Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 JUEVES 29 9 2005 ABC Deportes Soldado reengancha al Madrid En una buena primera parte se adelantó con el tanto 50 de Raúl en la Champions pero tras el empate de Kafes el equipo se descompuso REAL MADRID OLYMPIACOS 2 1 cla perfecta del fútbol. Antes de que Raúl consiguiera su gol cincuenta en la Champions -perfecto pase de Beckham- Baptista ya podía haber marcado en dos ocasiones. Y después de ese tanto y hasta el descanso, el Madrid se presentó en media docena de ocasiones en clara ventaja para marcar. Si Robinho hubiera estado medianamente inspirado, su equipo se debía haber marchado al descanso con el partido sentenciado. Rematar quince veces a puerta- -once saques de esquina lanzados- -es para obtener un mejor balance, pero cuando el balón está por no entrar es cabezón como pocos. Se complicó el encuentro de mala manera nada más comenzar la segunda parte. Impensable, pero cierto. Nada había demostrado el Olympiacos en el primer tiempo, salvo que tenía un muy buen portero, como para pensar que podía igualar la contienda. Pero el disparo de Kafes tomó tal virulencia según se acercaba a la puerta de Casillas que tras golpear en el poste se metió como un obús. ¡Cómo acusó el golpe el Madrid! Posiblemente todos y cada uno de sus jugadores comenzaron a recordar las ocasiones perdidas y enfrascados en su martirio no tuvieron capacidad de reacción. El reloj avanzaba a velocidad de AVE y el Bernabéu comenzó a desesperarse tanto o más que sus jugadores. Luxemburgo, desde el banquillo, no sabía, no contestaba. Ningún cambio, a pesar de que algunos de sus hombres daban la sensación de verdadero agotamiento. Cansancio que conducía a la precipitación. A pesar de todo el arreón blanco en el último cuarto de hora fue vibrante. El CLASIFICACIÓN GRUPO F 13- 09- 05 18- 09- 05 19- 10- 05 01- 11- 05 23- 11- 05 06- 12- 05 EQUIPOS 1. Lyon 2. Rosenborg 3. Real Madrid 4. Olympiacos Lyon- Real Madrid Olympiacos- Rosenborg Real Madrid- Olympiacos Rosenborg- Lyon Lyon- Olympiacos Real Madrid- Rosenborg Olympiacos- Lyon Rosenborg- Real Madrid Real Madrid- Lyon Rosenborg- Olympiacos Lyon- Rosenborg Olympiacos- Real Madrid PT 6 3 3 0 J 2 2 2 2 G 2 1 1 0 E 0 0 0 0 3- 0 1- 3 2- 1 0- 1 Real Madrid (4- 3- 1- 2) Casillas; Míchel Salgado (Diogo, m. 80) Helguera, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Beckham, Pablo García (Gravesen, m. 84) Guti; Baptista (Soldado, m. 78) Robinho y Raúl. Olympiacos (4- 4- 1- 1) Nikopolidis; Mavrogenidis (Kapsis, m. 39) Anatolakis, Kostoulas, Georgatos; Kafes, Touré, Stoltidis (Babangida, m. 88) Djordjevic; Rivaldo; Konstantinou (Okkas, m. 84) Árbitro Markus Merk (Alemania) Roja a Sergio Ramos (m. 90) Amarillas a Pablo García y Guti del Real Madrid, y Stoltidis, Rivaldo, Okkas y Kafes, del Olympiacos. Goles 1- 0. m. 8: Raúl. 1- 1, m. 48: Kafes. 2- 1, m. 86: Soldado. P GF GC 040 132 124 225 ENRIQUE ORTEGO MADRID. Hay que ganar como sea, jugando bien o jugando mal Pues eso. Victoria agónica a cuatro minutos del final. Y jugando notablemente el primer tiempo y precipitadamente el segundo. De todo tuvo ayer el Real Madrid, pero finalmente se agarró al necesitado triunfo con la fe de las grandes ocasiones. Hubo que esperar al arreón final y al oportunismo del recién incorporado Soldado- ¡presente! -para celebrar los tres puntos, pero es difícil de explicar en esta precipitada crónica cómo el Real Madrid tuvo que esperar tanto para encontrarse con una victoria que debió asegurar en la primera parte por juego y ocasiones. Olympiacos, según se veía más cerca del empate, volvió a su postura superdefensiva y los blancos rodearon su área con tanta vehemencia como mala suerte, porque un testarazo de Baptista, de esos que parece gol nada más salir de su cabeza, se estrelló contra el larguero. Diez minutos quedaban cuando Luxemburgo movió el banquillo. Soldado por