Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 9 2005 23 Angela Merkel reclama la Cancillería alemana antes de negociar siquiera con Schröder una coalición de gobierno Abu Azzam, presunto número dos de Al Qaida en Irak, es abatido en una operación del Ejército estadounidense El primer ministro británico no se ha ocupado de Europa desde su discurso del 23 de junio en el Parlamento Europeo, días antes de asumir la presidencia de la UE La Unión, huérfana E. J. BLASCO AP dos en julio en Londres. Su lucha es una guerra religiosa premedieval ajena al futuro del género humano aseguró. La división en torno a Irak Y tanto en el escenario de los conflictos internacionales como en el intento de levantar barreras comerciales para ayudar a los países pobres a salir de la pobreza, defendió una estrecha relación con Estados Unidos. Ante unos delegados divididos por la guerra de Irak y lo que algunos consideran excesivo seguidismo de Londres respecto a la actuación de la Administración norteamericana, Blair no tuvo reparos en insistir en esa estrecha vinculación con Washington, a la que también deseó incorporar a Europa actuando el Reino Unido como puente transatlántico. La intervención de ayer de Blair en el congreso laborista tuvo una cuidada coreografía, con el fin de reforzar la imagen de líder del primer ministro, ya algo mermada cuando menos por el paso de los años. La música comenzó a sonar y entró Blair por uno de los lados del auditorio saludando a unos y otros hasta que llegó al escenario, donde estuvo arropado por parte del público. Al finalizar subió su mujer, le abrazó, y luego juntos marcharon con parsimonia entre aplausos. La continuación de la música obligó a los asistentes a seguir palmeando, hasta que, como requerido por los asistentes, Blair volvió a salir a saludar, como en el teatro. LONDRES. Ya a mitad de la presidencia semestral de la Unión, ¿qué ha sido del liderazgo que parecía querer asumir Blair tras el fracaso del referéndum sobre la Constitución europea en Francia y Holanda? Sus críticos en el Reino Unido apuntan que no es más que otro ejemplo del vendedor de humo como le definen, que sabe encandilar a sus oyentes pero que luego no cumple las expectativas que levanta. Desde el continente, diarios como el francés Le Figaro le acusan de ejercer una presidencia de turno de la UE invisible e inaudible Downing Street advierte de que la agenda del primer ministro se vio marcada inesperadamente a lo largo de todo el mes de julio por los atentados de Londres, lo que le impidió centrarse más en Europa antes de la pausa veraniega. Esas fuentes recuerdan que para los días 27 y 28 de octubre hay convocado un encuentro informal de jefes de Estado y de Gobierno a las afueras de la capital inglesa. La reunión anunciada por Blair en su discurso ante el Parlamento Europeo tiene como objetivo discutir cómo mantener y reforzar la justicia social y la competitividad en el contexto de la globalización, el lugar de Europa en el mundo, y la seguridad de nuestros ciudadanos según consta en la convocatoria realizada por Londres. Para preparar el encuentro y abordar otras cuestiones de la presidencia británica de la UE, como la futura financiación, el responsable para Europa del Foreign Office, Douglas Alexander, visitará Madrid el próximo mes. ra cuando Alemania no sólo no está en condiciones de reactivar el eje franco- alemán, sino tampoco de aclarar quién será su canciller para los próximos años. Así lo ha destacado Kenneth Clarke, el aspirante a liderar el Partido Conservador británico que más activo se ha mostrado en las últimas semanas. Clarke ha criticado duramente la personalidad de Blair, hábil en construir grandes discursos que luego se quedan en palabras, de acuerdo con su descripción. Las críticas también le llegan a Blair desde el resto de Europa. Marco Incerti, del Centro de Estudios Políticos Europeos, considera que el famoso discurso de Blair levantó expectativas, pero los que criticaron a Blair por decir sólo bonitas palabras están demostrando hallarse en lo cierto La culpa, de los atentados Si los atentados de julio desviaron la atención de Blair, tampoco el primer ministro ha retomado la cuestión de Europa en el congreso anual que el Partido Laborista celebra estos días, que supone el comienzo del curso político en el Reino Unido. En lugar de comenzar a concretar su visión para Europa anunciada en aquella intervención de Estrasburgo, Blair sólo ha impulsado medidas comunitarias para luchar contra el terrorismo, de acuerdo con el inmediato interés del Reino Unido tras el 7- J. Y de los tres objetivos prioritarios de la presidencia británica- -abrir las negociaciones de adhesión con Turquía, llevar a cabo un verdadero debate sobre el futuro del modelo social europeo y aprobar las perspectivas financieras que determinen los presupuestos comunitarios a partir de 2007- únicamente se ha puesto esfuerzo en lo referente al ingreso de Turquía. Vacío de liderazgo Pero aunque la maquinaria ministerial relacionada con la presidencia europea pueda moverse, Blair no parece aprovechar el vacío de liderazgo en el que está sumida la UE, ni siquie-