Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 MIÉRCOLES 28 9 2005 ABC Gente John Lennon, según su primera esposa Cynthia Lennon revela los aspectos menos amables del Beatle, como su infidelidad con Yoko Ono y la decepción de su hijo Julian TEXTO: EMILI J. BLASCO, CORRESPONSAL FOTO: REUTERS Enrique Iglesias, el soltero más sexy. El cantante español encabeza la lista de los 25 solteros más sexies, divulgada ayer por la revista People en español Además de por sus atributos físicos el hijo de Julio Iglesias ha sido elegido por su gran desempeño y éxito como cantante David Bisbal también aparece en la lista. Un John Lennon perdido en el paraíso de las drogas, infiel a su mujer, desastroso padre e instigador de la rencilla familiar cuando predicaba la paz universal con su Give peace a chance es el que emerge del libro escrito por su primera esposa, Cynthia Lennon, y que acaba de publicar en el Reino Unido. Cynthia, que se casó con el músico de Liverpool en 1962, termina dando un veredicto más bien positivo de John, pero no perdona que Yoko Ono se lo robara y lo mantuviera alejado de su hijo Julian. Era un hombre extraordinario: con talento, con defectos, un genio creativo que cantó conmovedoramente acerca del amor mientras a menudo hería a aquellos que tenía más cerca Ese es el juicio final que traza Cynthia sobre la persona con la que estuvo casada durante seis años y mantuvo relación indirecta a través del hijo de ambos hasta que Lennon murió asesinado en 1980 en Nueva York. El mayor cambio en nuestras vidas y el mayor motivo individual de nuestra ruptura fue el interés de John por las drogas cuenta Cynthia en el libro. John comenzó a tomar LSD diariamente, convencido de que era la manera para tener mayor inspiración, creatividad y felicidad. Me pidió que también yo lo probara y acepté. Cuando lo hice me miré en el espejo y vi mi propio esqueleto. Creía que estaba en el infierno. La moqueta parecía estar respirando. Todo cambiaba de forma y color. Cuando se pasó el efecto mi primer pensamiento coherente fue que no quería adulterar mi cordura. Quería estar ahí para mi hijo Con estas palabras Cynthia señala el punto en el que ambos comenzaron a divergir, el momento en que, además, él se sintió atraido por Yoko Ono, a quien conoció en una galería de arte. Cynthia le echa en cara al Beatle su política de hechos consumados con Yoko sin que mediara ninguna explicación y su cobardía al pedir el divorcio a distancia. También censura que regateara la pensión que le dejaba, a pesar de su gran fortuna, y que escatimara la suma que ingresaba en una fundación para el sostén de Julian. Papá siempre dice a la gente que se quieran unos a otros, pero ¿cómo es que a mí no me quiere? preguntó un día Julian a Cynthia. Era el tiempo de Imagine y el desencanto del muchacho sólo comenzó a superarse con un cambio de actitud ulterior de Lennon. Demasiado tarde porque al poco tiempo sería asesinado. Cinthya Lennon posa con ejemplares de su libro John que presentó ayer en Londres