Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 28 9 2005 ABC Unos 300 subsaharianos entran en Melilla en dos asaltos sin precedentes a la valla fronteriza En ambas oleadas, ocurridas en menos de 18 horas, la Guardia Civil se vio desbordada por la avalancha primera intentona, en la madrugada anterior, hubo 18 heridos por los saltos y la actuación de la Benemérita; anoche, tuvo lugar otro asalto similar LUIS DE VEGA LUIS AYLLÓN MELILLA MADRID. Anoche, lo que había sido una avalancha sin precedentes contra la valla fronteriza entre Marruecos y Melilla en la madrugada anterior- -de unos 500 asaltantes, un centenar conseguía llegar a España- volvió a repetirse el episodio en una dimensión similar. Una nueva intentona protagonizada por centenares de subsaharianos, en parecidas circunstancias, había llevado a territorio español a alrededor de 200 más, quienes con visibles muestras de júbilo se encontraban ya junto a la Comisaría de Policía. Al igual que en la madrugada anterior, las Fuerzas de Seguridad del Estado cortaron la carretera en las inmediaciones de los Pinares de Rostrogordo, por donde lo siguen intentando los inmigrantes porque el vallado todavía no ha sido elevado a seis metros de altura. La película apenas difería de los hechos vividos menos de 20 horas antes, cuando las alarmas del centro de control instalado en la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla no hacían más que saltar. Los sensores parecían haberse vuelto locos. Los inmigrantes subsaharianos que habitan en los bosques que rodean la Ciudad autónoma estaban de nuevo al ataque Fuentes oficiales confirmaron que aproximadamente medio millar de jóvenes intentaron saltar el doble muro de alambre por distintos puntos a lo largo de la madrugada. Más de un centenar logró pasar al lado español. Se trata de la mayor avalancha de clandestinos sufrida por la ciudad. A pesar de todo, entre la veintena de heridos sólo uno tuvo que ser hospitalizado. Fue entre las 5: 30 y las 6: 30 de la mañana (dos horas menos en Marruecos) cuando más trabajo tuvieron las Fuerzas de Seguridad. La Guardia Civil, encargada de proteger los más de once kilómetros del perímetro fronterizo, tuvo que contar con la ayuda de las Policías Local y Nacional. b En la Gobierno, por su parte, dijo que los asaltantes opusieron gran resistencia Según estas mismas fuentes, las Fuerzas Auxiliares de Marruecos detuvieron a cincuenta de los jóvenes que no lograron saltar las alambradas. La Benemérita insiste en la legalidad de todos los medios que emplea para repeler las entradas por pasos fronterizos no habilitados. Algunas organizaciones han denunciado, sin embargo, el uso desmedido de la fuerza por parte de agentes marroquíes y españoles. Ayer mismo Virginia Álvarez, de Amnistía Internacional, señaló a Efe que la represión policial es ineficaz en referencia a esta última entrada masiva de sin papeles Un total de 270 escaleras hechas de ramas fueron intervenidas a lo largo de la noche tras los diferentes intentos de asalto en grupo, que tuvieron como escenario los alrededores de Beni Enzar, al sur, y los pinares de Rostrogordo, al norte. Se trata de los dos segmentos del vallado pendientes aún de subir Rumí elogia la cooperación de Marruecos La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, criticó ayer a quienes, por incidentes concretos, cuestionan la efectividad de la cooperación con Marruecos. No pienso sumarme al coro de quienes ponen en cuestión la efectividad de la relación hispano- marroquí porque el diálogo es fructífero y la colaboración efectiva dijo. Por su parte, la consejera de Inmigración de Madrid, Lucía Figar, atribuyó el drama humanitario que se está produciendo en la frontera de Melilla a la debilidad de Zapatero ante las concesiones a Marruecos a cuyo Gobierno se deben exigir soluciones y firmeza de tres a seis metros. Estas obras de elevación de la verja y la llegada de la época de lluvias son, según fuentes de la Benemérita, las explicaciones de que en las últimas semanas la presión sobre la frontera española sea mucho mayor. Lo cierto es que, en el último mes, cuatro subsaharianos- -dos en Melilla y dos en Marruecos- -han muerto en los alrededores del perímetro. Al igual que volverá a serlo esta mañana tras la oleada de anoche, ayer la comisaría de Melilla era un reguero de subsaharianos pendientes de que las autoridades pusieran en marcha su expediente de expulsión, ése con el que tienen, de momento, asegurada su es- El Gobierno rechaza la presencia de Ceuta y Melilla en la cumbre que mañana celebran España y Marruecos Gran resistencia Crecidos por su superioridad en número, que no en medios, los subsaharianos intentaban pasar la verja una y otra vez sin importarles la presencia de los agentes que, desbordados, veían cómo las pelotas de goma y las porras no eran suficientes para detenerles. Según los testimonios recogidos por ABC, algunos inmigrantes se quejaron de haber sido agredidos a uno y otro lado de la valla. La Delegación del Un grupo de inmigrantes espera en el suelo, tras ser detenidos cuando acababan de saltar desde Marruecos la valla de Melilla