Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 29 9 2005 ABC El Senado de Argentina se deshace del último magistrado de la era Menem El juez dice que le destituyen por votar a favor de la extradición de un etarra sostiene que todo acto de terrorismo es un delito de lesa humanidad. Por lo tanto, no había prescrito y había que entregarlo a España CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. El Senado se disponía ayer a poner punto y final a los días de Antonio Boggiano como juez de la Corte Suprema. El último magistrado, identificado con lo que se llamó mayoría automática (presuntamente favorable en sus fallos a la Administración de Carlos Menem) denuncia que su destitución está impulsada por el Gobierno de Kirchner porque, en contra de la opinión mayoritaria de la Corte, votó a favor de extraditar a España a Lariz Iriondo el etarra establecido en Buenos Aires desde el 2002. Había un dictamen (previo) del procurador general a favor de la extradición. Hubo ocho votos en contra y el mío a favor. La fundamentación de la mayoría fue considerar que Lariz Iriondo no había cometido actos de terrorismo que constituyan delito de leb Antonio Boggiano sa humanidad y, por lo tanto, imprescriptibles. Ellos establecieron la distinción entre terrorismo de Estado, que sí es de lesa humanidad, y el resto de los actos terroristas. En forma contraria, yo sostuve y sostengo, que todo acto de terrorismo es un delito de lesa humanidad. Por lo tanto, no había prescrito y había que entregarlo a España Boggiano recuerda el malestar que produjo en el Gobierno de Néstor Kirchner (que aún no ha denegado el refugio político al etarra) su decisión sobre Lariz Iriondo, coautor de un atentado con coche bomba en Eibar en 1984. A partir del fallo, cambió su actitud y, según el juez, aceleró la maquinaria del Senado para impulsar mi destitución Un final distinto Algunos de los ministros con los que se entrevistó el juez, como el titular de Exteriores, Rafael Bielsa; el de Economía, Roberto Lavagna; el de Defensa, José Pampurro, o el mismísimo jefe de Gabinete, Alberto Fernández, le garantizaron que su caso tendría un final distinto al de sus otros cuatro compañeros, a los que se había logrado expulsar de la Corte forzando jubilaciones o jui- cios similares. Los ministros, supuestamente siguiendo indicaciones del presidente, le confiaron que no veían causal (motivo) para destituirme... Su mensaje era: no tenemos nada contra usted, tiene condiciones de idoneidad y lo que pasa es ajeno a nosotros Pero todo cambió en los últimos tiempos y la exigencia pública de Kirchner al Congreso de echar a la Corte menemista en mayo de 2003, recobró vigor. La mujer del presidente, la senadora Cristina Fernández, titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales y candidata a renovar el puesto en las elecciones del mes próximo, no se excusó en este caso donde surge un conflicto de intereses evidente para Boggiano, razón por la que solicitó su recusación así como la de otro grupo de legisladores Pero, advierte, mientras los conjueces (magistrados que entienden de su caso) no se pronuncien sobre este extremo, el Senado debería abstenerse de seguir con el juicio. Un pronunciamiento (como el que se esperaba ayer) suyo representa un enfrentamiento abierto entre el Poder Judicial y el Legislativo anticipa el juez, repuesto en su cargo la víspera por sus Antonio Boggiano ABC colegas pese a haber sido apartado cautelarmente por el Senado. La acusación principal contra Boggiano, señala un fallo que podría causarle un perjuicio al Estado de 400 millones de pesos por no haber pagado 28 a una empresa privada de guías de teléfono cuando la compañía Entel (hoy Telefónica) no se había privatizado. El Estado apeló a la Corte por un fallo o laudo, como se denominan las decisiones del Tribunal Arbitral de Obras Públicas. Pero, tal y como se establece en la constitución de estas instancias, a las que ambas partes acudieron voluntariamente, los laudos son inapelables. Eso fue todo lo que dije, no entré en el fondo de la cuestión se defiende.