Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MIÉRCOLES 28 9 2005 ABC TEATRO Víctor o Victoria EL AMOR TIENE DOS NOMBRES JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Una escena del musical J. DE DOMINGO ntes de llegar a los escenarios de Broadway en 1995- -con libreto de Blake Edwards, música del gran Henry Mancini y protagonizada por la esposa del primero, Julie Andrews- Victor Victoria fue, como los aficionados al cine recordarán, una estupenda comedia cinematográfica diri- A gida en 1982 por Edwards con su mujer también al frente del reparto. Pero antes aún fue una película alemana escrita y dirigida en 1933 por Reinhold Schünzel, que inspiró en 1957 una nueva versión firmada por el también germano Karl Anton. La idea de la mujer que finge ser un hombre que sobre el escenario interpreta a una mujer es, como se puede comprobar, sumamente sugestiva y remite a los juegos de apariencias y confusión de géneros utilizados con cierta frecuencia en el teatro clásico. La acción transcurre en el burbujeante París de entreguerras, que evoca noches canallas de glamour, lujo y permisividad. Allí, Victoria Grant, una cantante inglesa que no tiene don- de caerse muerta, se convierte en el gran transformista y aristócrata polaco Victor Grazinsky, tras encontrarse con el ingenioso y encantador Toddy, un veterano animador de cabaret, gay confeso, que no pierde ni la sonrisa ni el estilo en las horas bajas. Y paradójicamente, este ambiguo Victor Victoria obtiene el éxito artístico que se le había negado como mujer y encuentra, por fin, al hombre de su vida, el gánster King Marchand, heterosexual irredento, que, no sin ciertas tribulaciones, termina aceptando que una persona que él cree hombre le haga sentir una pasión arrebatadora. Una sucesión de picardías y dobles sentidos, que transparenta un meridiano mensaje de tolerancia y celebración del amor, que, sea cual sea su nombre, se atreve a propagarlo. Con certeras dirección y adaptación de Jaime Azpilicueta sube al escenario del Teatro Coliseum un lujoso espectáculo con claras reminiscencias del estrenado en Broaway, aunque con alguna nueva canción, según aseguraba la noche del estreno alguien que, junto a mí, afirmaba haber visto al menos tres funciones del montaje neoyorquino. Sea como fuere, este Victor Victoria es vistoso, entretenido, dinámico y lleno de alicientes para pasar un buen rato, sobre todo en su segundo acto, pues en el primero hay cierta descompensación de ritmo que lastra la fluidez de la acción. Hay que subrayar, por otra parte, que la escenografía de Alberto Negrín y el vestuario de Henri Laurenti son espléndidos, en sintonía con el flamante buen acabado general. Paloma San Basilio, diva total, ha dirigido su trabajo por el costado cómico del personaje y, tal vez por ello, otorga a su Victor Grazinsky un tono de impostada rudeza en vez de la ambigüedad seductora y desconcertante que quizás le fuera más; pero en las canciones se muestra insuperable, logrando momentos hermosísimos, como su interpretación de Vives entre sombras junto al pianista. Francisco Valladares está muy bien en un personaje en el que se siente a sus anchas, su Toddy está lleno de intención, humor, ternura y saber hacer, y luce su buena voz en los números musicales, con algún momento delicioso, como el Tú y yo que canta junto a Paloma. Manuel Navarro, como el sorprendido y malgré lui enamorado King Marchand, realiza una ajustada interpretación en un papel que le va como un guante. Y Noemí Mazoy, como ocurriera en Broadway con Rachel York, se lleva los más calurosos aplausos en la piel de Norma Cassidy, la descerebrada y divertida novia del gánster, que roba todas las escenas en las que interviene. Un público entusiasta puesto en pie ovacionó en la noche del estreno a todo el reparto de este atractivo Victor Victoria Libreto: Blake Edwards. Música: Henry Mancini. Letras y música adicional: Leslie Bricusse. Música adicional: Frank Wildhorn. Dirección y adaptación: Jaime Azpilicueta. Dirección artística e iluminación: Ariel del Maestro. Coreografía: Barry McNabb. Escenografía: Alberto Negrín. Vestuario: Henri Laurenti. Intérpretes: Paloma San Basilio, Francisco Valladares, Manuel Navarro, Noemí Mazoy, David Amón, Javier Enguix y Lorenzo Valverde, entre otros. Lugar: Teatro Coliseum. Madrid.