Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 28 9 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA YENKA E EL DOBLE LENGUAJE DE ETA NA habilidad contrastada de la organización terrorista ETA es hacer pasar como declaraciones novedosas lo que no es otra cosa que mera repetición de lugares comunes perfectamente identificables en su tradicional actividad panfletaria. Así sucede con el comunicado que los terroristas publicaron ayer a través del diario Gara en el que se refleja su doctrina más ortodoxa, con una reivindicación explícita de la lucha tenaz y la presión popular y de su compromiso de seguir luchando hasta lograr la liberación de Euskal Herria Sin embargo, el mensaje destacado de esta última declaración- -emitida el mismo día en que los inspectores confirmaron el desarme del IRA- -ha sido la afirmación de los terroristas de que aquí estamos, ante nuevas oportunidades y nuevos riesgos Los etarras son conocedores de que las expectativas creadas en torno al supuesto proceso de paz provocan que sus comunicados se escruten con detalle para encontrar indicios de que ETA se apunta a ese proceso. En otras condiciones, lo destacable de este último comunicado sería lo de siempre: que ETA no abandona las armas, que defiende la violencia y que dice que sin autodeterminación no habrá paz. Pero basta que introduzca una mención a las nuevas oportunidades para que se retroalimente el discurso sobre el final dialogado de la violencia. Las hemerotecas ayudan a poner los comunicados de ETA en su sitio, porque los terroristas ya se han referido antes a diversos acontecimientos que pueden traer cambios profundos (abril de 1998) a que el contexto actual de Euskal Herria ofrece la posibilidad de nuevos cambios (mayo de 2003) a que ahora tenemos una nueva oportunidad (abril de 2004) o a que ETA seguirá luchando sin cesar hasta abrir nuevas oportunidades (junio de 2005) Tal y como está la situación actualmente, el comunicado de ETA sirve para animar a sus seguidores y dar cobertura a la reconstrucción, ya pública y generalizada, de la izquierda abertzale, que ha vuelto a situar en el reconocimiento de la territorialidad y la autodeterminación las condiciones de la paz. Pero también da cuerda a quienes quieren encontrar en ETA, a toda costa, las pruebas de la existencia del proce- U so de paz, aquéllas que, en el discurso del Gobierno, se sustituyen por actos de fe colectivos en Zapatero. Cabe también la opción de que las oportunidades a las que se refiere ETA sean las que le están proporcionando el cambio de estrategia sobre terrorismo promovido por el Gobierno. Es una constatación objetiva que, hoy, la izquierda abertzale se ha reorganizado y, como dicen sus portavoces, ha superado el período de ilegalización y recuperado el espacio político e institucional que había perdido en el País Vasco gracias a la Ley de Partidos. También es cierto que el Pacto Antiterrorista entre PSOE y PP está roto y ha sido sustituido por un acuerdo del Gobierno con los partidos que siempre estuvieron en contra de la derrota incondicional de ETA, y que es inverosímil que- -como PNV, ERC o IU- -se hayan mutado en exigentes defensores de la victoria del Estado de Derecho. También es innegable que, excepto el PP, todos los partidos vascos consideran, con diferentes argumentos pero similares consecuencias, que el marco jurídico estatutario del País Vasco ya no está vigente, principal aspiración de los etarras, que dicen en el comunicado de ayer que hemos llevado a la muerte al Estatuto de La Moncloa Evidentemente, todas estas novedades son oportunidades para que ETA aproveche la situación y repare los golpes recibidos, con la agravante de que no sólo no ha tenido que dar nada a cambio, sino que encima las está rentando al mismo tiempo que continúa su goteo de atentados con explosivos, poniendo en práctica un terrorismo de intimidación, sin muertos, que parece estar asimilado y asumido como una parte tolerable del final dialogado Por eso se permite regalar oídos con la referencia a nuevas oportunidades al día siguiente de hacer estallar un coche bomba en un polígono industrial de Ávila y el mismo día en que coloca un artefacto explosivo en Añón de Moncayo (Zaragoza) En este sentido, los etarras vuelcan en su comunicado una preocupante seguridad sobre el curso de los acontecimientos, paralela a la sincronización de sus atentados y panfletos doctrinarios con los mensajes de Batasuna y la reactivación de la violencia callejera. Y la respuesta de las instituciones no está a la altura de las circunstancias. L Estatuto catalán- -adelante y atrás, izquierda, derecha, un, dos, tres- -entra en sus