Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 9 2005 97 Deportes El Real Madrid, sin Ronaldo pero con Guti, busca enmendar ante el Olympiacos el tropiezo de Lyon Rijkaard elogia al brasileño, a Deco y a Messi Cuando un equipo gana por goleada, el entrenador se deshace en elogios con sus jugadores. Eso es lo que pasó ayer en la rueda de prensa de Frank Rijkaard, que resultó pródiga en halagos hacia Ronaldinho, Deco o Messi. Ronaldinho ha marcado tres goles y ha sido determinante dijo el técnico azulgrana, al tiempo que añadía que Deco también ha marcado su gol, lo que es una buena señal para el equipo y para los jugadores Poco después, los piropos eran para Leo Messi: Ha demostrado otra vez su talento y lo ha confirmado. Es un futbolista muy directo, muy rápido y con una aceleración en carrera notable. Todavía es un jugador muy joven pero ya está aportando muchas cosas al equipo Rijkaard concluyó señalando que ha sido un buen partido contra un equipo que se ha cerrado y que también ha creado peligro Ronaldinho, autor de tres tantos, dejó claro que no está molesto con el técnico por dejarle fuera de la convocatoria del partido de Liga ante el Betis: El míster sabe lo que hace, ya ha pasado por esto antes que nosotros. Tiene toda mi comprensión y ahí está mi respuesta En término similares se expresó Deco: Me lo tomé como un descanso porque venía de un partido importante en la Liga de Campeones. No voy a dudar de mi entrenador añadió. El brasileño volvió a hacer uso de su peculiar gesto para celebrar los goles AFP Ronaldinho despierta de su letargo y guía al Barcelona El azulgrana volvió a lo grande, con tres tantos ante un blando Udinese ENRIQUE YUNTA BARCELONA. ¡Vaya con las rotaciones de Rijkaard! Al técnico holandés se le escapaba ayer cierta sonrisilla irónica al término del choque. Después de ser cuestionado por dejar en casa a Ronaldinho y Deco para el último partido de Liga ante el Betis, ayer disfrutó de lo lindo al ver brillar con luz propia a sus dos estrellas. Muchos focos de atención tenía el partido de ayer en el Camp Nou. El principal protagonista debía ser Leo Messi, que estrenaba su condición de hispano- argentino formando parte del once inicial. Cada vez que le llegaba un balón a los pies se percibía cierto murmullo desde la grada, esperando cualquier genialidad de este adolescente llamado a ser un futbolista de leyenda. Y el chaval no se intimida, ni mucho menos. Fue el más activo en la primera mitad, luchando sin tregua ante una defensa que poco tenía de italiana. BARCELONA UDINESE 4 1 Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti, Puyol, Oleguer, Van Bronckhorst; Van Bommel (Iniesta, m. 61) Xavi, Deco; Messi (Ezquerro, m. 70) Eto o (Larsson, m. 81) y Ronaldinho. Udinese (5- 3- 2) De Sanctis; Zenoni, Bertoto, Natali, Felipe, Candela; Obodo, Vidigal, Muntari (Di Michele, m. 72) Barreto, Di Natale. Árbitro Stephen Bennett (inglés) Expulsó a Vidigal por doble amarilla en el minuto 48. Amonestó a Van Bommel y a Puyol en el Barcelona y a Di Michele en el Udinese. Goles 1- 0, min. 13: Ronaldinho. 1- 1, min. 24: Felipe. 2- 1, min 32: Ronaldinho. 3- 1, min 41: Deco. 4- 1, min. 90: Ronaldinho, de penalti. no cerró al central- -no acostumbra a hacerlo- que remató a placer. Por cuarta vez consecutiva el Barça veía cómo le empataban un partido que tenía encarrilado. Pero el Udinese es un equipo del montón en Europa, e incluso en Italia a tenor de lo visto hasta la fecha. El ejemplo más claro es la jugada del segundo gol. Messi, siempre en movimiento, recuperó en el centro del campo y avanzó al galope acompañado por Eto o. El camerunés llegó a la línea de fondo y su pase lo transformó, con una clase al alcance de los privilegiados, Ronaldinho. Lo más difícil ya estaba hecho. Sentencia al filo del descanso a buen puerto, aunque ayer sí. Era la mejor forma de encarrilar el partido, pero al Barcelona le gusta la emoción. Tenía enfrente a un rival adormilado y con los recursos mínimos para inquietar a los azulgrana. Mínimos, que no nulos. Porque en un saque de esquina la defensa cantó de lo lindo. Van Bommel dejó suelto a Felipe y Belletti Para disfrute de Rijkaard, llegó el gol de Deco. De nuevo falta en la frontal. Amagó Ronaldinho con lanzarla él, pero le cedió el testigo al portugués. En la portería De Sanctis, un amigo que reaccionó tan tarde que llegó al suelo cuando apagaron los focos del estadio. La primera parte fue el reencuentro del Barça con el juego de la anterior temporada. No enamoró, pero limpió su imagen con un fútbol sólido, com- El 10 vuelve a sonreír Ronaldinho recuperó su eterna sonrisa en el minuto 13. El brasileño está empeñado en lanzar siempre las faltas desde la frontal. Por norma, no llegan pacto y, en alguna fase, alegre y entretenido. La segunda parte sobró. Más aún cuando a los tres minutos se iba a la ducha Vidigal por doble amarilla. Bajó la intensidad, la verticalidad y la entrega. Es normal dejarse llevar ante una situación tan favorable. Se firmó una especie de pacto entre ambos de no agresión: yo no te busco las cosquillas y tú no me humillas con una goleada. Iniesta entró, como siempre, al cuarto de hora. El manchego está acostumbrado a las segundas partes. Pero ayer estaba todo el pescado vendido. Lo entendió así Rijkaard y dio entrada a Ezquerro por Messi, que se llevó la ovación de la noche. También tuvo su oportunidad Larsson en sustitución de Eto o, que se fue con cara de pocos amigos. ¡Ay cuando le toque al africano entrar en las rotaciones! Con el tiempo consumido llegó el tercero de Ronaldinho, de penalti. El broche de oro a una gran noche del brasileño. Era de esperar que el Barcelona celebrara su partido 150 en la Copa de Europa con una victoria. Con ganar lo que queda en casa estará en los octavos de la máxima competición continental.