Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 LUNES 26 9 2005 ABC Gente James Dean, la muerte a menor velocidad Un documental que emite esta semana el canal británico Channel 5 derriba la tesis de que el actor se matara por ir demasiado deprisa POR EMILI J. BLASCO, CORRESPONSAL Charlize Theron, premiada por sus éxitos. La revista Premiere ha decidido premiar a la bella actriz en la duodécima edición de los Premiere Women por su trayectoria en el mundo del celuloide. Así, la oscarizada protagonista de Monster fue la estrella en la entrega en Beverly Hills de estos galardones. 0 de septiembre de 1955, el velocímetro del Porsche Spyder 550 que, tras un grave accidente, quedó atravesado en una autopista de California marcaba sólo 112 kilómetros por hora. Su conductor, el actor James Dean, había frenado con fuerza para no chocar contra el viejo Ford Sedan que había hecho un giro a la izquierda para incorporarse al mismo carril. Se trata de tres datos- -velocidad, piloto y reacción- -que cambian la versión que desde entonces ha existido sobre la muerte de uno de los mayores mitos del cine, cuya desaparición a los 24 años proyectó su imagen de rebelde y apasionado por una vida peligrosamente rápida. Tras él quedaron únicamente tres películas, Al Este del Edén Gigante y Rebelde sin causa Las revelaciones se incluyen en un documental que la cadena de televisión británica Channel 5 emitirá esta semana. Con la ayuda de la más moderna tecnología, los expertos que han participado en la elaboración del programa concluyen que James Dean no se mató por exceso de velocidad, sino por la maniobra indebida de Donald Turnipseed, la persona que conducía el otro coche. Según Channel 5, el velocímetro del Porsche no marcaba 144 kilómetros por hora, sino 112, una velocidad perfectamente adecuada para una au- El 3 topista. El programa también establece que era el propio Dean quien conducía el vehículo, y no el mecánico alemán Rolf Weutherich, como a sus 65 años insiste un testigo del accidente llamado Don Dooley. En contra de Dooley, el documental precisa que las nuevas investigaciones indican que al recibir de lleno el golpe, el cuerpo de Dean fue arrojado al asiento del acompañante. También revelan que, en lugar de tratar de sortear el vehículo que se le ponía delante, Dean frenó bruscamente para intentar evitar el impacto. Quien podía haber dado la versión correcta de lo sucedido, Weutherich, resultó herido de gravedad y no pudo participar en la investigación oficial realizada en su momento. Cuando se recuperó, regresó a Alemania sin que hasta su muerte en 1981 diera detalles de lo ocurrido. Alec Guinness le advirtió El documental incluye el testimonio del actor Alec Guinness, quien tuvo el presentimiento de que Dean moriría al volante del Porsche que acaba de adquirir, un vehículo demasiado rápido para alguien que quería comerse el mundo. Dean se encontró con Guinness en un local de Hollywood frecuentado por gente del cine e insistió en enseñarle su nuevo coche. Guinness le advirtió de que una máquina tan veloz podría acabar con su vida. El malogrado actor, retratado por el fotógrafo Roy Shatt en 1954