Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 29 9 2005 ABC Internacional Un cartel de la película Lo que el viento se llevó entre los destrozos ocasionados por el Katrina a su paso por Louisiana REUTERS Muchos de los horrores atribuidos a Nueva Orleáns después del Katrina eran falsos Varapalo al sensacionalismo mostrado por algunos medios de comunicación tras los huracanes b Después de cuatro semanas de pesquisas oficiales, los muertos en cascada, las violaciones de niños, los ataques indiscriminados... se quedan en leyendas urbanas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En una polémica que recuerda bastante a la generada por la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak, los medios de comunicación en EE. UU. -empezando por el heroico diario Times- Picayune de Nueva Orleáns- -han empezado un llamativo examen de conciencia sobre la cobertura del huracán Katrina y todos los rumores convertidos en información que apuntaban la existencia de decenas de miles de muertos, violaciones de niños en refugios temporales, ataques indiscriminados de bandas armadas y demás noticias apocalípticas fomentadas en algunos casos por las autoridades locales y estatales. Cuatro semanas después del caos inicial, la Policía de Nueva Orleáns empezó a examinar estos informes encontrando muy poca o ninguna verdad en ellos. A pesar de todas las narraciones de violencia y abusos con escenario en el Superdome y el Centro de Convenciones, hasta el momento no se ha pre- sentado ninguna denuncia sobre asaltos sexuales, ni tampoco testigos que corroboren esos rumores transmitidos como noticias. Frente a las descripciones de montañas de cadáveres abandonados, el Departamento de Salud de Luisiana sólo ha contabilizado una decena de fallecidos en esos refugios temporales. El capitán Marlon Defillo, de la desbordada Policía de Nueva Orleáns, confirmó que ahora que hemos tenido una oportunidad de reflexionar sobre la situación, somos capaces de decir que las cosas no fueron como parecieron Empezando por los rumores de que en el Centro de Convenciones, dentro de una cámara frigorífica subterránea se habían encontrado entre 30 y 40 cadáveres, incluidos el de una niña de siete años degollada. Observadores creíbles, como Bill Waldron- -policía de Florida que se encontraba en Nueva Orleáns para testificar en un juicio de asesinato y que buscó refugio en el Centro de Convenciones- -recuerda que la difícil situación en los días posteriores al Katrina no pasó de algunas peleas aisladas al retrasarse la ayuda humanitaria y los esfuerzos de evacuación. Testimonio corroborado por los limitados efec- tivos militares desplegados en esos lugares y por las pesquisas policiales que sólo confirmaron cuatro asesinatos en Nueva Orleáns durante los días posteriores al huracán. Cifra típica en una ciudad violenta que para este año ya anticipaba más de 200 asesinatos. El coronel Thomas Beron, miembro de la Guardia Nacional de Luisiana destinado en el Superdome explicaba que cinco días después del Katrina llegaron representantes de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) con un camión refrigerado y tres médicos para hacerse cargo de doscientos cadáveres como si Dimite Tom DeLay, jefe de filas republicano en la Cámara Baja P. R. WASHINGTON. Tom DeLay, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Baja de Estados Unidos, se vio forzado ayer a abandonar temporalmente -afirmó- -su puesto de portavoz al ser formalmente acusado en el Estado de Texas, junto a dos colaboradores suyos, de manejos ilegales de fi- nanciación política que pueden ser castigados hasta con dos años de cárcel. En el trasfondo de este caso figuran una serie de donaciones empresariales por valor de 190.000 dólares que, según el Ministerio Público, fueron lavadas para evadir los límites estatales fijados a este tipo de contribucio- nes destinadas a la financiación de partidos políticos en sus campañas. El congresista, que no ha renunciado a su escaño, insiste en que este sumario es una venganza política, destacando que la persona que ha dirigido las pesquisas, el fiscal jefe del condado de Travis, Ronnie Earle, pertenece al Partido Demócrata. Pese a la acusación formalizada en contra de Tom De Lay con la ayuda de un gran jurado, la Casa Blanca ha expresado de forma inmediata su solidaridad con este poderoso congresista del campo republicano.