Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 9 2005 Internacional 27 El centro derecha de Polonia negocia los pactos de su nueva etapa reformista Gran preocupación por la alta abstención registrada en los comicios votos escrutado, los partidos Derecho y Justicia y Plataforma Cívica, elegidos para llevar a cabo una segunda transición en el país DIEGO MERRY DEL VAL ENVIADO ESPECIAL VARSOVIA. Polonia ha optado por el cambio y ha otorgado un claro mandato a las fuerzas del centro derecha para lanzar un nuevo impulso reformista que permita al país afrontar los retos que se le plantean como miembro de la Unión Europea. Sin embargo, la escasa participación electoral y la necesidad de pactar una coalición entre las dos principales formaciones implican la renuncia a los programas de máximos en el complejo proceso de negociaciones que comienza hoy mismo. Con el recuento de votos efectuado al 90 por ciento, se puede dar ya como seguro vencedor de las elecciones al partido Derecho y Justicia (PiS) de tendencia centroderechista, con el 26,86 por ciento; en segundo lugar se sitúa la liberal Plataforma Cívica, con el 24,23; el partido nacionalista y populista Autodefensa (SO) se convierte, a continuación, en la relativa sorpresa de estos comicios, al superar a la izquierda y convertirse en tercera fuerza más votada, con el 11,66 por ciento; la Alianza Socialdemócrata (SDL) en el poder cae hasta un exiguo 11,38; la nacionalista y euroescéptica Liga de Familias Polacas (LPR) consigue el 7,89 y el Partido Campesino (PSL) finalmente superara la barrera del 5 por ciento para entrar en el Parlamento, con el 6,95 por ciento de los votos. El espectacular cambio de color en el Parlamento da cierta base a las palabras de los candidatos triunfadores acerca de una segunda transición en Polonia, que completa el proceso iniciado en los años ochenta. Sin embargo, la exigua participación electoral, que implica que el nuevo Gobierno hab Con el 90 por ciento de los brá sido votado en realidad sólo por el 20 por ciento del electorado, pone cuesta arriba los planes revanchistas de algunos miembros de Derecho y Justicia, que deseaban una purga de elementos ex comunistas en la vida pública. Aunque la izquierda haya sido responsable del auge de la corrupción, no se puede olvidar que, con los socialdemócratas en el poder, el país ha experimentado un formidable progreso económico que le ha permitido ingresar en la UE. La mayoría de los ciudadanos parecen más preocupados por las cuestiones de futuro que por saldar viejas cuentas, y ha expulsado del poder a la izquierda por la corrupción y por entender que su impulso reformista estaba agotado. ¿Diferencias insalvables? Las dos fuerzas vencedoras han anunciado que van a formar un Gobierno de coalición y la tarea no va a ser sencilla. Ambos quieren reformar los aparatos administrativos, con especial atención a la judicatura, pero las diferencias que los separan no son desdeñables. Derecho y Justicia es un partido de tendencia estatalista y con énfasis en lo social, que en absoluto ve con buenos ojos las propuestas de su futuro socio, la Plataforma Cívica, sobre una tasa impositiva única o el abaratamiento de los despidos. En política exterior tampoco hay unanimidad, ya que el primero de los dos partidos es marcadamente pronorteamericano, mientras el segundo defiende una orientación más europeísta. La sombra en estas elecciones ha sido sin duda la abstención en torno al 60 por ciento, que preocupa a toda la clase política, máxime cuando el país será de nuevo convocado a las urnas dentro de dos semanas para elegir a su presidente. Todas las fuerzas expresaron ayer su tristeza por el récord de indiferencia política en un miembro del antiguo bloque comunista. Jaroslaw Kaczynski, líder de Derecho y Justicia (PiS) partido polaco más votado EFE La victoria de Jaroslaw Kaczynski dificulta la de su hermano Lech D. M. DEL VAL VARSOVIA. Jaroslaw Kaczynski, de 56 años, es el cabeza de la lista ganadora en las elecciones legislativas, pero no está claro que vaya a convertirse en el próximo primer ministro de Polonia. El obstáculo lleva su mismo apellido y se le parece tanto que hasta a sus íntimos les cuesta distinguirlo de él: se trata de su hermano gemelo Lech, 45 minutos más joven, quien se presenta a las elecciones presidenciales del próximo día 9 como candidato del partido Derecho y Justicia. Si mi hermano gana la Presidencia de la República, yo renunciaría a la jefatura del Gobierno, porque entiendo que dos gemelos en los cargos más importantes del Estado sería demasiado para la sociedad afirmó ayer Jaroslaw Kaczynski. Él sabe que puede ser generoso en sus declaraciones, ya que el candidato presidencial de la Plataforma Cívica, Donald Tusk, va muy destacado en las encuestas. Es una cuestión de carisma, algo de lo que los gemelos no están muy sobrados, pero además la victoria de Jaroslaw en las legislativas lo pone aún más difícil para su hermano Lech, ya que incluso los simpatizantes de Derecho y Justicia no desean ver a dos hermanos en las principales magistraturas. ¿Acaso alguien notaría la diferencia si decidieran cambiarse los papeles?