Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 29 9 2005 ABC Irak y la privatización de la Sanidad provocan protestas en el congreso laborista Expulsados dos delegados por alborotar durante el discurso del titular de Justicia, Jack Straw asistentes apoyaron una moción en contra de la privatización de parte del Servicio Nacional de Salud que impulsa el Gobierno de Tony Blair EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Dos delegados tuvieron que ser expulsados ayer del plenario del congreso del Partido Laborista británico por protestar contra la guerra de Irak durante la intervención del ministro de Asuntos Exteriores, Jack Straw. Si este toque de atención a la política del primer ministro, Tony Blair, fue minoritario, la mayoría de los delegados votó por contener el proceso de tímida privatización de la Sanidad, contraviniendo las ideas reformistas defendidas el día anterior por el propio Blair. Straw advirtió en el congreso de Brighton de que la situación en Irak ofrecerá más momentos oscuros ya que la actividad terrorista podrá crecer en las votaciones que se avecinan. b La mayoría de los mocráticos. Straw descartó una acción militar contra Irán. Aseguró que un ataque contra las ambiciones nucleares iraníes no está en la agenda ni de EE. UU. ni de Europa. Por otra parte, el congreso apoyó una moción del líder de Unison, el mayor sindicato del sector público, contra las medidas privatizadoras en el Servicio Nacional de Salud impulsadas por el Gobierno. En realidad el voto no obliga al Ejecutivo, y la ministra de Salud, Patricia Hewitt, indicó que seguirán los planes para que el sector privado lleve a cabo en 2008 el 15 por ciento de las operaciones. Esto no es privatización, no estamos vendiendo los hospitales se defendió Hewitt. AFP Fetos humanos para sectas satánicas BOGOTÁ. La Policía colombiana confiscó tres fetos humanos en el aeropuerto Eldorado de Comida basura y colegios Por el contrario, con unanimidad fue acogido el anuncio de la ministra de Educación, Ruth Kelly, de la prohibición de comida basura con excesivas grasas, sal o azúcar, de los menús escolares y de las máquinas de venta automática instaladas en las escuelas. Pero además de ocuparse de estos serios contenidos, el congreso laborista también se entretuvo con algún chismorreo. ¿Por qué Blair escogió el martes una canción punk de 1978 para que sonara a su llegada y despedida del plenario laborista? Es ya tradición ele- Bogotá que iban en un envío rumbo a Estados Unidos, y señaló que podría estar relacionado con una red tráfico de embriones para sectas satánicas. Según informes de la Policía se trata de tres fetos entre el cuarto y quinto mes de gestación envueltos en plástico, que se hallaban alojados en el interior de una figura de porcelana. En la fotografía, un detalle de la aprehensión del macabro paquete cuando iba a salir del aeropuerto. Derechos democráticos De todos modos, insistió en que las tropas británicas seguirán en Irak para asegurar que la población iraquí puede ejercer libremente sus derechos de- gir músicas diversas para ese acto, pero la canción en cuestión, del grupo Sham 69 y compuesta por Jimmy Pursey, dice en su principal estrofa: Si los chicos están unidos, entonces nunca nos dividiremos Su elección ha sido interpretada como una clara alusión a la necesidad de unión entre Blair y su previsto sucesor, Gordon Brown. La letra también dice: No quiero ser rechazado. No quiero ser denegado. No es mi desgracia que te haya abierto los ojos Eso es lo que quiso Blair con su discurso: abrir los ojos del partido a las reformas del Nuevo Laborismo sin ser rechazado. Sharón pasea a tumba abierta por Gaza cinco años después de pisar la Explanada de las Mezquitas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hace cinco años, en el único paseo que se ha hecho hueco en los libros de historia de Oriente Próximo, Ariel Sharón pisó de manera más que provocadora la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, tercer lugar más sagrado del Islam. Aquel paseo ayudó, y mucho, al estallido de la segunda Intifada palestina, aparcada en doble fila hace unos meses gracias a una frágil tregua que languidece y rica en muertos, más de 5.000 (4.000, palestinos) Hoy, cinco años después de aquella vueltecita del entonces jefe de la oposición hebrea y poco después, no por casualidad, primer ministro de Israel, Sharón se está dando otro paseo, éste a tumba abierta, a lomos de sus carros de combate Merkava de sus helicópteros Apache de sus cazabombarderos F- 16 Por llevarse se ha llevado incluso de la mano, para tan azarosa caminata, a la artillería pesada de su Ejército, disparada estos días por vez primera con- tra Gaza desde la Guerra de los Seis Días de 1967. Un paseo que no está dispuesto a acabar hasta dejar tan diezmado a Hamás, que sus jefes y milicianos armados tengan que izar la bandera blanca de la rendición. Que le ha conducido hasta los campos de refugiados del sur de Gaza, y los del norte desde donde se han lanzado cohetes Qassam contra Sderot; y hasta el centro mismo de una ciudad sin electricidad y donde nadie duerme desde hace varias noches por el vuelo rasante de los aviones que rompen el sue- ño a golpe de detonaciones de ruido. Un paseo que ha supuesto el bombardeo selectivo de centros estratégicos de los fundamentalistas islámicos, así como de sus talleres para la fabricación de los cohetes artesanales. Un paseo del que siempre regresa mucho más acompañado que a la ida, junto a los centenares de palestinos detenidos en redadas masivas contra Hamás, el Yihad Islámico y los demás grupos radicales. Un paseo, éste de un Sharón crecido tras su evacuación de la Franja mediterránea y su victoria frente a su ya odia- do rival del Likud, Benjamín Netanyahu, que no terminará ante la puerta de Mahmud Abbas una vez se ha confirmada la cancelación sine die (como adelantara ABC el lunes) de su entrevista el 2 de octubre. Y es que el eco de las bombas y de los cohetes apenas permitiría escuchar, siquiera en un susurro, las palabras que uno y otro tienen ganas de decirse desde hace tiempo y para las que habrá que esperar a mejor ocasión. Con quien también tiene muchas ganas de hablar Abbas, más que ganas lo que tiene es una necesidad perentoria, es con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. De hecho, el máximo responsable de la ANP, de visita ayer en El Cairo donde se reunió con Hosni Mubarak, ha anunciado su viaje a Washington el 20 de octubre para pedir socorro por el cariz que han tomado los acontecimientos sobre el terreno evacuado de Gaza, donde se insiste en la penetración de Al Qaida, y ocupado de Cisjordania. Otra cosa será la respuesta que se encuentre, que a buen seguro no variará mucho de la manida exigencia de que entre a saco contra los extremistas de Hamás o, lo que es lo mismo, que provoque a sabiendas una guerra civil entre los palestinos.