Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 9 2005 25 El Likud avala a Ariel Sharón al mantener las elecciones primarias para abril próximo, su fecha prevista George W. Bush quiere que el Pentágono asuma la gestión de las situaciones catastróficas en EE. UU. Brown promete impulsar el Nuevo Laborismo para asegurar la sucesión Podría tomar el relevo de Tony Blair en la presente legislatura de los sindicatos, Brown ha cambiado su viejo papel de voz de la conciencia laborista por el de continuista del primer ministro británico E. J. BLASCO LONDRES. La ordenada sucesión de Tony Blair por el número dos de su Gobierno, el canciller del Tesoro (ministro de Hacienda) Gordon Brown, quedó ayer escenificada en el congreso anual del Partido Laborista. A diferencia de ocasiones anteriores, Brown no se presentó ante los delegados reunidos en Brighton como contrapunto del primer ministro, sino como continuador de su política reformista del Nuevo Laborismo. Sus alabanzas a Blair y sus amables referencias a algunos de los ministros más próximos al jefe del Gobierno, que también han retirado sus suspicacias hacia el sucesor, contribuyeron a crear un ambiente de apacible tránsito de liderazgo. Pero sin mención expresa al traspaso de poderes y sin marcar una fecha para su ejecución, que probablemente se realizará antes de las siguientes elecciones generales. Brown había utilizado otras veces su intervención en el congreso para erigirse en la conciencia crítica de los valores tradicionales del laborismo frente al escaso compromiso ideológico de Blair, por más que el invento del Nuevo Laborismo, la marca con que ambos llegaron al Gobierno en 1997, fue un producto de los dos. Ayer, el canciller del Tesoro dejó de remarcar algunos matices que pueden separarle de Blair, aunque insistió en el tono moral- -justicia social, servicio a la comunidad, igualdad de oportunidades- -que suele impregnar los discursos de este hijo de predicador protestante, para asegurar su b Para decepción AP quier relación con el Sinn Fein, el brazo político del IRA, para reconstituir el Gobierno norirlandés y recuperar así la autonomía de la región, que está suspendida desde hace casi tres años. El entendimiento entre ambas formaciones viene exigido por los Acuerdos de Viernes Santo en función de los resultados electorales de 2003. El cumplimiento de los Acuerdos fue exigido por el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, quien en un tono tremendamente conciliador invitó a los unionistas a superar sus recelos y a trabajar conjuntamente en las instituciones norirlandesas. El desarme no es una maniobra táctica, no hay una agenda secreta proclamó, y restó importancia al hecho de que el IRA siga existiendo, porque su actividad armada ha terminado definitivamente Brown saluda a los asistentes al congreso laborista celebrado en Brighton total compromiso en continuar la política de reformas llevada a cabo por el primer ministro. El día anterior había declarado a la Prensa que si llega a primer ministro seguirá por la misma senda de Blair, lo que le ha valido las críticas de los dirigentes sindicales, que lo tenían como su aliado para volver al viejo laborismo. Del sucesor impaciente dispuesto a presentar batallas controladas con el fin de acelerar la entrega del testigo, Brown ha pasado a un discurso de continuidad de Blair. El cambio de actitud comenzó a producirse poco antes de las elecciones generales de mayo, tras un supuesto nuevo pacto en- REUTERS tre ambos para proceder a la sucesión durante este tercer mandato laborista. El primer ministro anunció que no volverá a presentarse por cuarta vez y los dos hicieron la campaña electoral mano a mano. Ahora, el congreso ha supuesto un nuevo paso en este proceso de transición. Tenemos una deuda con Tony Blair por el éxito del partido, su liderazgo merece un enorme crédito Éstos fueron algunos de los piropos lanzados en el congreso laborista por Brown, quien presentó la consolidación del Nuevo Laborismo con el enorme reto para las próximas elecciones.