Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29 9 2005 Sociedad 51 Comunicación JOSEP MARÍA CARBONELL Presidente del Consejo Audiovisual de Cataluña Nuestra independencia es la única manera de defender al espectador Durante los próximos seis años, este ex diputado socialista velará por la idoneidad de los contenidos audiovisuales en Cataluña al frente del paradigmático CAC. Independencia de los poderes y consenso con los medios son las señas de identidad del sucesor de Francesc Codina TEXTO: SARA CAMPELO FOTO: YOLANDA CARDO LA VENTA ES EL FINAL ÁNGEL RIESGO Josep María Carbonell Abelló nació en Barcelona en 1957 y es licenciado en Filosofía por la Autónoma de Barcelona. Durante su trayectoria como diputado en el Parlament (1995- 2004) presidió la comisión de control de la CCRTV, fue presidente de la comisión de relaciones con la UE y portavoz del PSC- CpC en temas culturales y audiovisuales. Carbonell es consejero del CAC desde junio de 2004 y, en este organismo, ha sido el responsable de relaciones institucionales, televisión digital terrestre, televisión por cable y por satélite y nuevas tecnologías- -Reforma audiovisual, TDT, creación del consejo estatal. Tiempos revueltos los de su legislatura. -Muy interesantes, si le soy sincero; particularmente, en lo que se refiere a Cataluña, que es donde el CAC centra su acción, nos enfrentamos a un marco legislativo muy importante con dos proyectos de leyes a la vista: la del Audiovisual de Cataluña y la reforma del ente público autonómico (CCRTV) -Se olvida de la concesión de las nuevas licencias de televisión local. -Efectivamente, en el CAC tenemos competencia vinculante en la adjudicación de frecuencias locales, una misión de relevancia si tenemos en cuenta la riqueza que supone la diversidad local. En este sentido me he marcado como meta realizar una gestión impecable, transparente y absolutamente independiente. Estos valores contagian todo nuestro trabajo, tenga en cuenta que la independencia del consejo respecto a los partidos políticos y los legítimos grupos de poder mediático es la única manera de alcanzar el objetivo fundamental: la búsqueda y defensa del interés general al servicio de Cataluña. -Su predecesor, Francesc Codina, fue un defensor a ultranza del consejo audiovisual estatal. ¿Piensa tomar el testigo en su empeño? -Codina ha creado un estilo de trabajo formidable y yo voy a seguir trabajando en una línea esencialmente continuista. En lo que se refiere al consejo estatal, he de decir que nuestra experiencia está al servicio del Ejecutivo para lo que disponga. España necesita un consejo audiovisual sólido y con potestad para actuar con autoridad sobre los operadores. ¿No confía en la autorregulación que prometieron los canales en el primer trimestre de año? -La autorregulación es positiva, pero Josep María Carbonell en su despacho del CAC insuficiente. Este país necesita un órgano independiente que corregule con las cadenas sus contenidos. Somos el único país de Europa que no dispone de este instrumento. ¿Qué defensa tienen los espectadores frente a la telebasura o los contenidos violentos? -Tenemos una oficina de defensa de la audiencia, un instrumento al servicio del público que pueden utilizar cuando ve que en un anuncio, programa o boletín informativo hay algún aspecto inadecuado. -El otro gran frente del CAC lo libran a diario con los anunciantes. ¿Cómo son sus relaciones con Autocontrol? -Tenemos mucho contacto con ellos, de hecho una de mis primeras tareas al frente del CAC va a ser reunirme con ellos para potenciar unas relaciones fluidas. Autocontrol es una entidad intachable que vela por la idoneidad de los anuncios publicitarios; pero esta circunstancia no nos puede sustraer de nuestra obligación de velar por todos los contenidos que se ofrezcan por televisión, ya sean programas inadecuados, informativos poco plurales o spots que no cumplan la ley general de Publicidad. ¿No se sienten un poco censores de la creatividad publicitaria? -Nuestra misión es defender al espectador que se sienta agredido, no somos enemigos de la creatividad, ni muchísimo menos. Entre todos tenemos que trabajar para lograr el mejor audiovisual: el más creativo y el más adecuado. ¿De qué sirve prohibir un anuncio en TV 3 si se puede estar pasando a la vez en todas las generalistas? ¿Paradójico, verdad? Por eso es necesario un consejo audiovisual estatal y que esté conectado con los autonómicos para que se basen en criterios comunes. ada momento que un publicitario está en los EE. UU. está aprendiendo. Visitar el país padre de la publicidad es pura vitamina para los que estamos interesados en la ciencia de vender cosas y en su herramienta estrella, la publicidad. En este gran país, que acumula la mitad de las inversiones publicitarias y promocionales del mundo, la publicidad explota en las calles, en los medios y también en internet. Pero sobre todo este país está por encima de todos los demás en sus tiendas, las mejores y más sofisticadas del mundo están allí y las técnicas comerciales en ellas aplicadas, son, para los fabricantes de marcas y productos tan importantes como la publicidad. Todo es comercial en EE. UU, desde el camarero que está incentivado con unas propinas astronómicas para los hábitos europeos y se deshace en amabilidad a veces artificial, hasta la compleja técnica de descuentos que inducen al consumidor a una compra mayor. Las tiendas americanas son un ejemplo de tecnología aplicada a la satisfacción del consumidor y de su inducción a la compra. La tentación está en cada esquina y los dependientes están preparados para cerrar la venta, pocos escapan de la tentación. Los anunciantes saben bien de la importancia que ha tomado la tienda a la hora de la decisión de compra y también saben que casi ningún comprador llega con su marca en la cabeza. El poder que han tomado las empresas minoristas del mundo es enorme y la comprensión de sus estrategias y de sus preferencias es fundamental para que el trabajo de marketing del anunciante y el de publicidad de la agencia sirvan finalmente para algo. Hace poco leía en un libro llamado ¿Por qué compramos? que su autor, Paco Underhill, ha desarrollado una sólida teoría sobre el comportamiento del consumidor en una tienda a través de su observación sistemática. Su lectura me confirma algo: nada en una tienda moderna es casual, todo ha sido pensado para inducirnos a comprar, muchos comerciantes en España deberían profundizar en estas técnicas. Las agencias siguen retrasadas en ofrecer a sus clientes estas técnicas, quizás con la excepción de Saatchi Saatchi que está desarrollando en el mundo una nueva red, Saatchi X, especializada en el llamado Marketing del Comprador y que ha dado servicios en Estados unidos al mayor minorista del mundo, Wal- Mart. C