Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional JUEVES 29 9 2005 ABC HONREMOS AL ESPADÓN s México un país menos democrático que España? Quizá podamos convenir que no. Y también podríamos preguntarnos si, hoy por hoy, los Estados Unidos Mexicanos invitarían al Ejército de la República Bolivariana de Venezuela a desfilar en el día de su fiesta nacional y rendirían honores a su bandera. Y valga México como ejemplo de país que en este momento no está sometido a la presión chavista que sufren otras naciones iberoamericanas. Comparar siempre ayuda. El impopular presidente de Perú, Alejandro Toledo, tiene al 54 por ciento de la población viviendo con menos de dos dólares al RAMÓN día. El popularísimo ÁlPÉREZ- MAURA varo Uribe de Colombia tiene un 52 por ciento bajo ese baremo. Cuando Chávez llegó al poder en 1999 tenía el 43 por ciento. Hoy- -según los datos publicados por Jackson Diehl en The Washington Post- -tiene el 53 por ciento a pesar de haber duplicado en este periodo los ingresos por la venta de petróleo. De lo que eso dice de la capacidad de crear riqueza de un mercado intervenido, mejor ni hablamos. ¿Qué hace Chávez con la fabulosa riqueza de un petróleo que está a 60 dólares el barril? Convertirse en una sociedad de socorros populares. Igual que Hizbolá promovía- -con recursos del petróleo iraní- -la revolución en el Líbano ofreciendo la asistencia social que el Estado era incapaz de proveer, el chavismo se ha convertido en el solucionador inmediato de los problemas de todos los pobres de América- -con la probable excepción, a largo plazo, de los pobres venezolanos. Así, cada vez que sube el precio del barril, sus subsidios a fondo perdido, que antaño se limitaban a la isla de Cuba, se extienden un poco más lejos. Suministra petróleo subvencionado a trece estados caribeños; promete una nueva refinería a Brasil; compra bonos de la deuda exterior argentina, al borde de la quiebra, por un montante de 538 millones de dólares; provee los compromisos de exportación petrolífera de Ecuador cuando ese país productor es incapaz de respetarlos durante unos cuantos días... hasta una escuela de samba en Río de Janeiro ha logrado comprometer su patrocinio. ¡Será por dinero! EE. UU. se encuentra ante el reto de un enemigo declarado que reparte dinero por el continente y frente al que sólo logra hacer declaraciones descalificatorias- -en ocasiones tan desafortunadas como las de Pat Robertson. Y eso hace que su popularidad crezca cada día. Si Washington ayudara a concluir el acuerdo de libre comercio andino, tendríamos sobre la mesa medios concretos de crear riqueza en la región. Entre otra cosas, porque Washington compite con gobiernos como el español que está dispuesto a no dejar pasar ocasión de rendir honores al espadón venezolano con excusas fraternales. Al menos Castro tiene el buen criterio de no enviar a sus hombres a desfilar a Madrid. En Francia, la eventual privatización de un buque, el Pascal Paoli cuyo nombre rememora al padre fundador de la patria corsa ha enardecido a sindicalistas y nacionalistas, que se tomaron la justicia por su mano y se apoderaron del navío ¿E La Gendarmería toma al asalto algo más que un ferry JUAN PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. Por vez primera en muchas décadas, unidades militares del Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN, las fuerzas antiterroristas) actuaron ayer en un conflicto laboral con ramificaciones nacionalistas corsas. Fue en la liberación del ferry Pascal Paoli secuestrado por un grupo de sindicalistas de corte nacionalista, que protestaban contra la eventual privatización parcial de la Sociedad Nacional Córcega- Mediterráneo (SNCM) que asegura el tráfico entre la isla mediterránea y Marsella, donde la huelga paraliza una treintena de navíos. Los comandos del GIGN utilizaron varios helicópteros del Ministerio de Defensa para neutralizar, en poco más de diez minutos, a medio centenar de sindicalistas corsos que se habían apoderado del Pascal Paoli en el puerto de Bastia (Alta Córcega) y deseaban convertirlo en barricada naval de protesta marítima contra el Gobierno. La operación policial militar del GIGN no tiene antecedentes. Era la primera vez que estas unidades antiterroristas actuaban contra un objetivo marítimo. Y ha sido la primera vez que estos grupos de intervención son utilizados para neutralizar un movimiento de protesta, sindical y nacionalista, en este caso. Según Nicolas Sarkozy, ministro de Interior, la operación se consumó con rapidez y limpieza Los sindicalistas rebeldes no opusieron resistencia, aunque estaban armados con pistolas, fusiles ametralladores y algunas granadas. Según distintas fuentes, los helicópteros del Ministerio de Defensa tomaron posiciones sobre el Pascal Paoli y los comandos, descolgándose por el aire, ocuparon el ferry en menos de un cuarto de hora. La liberación de un ferry secuestrado por una treintena de sindicalistas deja en suspenso la solución de un problema laboral y económico muy particularmente envenenado. Privatizar al patriarca Para los nacionalistas corsos, Pascal Paoli fue el padre fundador de la patria y para ellos un ferry que lleve su nombre es mucho más que Los sindicalistas rebeldes no se opusieron a las fuerzas policiales, aunque disponían de abundantes armas un barco y alcanza la categoría de símbolo. Que ese icono patriótico pueda ser privatizado significa entre los medios nacionalistas una ofensa humillante. No es un secreto que las comunicaciones entre Córcega y el continente están subvencionadas ni que las finanzas de la SNCM están por los suelos. Cuando las deudas del Estado continúan creciendo a un ritmo imprevisible, alguien tuvo la idea de privatizar parcialmente la SNCM. Tal proyecto precipitó dos tipos de reacciones: puramente sindicales (a través de la CGT, sindicato mayoritariamente comunista) y nacionalistas, a través de los militantes corsos de distinta obediencia, que tuvieron la inflamable idea de requisar el Pascal Paoli en nombre de la revuelta sindical y nacionalista. El Gobierno tardó varias horas en tomar la decisión y quince minutos en hacer intervenir a los comandos del GIGN. Reconquistado marcialmente el ferry de tan profunda simbología, la crisis se agrava en el frente puramente sindical, con imprevisibles protestas de signo nacionalista. Ahora, los sindicalistas que se apoderaron del Pascal Paoli serán acusados de crimen y delito de secuestro de navío Miembros de la unidad de élite antiterrorista GIGN toman el buque Pascal Paoli en el puerto corso de Bastia AFP