Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 9 2005 Sociedad 53 Astrónomos españoles detectan una gran cantidad de materia desconocida Se encuentra, en forma de plasma, en el espacio entre cúmulos de galaxias detectada es enorme, incluso comparable a la que contiene el supercúmulo de Corona Borealis, donde fue hecho el hallazgo JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Los científicos saben, desde que Edwin Hubble calculó en 1929 la constante que lleva su nombre, que el Universo se expande. Y que la velocidad a la que sucede depende en gran medida de la cantidad de materia que el Universo contiene. A más materia, más gravedad, es decir, más atracción, y por lo tanto menos expansión. Es como lanzar una piedra al aire. Cuanto más pesada sea (es decir, cuanta más materia tenga) más rápidamente caerá al suelo en relación a otra piedra más pequeña y que haya sido lanzada con la misma fuerza. La gravedad juega un papel determinante en el destino final de la piedra. Y también en el del Universo. Por eso, desde hace décadas, los astrónomos se afanan en la ingente tarea de calcular con la mayor exactitud posible cuánta materia contiene. Un poco menos de la masa crítica calculada por los científicos significaría un Universo en eterna expansión, con su materia visible cada vez más separada y fría. Una muerte lenta y gélida. b La cantidad de materia La ESA presenta la misión Venus Express a un mes de su lanzamiento b La nave será lanzada el 26 de octubre desde Kazajstán en una misión que tratará de aportar más datos sobre la evolución de la atmósfera de los planetas VÍCTOR M. OSORIO MADRID. La Agencia Espacial Europea (ESA) presentó ayer, en la localidad madrileña de Robledo de Chavela, la misión Venus Express que será lanzada el 26 de octubre desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajstán) El objetivo principal del viaje al segundo planeta del Sistema Solar será el análisis de su atmósfera, mucho más densa y caliente que la de la Tierra. La nave europea investigará el efecto invernadero producido en Venus, los vientos con fuerza de huracán que permanentemente rodean el planeta y las causas por las que éste rota tan despacio (da una vuelta cada 243 días terrestres) entre otras muchas cuestiones. El proyecto, que fue gestado en 2002, le supondrá a la ESA una inversión de 220 millones de euros. Ayer, el jefe del proyecto Venus Express Don McCoy, lamentó que durante muchos años Venus haya sido menos popular que la Luna o Marte y por eso se han realizado muchas menos misiones al mundo más parecido a la Tierra. La nave tardará en llegar a su destino cinco meses (se prevé que lo consiga en abril de 2006) y tardará en entrar en la orbita de Venus 53 minutos. Unos cinco días después, una serie de maniobras colocarán a la Venus Express dentro de su órbita operacional para ser capaz de dar una vuelta al planeta cada 24 horas. Todas las operaciones durarán un total de 486 días, pese a que la nave tiene capacidad para estar en el espacio hasta mil. El plasma es capaz de dejar una huella que puede ser detectada por los satélites de rayos X de la ESA Si esta concentración de materia ordinaria fuera común, podría dar cuenta de toda la que queda por detectar dose entre sí en lugar de alejarse, y con curiosos efectos sobre el espacio y el tiempo... En sus varias décadas de búsqueda, los astrónomos no han dejado de encontrarse con sorpresas. Primero, que la materia visible esa que forma las estrellas y los planetas, no es más que una pequeña porción (entre una quinta y una sexta parte) de la masa total que se cree debe tener el Universo. Es decir, que casi toda la materia que existe no es de la que estamos hechos nosotros, sino de otra clase, desconocida, que unos llaman no ordinaria y otros oscura o exótica La cosa se agrava aún más cuando nos dimos cuenta de que, además de no ser capaces de encontrar la materia oscura tampoco lo somos de localizar la mayor parte de la materia ordinaria De hecho, nuestros instrumentos de observación más poderosos apenas si han sido capaces de dar cuenta del 25 de la que los cálculos dicen que existe. Es decir, sólo vemos una cuarta parte de la quinta (o sexta) parte del total... Ahora, un equipo de astrónomos del Instituto de Astrofísica de Canarias, dirigido por el investigador del CSIC Rafael Rebolo, acaba de añadir una jugosa ración de materia ordinaria (esencialmente protones y neutrones) a la que podemos ver al localizar, en el supercúmulo de Corona Borealis, una gran cantidad de plasma. Los resultados de este importante trabajo han sido ya publicados por la revista de la Royal Astronomical Society. La materia que falta Hemos apuntado nuestros instrumentos- -explica Rafael Rebolo a ABC- -hacia el supercúnulo de Corona Borealis, un enjambre galáctico que al menos tiene seis o siete cúmulos identificados, cada uno de ellos formado a su vez por varios miles de galaxias. Y hemos detectado el plasma fuera de los cúmulos, en la llamada región supracumular esto es, el vacío que separan los cúmulos dentro de un supercúmulo Según Rebolo, la cantidad de materia detectada es enorme, incluso comparable a la que hay en las decenas de miles de galaxias del supercúmulo. Y si esta concentración de materia sucede también en otros lugares, esta clase de plasma podría dar cuenta de toda la materia ordinaria que queda por detectar en el Universo El plasma detectado estaría entre 100.000 y un millón de grados de temperatura y es capaz, para Rebolo, de dejar una huella detectable por los satélites de rayos X de la ESA. Ahora pediremos que nos dejen usarlos para ello El plasma estaría ahora en el proceso de condensarse en nuevas galaxias. Estamos- -concluye el investigador- -en un Universo aún vivo Materia oscura Un poco más de materia podría significar un frenazo en la velocidad de expansión, una ralentización que, en teoría, podría llegar incluso a detener la expansión actual e iniciar una fase de contracción, con las galaxias acercán- Una galaxia gigante, en los límites del Universo Los astrónomos han descubierto, a través de los telescopios espaciales Spitzer y Hubble, una nueva galaxia nacida tan sólo unos cientos de millones de años después del Big Bang y que, en el momento de su creación, contaba ya con una masa en estrellas ocho veces mayor que la que tiene hoy nuestra Vía Láctea. La nueva galaxia ha sido encontrada entre otras 10.000 en una estrecha franja de cielo llamada Campo Ultraprofundo del Hubble, y forma parte de una de las imágenes más profundas del espacio lograda nunca por el ser humano. Misión seguida desde España La antena de espacio profundo de cuarenta metros de altura situada en Cebreros (Ávila) que la Agencia Espacial Europea inaugura hoy y que es la segunda de este tipo junto a la ya que ya tiene funcionando en Australia, servirá para seguir la misión desde nuestro país. No obstante, el control de la misión estará situado en el Centro de Operaciones Europeo del Espacio en Darmstadt (Alemania) La señal con la información de Venus llegará a Cebreros entre tres y catorce minutos después de ser enviada. Según manifestó ayer Marcello Coradini, coordinador de la exploración del Sistema Solar de la ESA, la misión proporcionará un conocimiento necesario para comprender mejor cómo han evolucionado las atmósferas de los planetas y la influencia que juegan en la propia evolución de los mismos NASA