primera vez al extranjero parte de su colección. Completan la muestra unos 80 dibujos y un buen puñado de fotos del archivo privado del artista. El Museo Picasso, ubicado en el Hôtel Salé, un palacio del siglo XVII en el centro de París, se distingue de otras salas dedicadas al pintor en Europa porque alberga las obras que el pintor conservó durante toda su vida, la colección autobiográfica de la que hablan los organizadores de la exposición de Berlín. Picasso se quedó sobre todo con retratos de sus mujeres e hijos y con piezas que consideraba clave en su evolución artística. El director de los Museos Estatales de Berlín, Peter- Klaus Schuster, ve la exposición como un diario íntimo del pintor, el museo privado que él hubiera tenido en su casa Es una oportunidad única para ver todo Picasso, de principio a fin cree Régnier. Pablo. Picasso en privado plantea un repaso cronológico de la vida y obra del artista que empieza con óleos de los periodos azul y rosa, exponentes de su paso por Barcelona y sus primeros años en París, y continúan con su etapa cubista y las obras de un erotismo exacerbado de un artista ya nonagenario. Picasso no quiso deshacerse de ninguna de estas obras, sin explicar nunca por qué señaló ayer la comisaria de la muestra, Angela Schneider. Clásicos como el retrato de su hijo Pablo como arlequín (1924) e iconos como la escultura Cabeza de toro hecha en 1942 con un sillín y un manillar de bicicleta, dan cuenta en Berlín de la diversidad de su creación. La muestra incluye obras tan tempranas como el Autorretrato de un Picasso de 20 años, pintado en 1901, hasta un Desnudo tumbado con hombre a la guitarra que data de octubre de 1970. DANIEL G. LÓPEZ El bipartito gallego depura al director del Centro de Arte Contemporáneo Fernández- Cid recibió por un motorista la noticia de su destitución b La consejera de Cultura, la nacio- Un galáctico del arte nalista Anxela Bugallo, anunció, por boca de uno de sus directores generales, que sus planes pasan por galleguizar el arte ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. De nuevo, la política prima sobre el arte. De nuevo, el bagaje de un profesional que durante más de siete años se puso al servicio de un centro artístico sucumbe ante una ideología dispar. Una vez más, una brillante exposición queda minimizada ante el impulso frenético de las decisiones jerárquicas. Y una vez más, los impacientes se pierden en las formas. Esta vez, el escenario se llama Galicia, y la víctima (la política tampoco respetó el santoral) Miguel Fernández- Cid. Clamaba ayer su lugar el pintor orensano Xesús Vázquez, que inauguraba la temporada de otoño de la joya de la corona cultural de Galicia, el CGAC (Centro Gallego de Arte Comtemporáneo) con una selección antológica de ochenta de sus mejores trabajos. Me duele enormemente la ausencia hoy de Fernández- Cid, y también encontrarme con titulares sobre su cese y no sobre la obra de Xesús Vázquez El artista lamentaba que el director del museo que ayer le acogía hubiese recibido, a medianoche del día anterior, un mensajero que portaba la noticia de que la Consejería de Cultura, con la nacionalista Anxela Bugallo a las riendas, liquidaba de manera expeditiva el contrato de alta dirección que le unía al centro. A pesar de que Fernández- Cid recibiese- -como es habitual en estos ca- director del centro según fuentes del entorno de Fernández- Cid. Dolidos por las formas La reacción de quien convirtiese al CGAC en un centro de referencia en Galicia, España y Europa, con una excelente gestión -en palabras de un dolido Juan Manuel Bonet, comisario de la muestra presentada- -ha sido de profunda indignación e impotencia por el modo en que se ha tramitado su cese agregan las mismas fuentes. Una rescisión fulminante con la que se ha visto representado Bonet, amigo y colega de Fernández- Cid, y que dimitió en mayo de 2004 como responsable del Centro de Arte Reina Sofía después de que la recién incorporada ministra del ramo, Carmen Calvo, declarase a ABC que nadie había puesto el cargo de Bonet a su disposición. Hay modos más elegantes, menos dolorosos y el año tiene 365 días concluyó el comisario aludiendo a la inoportunidad de la fecha escogida: la víspera del arranque de la temporada, de una rueda de prensa pública, y de la puesta de largo de una exposición en la que Miguel Fernández- Cid se había volcado personalmente. Por parte de la Consejería tuvo que dar la cara Xosé Luis Bará, director general de Creación y Difusión Cultural, que no quiso robar protagonismo al artista y sólo a un grupo de periodistas anunció que el relevo es inminente y que la coincidencia del cese y la exposición fue casual, porque- -afirmó- los planes de Cultura pasan por galleguizar el arte. Se busca un nuevo proyecto y para eso hace falta una nueva persona Que comulgue, claro. Aunque sea San Miguel. Fernández- Cid Fundador de la revista Arte y parte Miguel Fernández- Cid ha desarrollado su faceta como divulgador y crítico en diversas publicaciones y periódicos como Diario 16 y ABC. En abril de 1998 sustituyó a Gloria Moure al frente del CGAC y ejerció de manera brillante su labor hasta el pasado miércoles, cuando sin darle tregua se le notificó su destitución. Las especulaciones rodean ahora a la persona que lo sustituirá y se centran en Juan de Nieves, director artístico de Castelló (uno de los centros más vanguardistas del Estado) También suena el nombre de Antón Castro, crítico gallego de arte y director del Instituto Cervantes en Milán o David Barro, la opción menos probable por acabar de impulsar un novedoso centro cultural en Santiago llamado La Chocolatería Entre bambalinas, en el CGAC se comenta que será un arqueólogo gallego. En unos días se sabrá. sos- -un preaviso al comenzar el curso político por tres meses que blindaba su relación laboral con el CGAC hasta 2006, la nota de Cultura aludía a que en unas horas cesaba su condición de