Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29 9 2005 99 Televisión y radio Geena Davis se ha convertido, por obra y gracia de la TV, en la primera presidenta de EE. UU en la serie Commander in Chief emitida por la ABC, que busca destacar la presencia de las mujeres en la política estadounidense. Carlos Herrera vuelve esta noche a TV con un debate sobre el agua ABC MADRID. El periodista Carlos Herrera regresa a la televisión tras varios años dedicado sólo a la radio para moderar un debate especial sobre la crisis del agua en España, que ofrece esta noche (22.50 horas) Antena 3 dentro del espacio A fondo El programa, que lleva por título ¿Hay o no hay agua para todos? contará con la presencia de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona; el presidente de la Comunidad valenciana, Francisco Camps; Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, y Angel Simón, presidente de Agbar (Aguas de Barcelona) y de la Agrupación de Gestores del Agua, entre otros. A lo largo del debate se emitirá una serie de reportajes que mostrarán, entre otros aspectos, cómo se encuentra la zona de Murcia después de varios meses de intensa sequía, ofrecerá información desde Israel sobre las soluciones que se han ido aplicando en este país, y sobre Almería, que ha paliado el problema gracias al riego por goteo. Además, el espectador podrá observar cómo se traslada en Aragón el agua en camiones cisterna para que el ganado pueda beber, se analizará cómo afectará la sequía a nuestro bolsillo y si las desaladoras son una solución eficaz. El debate hará dos conexiones en directo, una con Roberto Brasero, el hombre del tiempo de la cadena, quien ofrecerá una previsión sobre las condiciones meteorológicas para este otoño, y la otra con una reportera del espacio que informará de la situación que se vive en la Sierra de la Contraviesa, en la Alpujarra granadina, donde se están produciendo restricciones de agua durante 16 horas al día. Anderson Cooper, durante la cobertura de la catástrofe del huracán Rita en Beaumont CNN El periodista posmoderno de la CNN Los desastres naturales encumbran al presentador Anderson Cooper, quien con su peculiar estilo y homosexualidad rompe moldes en EE. UU. PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro del escalafón periodístico, desastres naturales como Katrita (la dramática llegada en menos de un mes de los huracanes Katrina y Rita ayudan a subir muchos peldaños de una sola vez, sobre todo en televisión. En un momento en el que el periodismo audiovisual de Estados Unidos parecía descabezado tras la casi simultánea jubilación o muerte de los grandes presentadores de telediarios que han dominado el medio durante un cuarto siglo, la CNN parece haber encontrado un posmoderno relevo en Anderson Cooper. Con un peculiar estilo dubitativo y su homosexualidad no ocultada, este periodista de 38 años y pelo totalmente canoso está rompiendo toda clase de moldes en la aquilatada tradición de lo que deben ser los anchormen del país. Durante estas semanas huracanadas, el sofisticado Anderson Cooper ha cautivado audiencias y generado toda clase de comentarios favorables al inyectar una llamativa sobredosis de humanidad en su cobertura, llorando un par de veces frente a las cámaras y atosigando respetuosamente a autoridades incompetentes. contenidos. De hecho, la CNN ha expandido su presencia a hora de máxima de audiencia más allá de su propio programa titulada Anderson Cooper 360 grados El presidente de la compañía, Jonathan Klein, no ha dudado en describir a su emergente estrella como el presentador del futuro El punto culminante de esta ascensión habría tenido lugar el pasado 1 de septiembre durante una entrevista en directo con la senadora Mary Landrieu, demócrata de Luisiana. Cuando la telegénica política empezó a agradecer la ayuda del gobierno federal, Anderson Cooper interrumpió educadamente a la entrevistada argumentando lo intolerable que resultaba en esos momentos caóticos escuchar a altos cargos públicos felicitándose entre sí ante todo el fiasco de protección civil puesto en evidencia por Katrina Tras estudiar en Yale, comprarse una cámara de vídeo y hacerse con una credencial falsificada, Cooper se introdujo en el periodismo como freelance enviando reportajes desde las zonas más conflictivas del mundo al Channel One De ahí saltó a la cadena ABC, donde terminó presentando un reality show titulado El Topo entre incumplidas predicciones de que nunca volvería a ser tomado en serio como periodista. Al intentar explicar su creciente perfil en las páginas del New York Times Anderson Cooper ha expresado su firme creencia en que los periodistas deben ser objetivos pero no neutrales. Escucho las preguntas de la gente e intento obtener respuesta. Lo que menos me interesa es la opinión de los presentadores de informativos, y menos que nada, mi propia opinión. Es una cuestión de vida o muerte. No se trata de un tertuliano repeinado que aparenta enfadarse para lograr más audiencia, que es a lo que se reducen muchas veces los canales de noticias comenta Cooper. Goteras en el dique de lo privado Anderson Cooper no es precisamente un Boris Izaguirre. Durante toda su carrera se ha esforzado por no ser encasillado profesionalmente por su condición de gay pese a haber sido galardonado por el lobby Gladd de homosexuales y lesbianas. Con todo, esta separación de lo privado y lo público no resulta fácil, como quedó de manifiesto en un reciente debate sobre bodas gay con el reverendo Jerry Falwell. Durante la entrevista, al periodista se le escapó un vehemente nosotros pagamos impuestos Entre los compañeros de la CNN, Cooper es también conocido por disponer de avión privado y no precisamente por la generosidad de su empresa, sino porque el periodista forma parte de la leyenda multimillonaria de los Vanderbilt. Su madre es Gloria Vanderbilt, que incombustible con más de ochenta años sigue escribiendo libros sobre sus comentados lances amorosos de juventud y madurez. Nuevo por dentro y por fuera Una pasión que no encajaba con la imagen ultra sofisticada de Anderson Cooper, siempre vestido con impecables trajes negros y no extraño a la hora de encarnar el canon de la elegancia masculina modelando para Maxim o Esquire Poses que contrastan con su actual look desastrado propio de todo enviado especial con limitado acceso a duchas, vestuario y maquillaje. Pero junto al giro visual, Cooper también ha ofrecido un apreciado cambio de Carlos Herrera