horas decisivas ante la indiferencia de una opinión pública harta de la estrategia de conveniencia del tripartito y CiU, inmersos en una mayúscula ceremonia de la confusión de ribetes partidistas. Cortinas de humo, globos sonda y mercancías averiadas componen el escenario en el que se fraguan las negociaciones contrarreloj para un acuerdo que va de lo imposible a lo necesario y en el que se echa a faltar la voluntad de servicio a una sociedad, la catalana, que asiste pasmada a las carreras de última hora, como si el futuro de Cataluña dependiera de que tirios y troyanos llegaran a tiempo de coger la carroza antes de que se convirtiera en calabaza. Puro cuento... Y comieron perdices. Pasqual Maragall JULIÁN DE DOMINGO DOBLE VELOCIDAD NDALUCÍA quiere ser pionera y busca el respaldo jurídico que le dé cobertura para aprobar una ley que autorice la clonación terapéutica en investigaciones con células madre embrionarias, un asunto en el que el Gobierno que preside Manuel Chaves parece dispuesto a poner la directa. Urgencias sobrevenidas que evidencian hasta qué punto la Junta es un ejemplo paradigmático de doble velocidad, tan rápido y tan lento, según qué asuntos. Respaldo técnico científico para salir corriendo en aras de un supuesto progreso que no se compadece con la realidad de una Autonomía que conjuga el pretérito anterior más que el futuro perfecto y que vuela o sobrevuela en función de intereses bastante más políticos que científicos. Como casi siempre. A ASALTO A GRAN ESCALA S E agravan los problemas en la frontera de Melilla. Aunque la operación se repite casi a diario, el asalto masivo realizado en la madrugada de ayer resulta especialmente significativo. Los datos hablan por sí solos; lo intentaron alrededor de quinientas personas y se calcula que lo consiguieron unas cien, lo que supone un porcentaje muy elevado, capaz de atraer a nuevos aspirantes. Es llamativa la estrategia utilizada, con una notable coordinación de los distintos grupos y el empleo de abundante material. La resistencia a las Fuerzas de Seguridad causó múltiples heridos, todos ellos por fortuna de carácter leve. Una vez más, los enfrentamientos han tenido lugar en las zonas de la valla que no han sido reforzadas todavía de forma adecuada. Estamos en presencia, en suma, de hechos de extrema gravedad, que confirman la necesidad de una política rigurosa. El Ejecutivo se encuentra ante el contraste entre la retórica del optimismo antropológico y las exigencias dramáticas que impone la realidad socioeconómica. No es justo comparar la muralla de seguridad en Melilla con el Muro de Berlín, pero quizá se pone el dedo en la llaga al denunciar la doble moral de quienes predican una cosa y preten- den ahora justificar la contraria. El Gobierno debe asumir sin complejos su obligación de garantizar la seguridad y de cumplir al mismo tiempo los compromisos contraídos por España con nuestros socios europeos, aunque tenga que modificar para ello el discurso melifluo al que nos tiene acostumbrados. A falta de ministros, bien está la visita a Melilla de los secretarios de Estado de Seguridad y de Inmigración, junto con una delegación de parlamentarios, aunque su presencia no haya contribuido especialmente a solucionar un problema que se ha convertido en una cuestión de Estado, como tampoco parece lógica la exclusión de Ceuta y Melilla de la cumbre que mañana servirá para abordar una crisis migratoria que afecta, muy de cerca, a las dos ciudades autónomas. Si hace falta- -como es notorio- -una mayor implicación de la UE y de Marruecos, es responsabilidad de Zapatero exigir la cooperación de unos y de otros. Es evidente que hay excesiva tolerancia en la lucha contra quienes se lucran de este tráfico inmoral. Sobre todo, el Gobierno debe transmitir una imagen de solidez que rompa cualquier equívoco acerca del efecto llamada derivado de una regularización mal concebida y peor ejecutada. Más vale prevenir riesgos que lamentar consecuencias. EL PAPA DEL DIÁLOGO L A reunión de Benedicto XVI con Hans Kung, teólogo cuya heterodoxia provocó su distanciamiento del Vaticano hace más de tres décadas, revela la flexibilidad de un Papa cuya elección fue saludada con extremo recelo. Ratzinger vigila el dogma para mantenerlo al margen del relativismo, pero se aproxima hacia los extremos de una Iglesia cuyos márgenes trata de ampliar para que quepan todos. El Papa recibió hace cuatro semanas al representante de la fraternidad lefebvrista pero también sabe inclinarse hacia el otro lado y tenderle la mano, desde la responsabilidad de la silla de Pedro, a un teólogo doctrinalmente opuesto. No hay fronteras para hablar de Dios.