Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE SOBRE EL ESTATUTO CATALÁN REACCIONES JUEVES 29 9 2005 ABC LA ESPAÑA SINGULAR ay hechos de nuestra vida pública que no se dan en los demás países occidentales. Podemos recordar algunos. No es usual cambiar un gobierno como consecuencia de un atentado terrorista, ni que, con ese cambio, se alteren las líneas fundamentales de la política exterior ni los principios y pactos de la lucha contra el terrorismo. Tampoco forma parte de la vida normal de las democracias que el gobierno se ejerza mediante alianzas entre el partido vencedor y grupos políticos separatistas. Una nación sana no entrega su gobierno a quienes aspiran a destruirla, ni ningún Gobierno prudente y duradero se sustenta en alianzas y votos de los enemiIGNACIO SÁNCHEZ gos de la nación. ConvieCÁMARA ne prescindir de eufemismos: una cosa es tener una u otra visión de España, y otra odiarla o aspirar a su ruptura. Resulta paradójicamente enojoso que el presidente de una nación no considere relevante la cuestión de si lo que gobierna es una nación soberana o un Estado plurinacional cuya pervivencia depende de la libre decisión de sus naciones. Pues no estamos ante una disputa teórica sobre el significado jurídico, político o histórico del término nación sino ante una agresión a la unidad de España. No es habitual tampoco que en los asuntos de Estado y en las grandes líneas de la política el Gobierno busque acuerdos con grupos minoritarios e incluso marginales y pretenda marginar a la mitad de los ciudadanos. O que se olvide o ignore la realidad internacional y se sustituya la defensa de los intereses de España por el aplauso efímero de los incondicionales más radicales. Ni que se desprecien las enseñanzas de la historia comparada de la lucha antiterrorista. Ni es sensato que se ponga en jaque una reconciliación ejemplar y difícil concordia con rencorosas apelaciones al pasado, ni que se pretenda que el preámbulo de la mayor tragedia de nuestra historia reciente fuera una especie de paraíso cívico. Ahora hay quien pretende convertir lo que fue virtud (la reconciliación y la transición) en necedad y causa de nuestros males. Es algo así como si el bacilo de Koch culpara al aire puro de la tuberculosis. No es fácil encontrar otro caso de dirigentes de un país en forma que se obstinen en hacer ejercicios de prestidigitación política al borde del precipicio. Y nos fatigan con la monserga de la España plural Y no sabemos ya si se trata de que hay varias Españas o una que contiene partes diversas. Un mosaico o un puzle ¿son algo singular o plural? ¿Se habla acaso de la Francia plural o de la Alemania plural o de los Estados Unidos plurales Toda nación suele tener para las demás dos estereotipos: uno favorable, el otro negativo. El peor estereotipo de lo español está hoy encarnado precisamente por los separatistas y por el sector mayoritario de la izquierda radical. Y es que pocas cosas ha habido tan españolas (en el estereotipo negativo) como el odio a España. En suma, que España no es plural, sino singular, muy singular, peligrosamente singular. H Alfonso Guerra, en la entrevista que ayer le realizó Concha García Campoy en Punto Radio JULIÁN DE DOMINGO Guerra: Si incluyen el término nación, supondrá una segunda transición Pide no dramatizar con el Estatuto, porque si no se aprueba no pasa nada b Según el ex vicepresidente, quienes ahora quieren el término nación dentro de unos años pedirán la definición de Estado; algunos ya lo hacen I. G. ESLAVA MADRID. El presidente de la Comisión Constitucional en el Congreso de los Diputados, Alfonso Guerra, considera que la aprobación de un Estatuto catalán que incluyera el término nación, como ocurre en estos momentos, supondría una segunda transición en línea con José María Aznar, que ha hablado de esta posibilidad, puesto que rompería el pacto alcanzado en 1978, con la aprobación de la Constitución, según el cual en España había regiones y nacionalidades. Para el ex vicepresidente del Gobierno, que fue entrevistado ayer por Concha García Campoy en su programa de Punto Radio, ésta es una cuestión de vital importancia, puesto que quienes ahora piden el término nación dentro de unos años pueden pedir la definición de Estado, algunos ya lo hacen Si es lo mismo nacionalidad y nación, como argumentan otros, no hay por qué cambiarlo sentenció. En cuanto a las negociaciones abiertas ayer en el Parlamento catalán, Guerra cree que existe un 50 por ciento de probabilidades de que el Estatuto salga adelante y no entiende por qué se dramatiza tanto sobre si la reforma llegará al Congreso, ya que, a su juicio, si no se aprueba no pasa nada Y si se aprueba, llega aquí y el Congreso lo enmienda o lo rechaza, tampoco pasa nada En cualquier caso, explicó que, si el texto que se apruebe en Cataluña es inconstitucional, prefiero que no llegue al Parlamento Demasiado lejos En su opinión, el problema de este Estatuto es que se ha ido demasidado lejos en su escenificación Más de uno sería feliz si se iniciara otra vez la negociación- -aseguró- porque ésta no ha ido bien y ahora se ven forzados a aceptar para no ser quienes impidieron que saliera adelante Además, Guerra defendió su de- recho a decir aquello que no le parece bien: Actualmente todo el mundo puede criticar al Estado, pero no a las Comunidades. Si no estoy de acuerdo con ciertas actitudes, no quiere decir que sea anticatalán A mí se me ocurrió decir este verano que el Estatuto no era constitucional y me mandaron callar, pero luego el Consejo Consultivo me dio la razón. Deberían darme las gracias afirmó. En este sentido, ironizó sobre su posición como aglutinador de las posturas no nacionalistas, tanto en el PSOE como en el PP: Era un demonio incendiario y ahora confían en mí. Pero yo no he cambiado, han sido otros La Generalitat no puede exigir el catalán a los forenses DOLORS MASSOT BARCELONA. La Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha estimado un recurso interpuesto por la Confederación Sindical de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña que pedía la anulación de cinco puntos del Decreto 49 2001 de la Generalitat de Cataluña, sobre la provisión interina de plazas de los cuerpos de médicos forenses, oficiales, auxiliares y agentes de la administración de Justicia en Cataluña. Dos artículos obligaban a que los solicitantes estuvieran empa- dronados en Cataluña y tuvieran fijada su residencia en esta comunidad autónoma incluso antes de formar parte del cuerpo. La sentencia recuerda que las comunidades autónomas deben respetar la naturaleza estatal de los Cuerpos Otros tres puntos establecían que era obligatorio el nivel C de catalán para médicos forenses interinos, oficiales y auxiliares interinos, y que se exigía el nivel B de catalán para el cuerpo de agentes. El TSJC dice que la medida es desproporcionada La Generalitat confirmó a este diario que presentará recurso de casación.