Baptista. Un tercer delantero por un hombre gol. Porfió el equipo en sus acometidas y en una de ellas el pase de Beckham encontró a Soldado en boca de gol. Su primer cabezazo lo desvió como pudo Nikopolidis, pero el segundo entró rezando en la puerta griega mientras el Bernabéu lo celebraba porque la décima había recobrado la vida. Hubo tiempo todavía para otra opción clamorosa y para que Sergio Ramos viera la roja directa de forma injusta. Así se escribe la historia. Un equipo de estrellas, un club que se gasta noventa millones en refuerzos y le salva de la guillotina europea un chaval de 20 años. Un pavón Y eso que todos los teníamos casi olvidados. Beckham, mejor desde la banda El arranque del partido se acercó mucho a lo que se espera de este equipo reforzado en todas sus líneas hasta un valor de casi noventa millones de euros. Luxemburgo continúa perfilando su sistema. No da su brazo a torcer. Es testarudo y fiel a sus principios, pero al menos en los últimos encuentros está desarrollando su esquema y los jugadores parece que se acoplan mejor a sus ideas. También es un problema de elección. Bien es verdad que es más fácil que Guti se adapte a esa ida y vuelta desde el centro a la izquierda, con su calidad individual intacta porque es intrínseca, que lo haga el voluntarioso Gravesen, que con el balón en los pies tiene problemas para pensar y ejecutar rápido, todo lo contrario que el canterano. También Beckham ha cogido el mensaje de defender cerca de Pablo García y desdoblarse a la banda cada vez que el equipo tiene el balón. Desde allí sus centros ayer hicieron estragos. Fueron quince minutos de ritmo, velocidad y precisión. Entradas por las bandas, juego al primer toque. La mez- Luxemburgo: En el fútbol no se puede perdonar porque te parten la cara Camino de los vestuarios, Beckham y Gravesen casi llegan a las manos con el griego Okkan, que provocó la expulsión de Sergio Ramos. Los blancos se lamentan de la mala puntería. JULIÁN ÁVILA MADRID. Vanderlei Luxemburgo no ha podido saborear con tranquilidad un partido desde el banquillo blanco en lo que va de temporada. Es reo de la incertidumbre y la zozobra por culpa del dichoso sistema, de las bajas, de la mala puntería de las estrellas... Anoche se las prometía muy felices cuando Raúl abrió la lata griega en el minuto ocho y todo el mundo pensaba en la goleada porque el equipo estaba jugando de manera excepcional. Jugamos una muy buena primera parte. Les dije a los jugadores en el vestuario que había que salir fuerte para contagiar al público. Me gustaron mucho los primeros cuarenta y cinco minutos... resaltó el brasileño en su única loa a la plantilla. El discurso del entrenador pasó la página positiva para adentrarse en la de la crítica: En el fútbol no se puede perdonar porque te parten la cara. Creo que deberíamos haber sentenciado antes del descanso. Acorralamos al contrario y les metimos atrás a un equipo miedoso. Pero si tenemos cinco o seis ocasiones y sólo marcas uno, después un balón colgado o un disparo desde la frontal te condena a un resultado malo en casa Con el gol del Olympiacos llegó la intranquilidad y lo pasamos mal. Si un equipo quiere ganar un título no puede pasar lo de esta noche- -por anoche- No hay explicación para haber visto dos juegos diferentes en cada parte. Sólo que en fútbol se piensa una cosa y sale otra. No puede haber estas diferencias Por último, reconoció que el Madrid encontró su estrella cuando menos lo esperaba: Tuvimos la suerte en el gol. No tuve dudas al sacar a Soldado. Baptista había bajado físicamente y no estaba ni atrás ni adelante. Decidí poner al chaval de delantero centro, con Raúl a la izquierda y Robinho, a la derecha Los jugadores reconocieron que no debieron pasarlas tan canutas y abandonaron el estadio sin fuerzas. Se habían vaciado tanto que el entrenador ha suspendido el entrenamiento programado para hoy.